La deseperaciòn del poder (3)
agosto 26, 2015 3:34 pm

 

“Oh alma mía no aspires a la vida inmortal pero agota el campo de lo posible“ Píndaro

 

 

Suena el teléfono en La Habana: “Hola maestro Fidel le llamo para consultarlo que le parece lo que hacemos? Les estamos imputando el asesinato de la descuartizada y dispuse estados de excepción en el sur? Mijo; Goebbels no lo haría mejor que tu pero pensé que lo del retén del hospital de Barcelona con sus neonatos muertos fue una oportunidad que no debiste dejar pasar…Vas bien muchacho no obstante.”

 

 

Maduro sabe lo que todo el mundo en Venezuela y es que las encuestas sin excepción pronostican una victoria de la oposición. La duda es por cuanto perderá el gobierno y desde luego, si esa derrota comprometerá la mayoría en la Asamblea Nacional. Para que entendamos la paradoja de ganar en votos y tener menos diputados basta recordar las elecciones del 2010 en que la oposición saco quinientos mil votos más y treinta diputados menos como resultado de las configuraciones de los circuitos electorales pero si las encuestas se confirman en las urnas, ni así podrán los oficialistas obtener y mantener el control de la AN. Maduro y su socio Diosdado lo saben y por eso desesperan.

 

 

¿Cómo evitar lo que parece inevitable? Si tratáramos con Carlos Andrés Pérez o Rafael Caldera sabríamos que asumirían la secuencia electoral sin perder la compostura pero, no es así con estos espalderos de Chávez que el destino cruel, inexorable y ciego como lo habría alguna vez calificado el meritorio Gil Fortoul colocó en la cima. Estos alabarderos del comandante llegaron sin escrúpulos como su mentor y se atreverán a cualquier cosa. Un grosero peligro obra en este tiempo histórico en que el ascenso de la mediocridad fenomenológicamente domina a las instituciones, sojuzgándolas y mediatizándolas. No hay FAN sino guardia pretoriana ni justicia sino Derecho Penal del enemigo y; si no lo ven así pregúntenles a vuestro corazón y a sus conciencias si Ledezma y Leopoldo López merecen estar presos, sin comisión de hechos punibles mientras los malandrines militaroides corruptos hasta la medula, se mudan al mismo barrio donde vive Madona allá en New York.

 

 

¿Recurrirán a la suspensión de las elecciones? ¿Desconocerán el resultado que no les favorece? No es sano anticipar la palabra pero si prevenir lo que racionalmente puede pasar. Preocupa la negativa a permitir observadores internacionales. El que no la debe no la teme…!

 

 

¿Qué podemos hacer? Me decía triste un conocido profesor de la UCV y otrora militante del mir en los años sesenta que, nuestro pueblo había perdido el brío. Le recordé que a diario se batía nuestra gente con un sinfín de contrariedades, las mujeres humildes a la cabeza pero; respondió que no había juventud con ilusiones y no se comentaba una utopía. Que emigrar era atractivo para tantos y de los mejores que no valía la pena esperar de los muchachos mayor cosa. Me señalo que la castración de la universidad estaba en curso y que ya nadie hablaba del futuro.

 

 

Mi amigo se levantó y se fue dejándome solo frente a mi café negro. Evoque por un buen rato y pensé que podía ese pueblo turbado e indispuesto hacer pero será la semana que viene Dios mediante.

 

 

Nelson Chitty La Roche

nchittylaroche@hotmail.com

@nchittylaroche



0 comments