El error de Obama en México

El error de Obama en México

A pesar de las promesas de aumentar los lazos económicos que hará el presidente Obama durante su viaje a México a partir de hoy, todo indica que Washington se resistirá a acceder a un importante pedido de México: que todos los países de America del Norte sean parte de las negociaciones de libre comercio entre Estados Unidos y la Unión Europea.

 

Desde que el presidente Obama anunció a principios de este año su intención de firmar un ambicioso acuerdo de libre comercio transatlántico con los 27 miembros de la Unión Europea, México pidió ser incluido en ese pacto. Pero a juzgar por lo que me dicen los funcionarios estadounidenses, la Casa Blanca aún no está preparada para eso.

 

Los funcionarios mexicanos dicen que aunque México ya tiene un acuerdo comercial con la Unión Europea y tanto Estados Unidos como Canadá están negociando su propio acuerdo, no tiene sentido de que los tres países tengan acuerdos separados con Europa. Sería mucho mejor unirse y negociar un acuerdo comercial con la Unión Europea, afirman.

 

Pero los funcionarios estadounidenses afirman que el gobierno de Obama tiene las manos llenas con dos complejas negociaciones comerciales en curso: la Sociedad Transpacífica, con varios países asiáticos y latinoamericanos de la costa del Pacífico, incluyendo México, y la Sociedad Transatlántica con la Unión Europea.

 

“Por primera vez en esta administración, tenemos dos enormes iniciativas comerciales, y agregar a México y Canadá complicaría enormemente las negociaciones con la Unión Europea”, me dijo un alto funcionario del gobierno estadounidense.

 

Los mexicanos no están nada contentos con esa respuesta. Un acuerdo de libre comercio entre Norteamérica y la Unión Europea ayudaría a México, entre otras cosas, a exportar libre de impuestos a Europa productos automotrices hechos con componentes estadounidenses y canadienses. Bajo las reglas de origen de los acuerdos de libre comercio, los países no pueden exportar bienes fabricados con componentes provenientes de terceras naciones.

 

“Igual que ahora le pasa a México, Estados Unidos no podría exportar a Europa productos con componentes mexicanos y canadienses”, me dijo Sergio Alcocer, subsecretario de Relaciones Exteriores de México. “Es mejor tener un acuerdo de América del Norte con Europa que tres acuerdos separados”.

 

Robert Pastor, un profesor de American University y autor del libro La Idea de América del Norte, que propone una integración económica más estrecha entre Estados Unidos, Canadá y México, me dijo que la decisión de la administración Obama de no incluir a México y Canadá en sus conversaciones con Europa es “extremadamente miope”.

 

“No hay mejor manera de mejorar la competitividad estadounidense en el mundo que crear primero un mercado norteamericano único”, me dijo Pastor.

 

Durante su visita, se espera que Obama cumpla con el deseo del presidente mexicano Enrique Peña Nieto de “desnarcotizar” la agenda bilateral y dedicarle tanto o más tiempo a mejorar las relaciones económicas.

 

Los dos presidentes tienen planeado anunciar un “grupo consulta” a nivel ministerial, que se reuniría al menos una vez al año, de manera muy semejante al grupo de consulta binacional que se reune anualmente para coordinar temas de narcotráfico y seguridad

 

Fuente: Nuevo Herald

Por Andrés Oppenheimer

Comparte esta noticia:

Contáctanos

Envíe sus comentarios, informaciones, preguntas, dudas y síguenos en nuestras redes sociales

Publicidad

Si desea obtener información acerca de
cómo publicar con nosotros puedes Escríbirnos

Nuestro Boletín de noticias

Suscríbase a nuestro boletín y le enviaremos por correo electrónico las últimas publicaciones.