logo azul

La debacle migratoria

Categorías

Opiniones

La debacle migratoria

Lo que pasa en Francia o en el estado de la Florida en Estados Unidos son dos termómetros de un tema, el de la inmigración, que va a determinar el futuro político del mundo desarrollado y claro afecta al resto de países del mundo en desarrollo.

 

 

Hay que partir de una base: nadie emigra a Cuba, a Venezuela a Nicaragua o a Rusia y China. La migración se da hacia los países que generan oportunidades de una mejor vida y de libertad. Lo uno va de la mano con lo otro pero aquellos países autoritarios, dictatoriales aprovechan esta característica para sembrar caos y fomentar inestabilidad en los países desarrollados.

 

 

Cuba y Venezuela son el perfecto ejemplo del uso político y económico de la migración. Cuando Fidel Castro quiso generar un lío político con Estados Unidos en 1980 abrió las puertas de las cárceles y facilitó la migración a la Florida desde el puerto de Mariel. La crisis migratoria de los marielitos o la masiva migración por represión y pobreza de Venezuela le generan beneficios a ambos regímenes dictatoriales. Les reducen el gasto en servicios, les generan dividendos en remesas y les dan un instrumento de poder político geoestratégico.

 

 

Rusia, a donde nadie quiere emigrar e incluso sus ciudadanos billonarios prefieren Dubai lo que es una vergüenza, también juega a este caos para debilitar sus enemigos, las democracias de occidente. No es sino ver RT y toda su estrategia de desinformación para darse cuenta de cómo lo hacen. La información sobre migración ilegal en España o en Alemania tiene un foco distinto orientado a los sectores más recalcitrantes de cada país en este tema precisamente para crear más caos, más polarización y más enfrentamientos.

 

 

Ver hoy los twitters sobre Francia y la explosión de violencia muestran una parte de la realidad que no me cabe duda existe, pero la masificación del mensaje tiene en esas campañas de desinformación, en las que los rusos son expertos, un aliado y seguramente cuando se estudie un poco más, y el daño esté hecho, un agente activo. Esa narrativa es la que los rusos, y la izquierda radical populista o progre como se les dice en Estados Unidos, utilizan para sembrar esa deslegitimación del sistema político y esa crispación que, no nos digamos mentiras, solo va a crecer.

 

 

El gobernador de la Florida, Ron DeSantis, de origen italiano y bisnieto de una migrante que casi no dejan entrar a Estados Unidos por leyes como la que él acaba de promover, ha puesto a este estado en batalla legal contra la migración. Los efectos ya se comienzan a ver, en la construcción los obreros ya empiezan a escasear pues muchos eran migrantes ilegales que de todas maneras pagan impuestos y las empresas de jardinería y donde se requiere mano de obra ya ven su capacidad disminuida por la misma razón. Muchos migrantes ilegales han decidido moverse a otro estado donde no haya esa persecución.

 

 

En Francia y en Europa tienen el mismo problema que en Estados Unidos la migración, legal e ilegal, se ha convertido en una papa caliente política que solo le sirve a los extremos. Esta crisis de Francia le sirve a los exponentes del discurso xenófobo en Europa y le da argumentos para radicalizar su discurso. Lo mismo sucede en Estados Unidos donde DeSantis es apenas un ejemplo.

 

 

Las víctimas al final son los migrantes serios, trabajadores y que han ayudado a construir tanto a Estados Unidos como a Europa. Los españoles no van a recoger las frutas de Huelva o los norteamericanos las de California para solo dar dos ejemplos. Pero la discusión sobre migración ya no es racional pues es la irracionalidad y la xenofobia lo que da es rentabilidad política. Claro el ejemplo de lo sucedido en Francia y tanto la violencia como el discurso agresivo contra su democracia y sus ciudadanos, van a justificar la reacción que viene, pues también hay que entender el otro lado de la ecuación. Un francés promedio piensa varias cosas: si no quiere estar que se devuelva, si nos detesta ahí está la puerta y por qué les vamos a dar con nuestros impuestos educación y servicio sociales si nos odian tanto. El mensaje de unos pocos desadaptados que no representa a millones de inmigrantes que cumplen la ley y se integran crea ese huracán político que se viene con el tema de la migración.

 

 

Increíble que la última vez que se dio una gran reforma al tema de migración en Estados Unidos fue durante la administración de uno de los presidentes más conservadores de este país, Ronald Reagan en 1986, ¡hace casi 40 años! Que Estados Unidos o Europa no hayan entendido que la migración es la base de su poder y de su futuro, en especial cuando su población cae de manera dramática es inentendible. China de 1300 millones hoy va a caer a menos de 800 millones de habitantes en el año 2100 pues nadie quiere ir a China, por ahora. Rusia de 146 millones hoy en el año 2100 tendrá según cálculos de Naciones Unidas cerca de 86 millones. Solo la migración puede revertir esa tendencia.

 

 

En Europa es igual. Italia de 59 millones va a pasar en el 2100 a 40 millones, España de 47 millones a 33. Las cifras claro que dan para todo y muchas de ellas pueden ser muy pesimistas pero lo cierto es que hoy el mundo desarrollado no genera crecimiento de población y la migración es fundamental. Pero esa realidad demográfica va en contravía con la realidad política que en el escenario de hoy con DeSantis y Francia como ejemplo pues va de mal en peor.

 

 

Australia y Canadá son hoy ejemplos de migración ordenada. Claro, su ubicación geográfica facilita, pero es un ejemplo de lo que se puede lograr. Y en este nuevo escenario geoestratégico de libertad contra dictadura la migración debería ser uno de los incentivos para estar en el lado de la libertad.

 

 

Una migración ordenada con condiciones políticas claras puede ser un gana-gana en todo sentido: demográfico, económico y político. Hoy, las cosas van en la dirección equivocada y solo cuando estos países y su represión contra la migración muestren el efecto económico dramático que va a tener, su política va cambiar y ser pragmática frente a una realidad que quieran o no va a continuar.

 

Con muro o sin muro.

 

 Francisco Santos

 

Artículo publicado en La Silla Rota

Comparte esta noticia:

Contáctanos

Envíe sus comentarios, informaciones, preguntas, dudas y síguenos en nuestras redes sociales

Publicidad

Si desea obtener información acerca de
cómo publicar con nosotros puedes Escríbirnos

Nuestro Boletín de noticias

Suscríbase a nuestro boletín y le enviaremos por correo electrónico las últimas publicaciones.