Chávez: ni “padre”, ni “nuestro”
septiembre 8, 2014 6:37 am

¿Será que nos van a caer más plagas de las que ya tenemos…?

 

Hay dos cosas que detesto en la vida: la mediocridad y la hipocresía. La semana pasada la dirigente del PSUV Táchira, Estrella Uribe, hizo alarde de ambas cosas en el I Taller para el Diseño del Sistema de Formación Socialista, cuando leyó una versión de la oración bandera de la religión cristiana, como lo es el Padre Nuestro, con Chávez como protagonista.

 

No voy a hablar de la irreverencia que significa comparar a Chávez con Dios, porque ya el tema ha sido harto trillado y la Conferencia Episcopal ha sido contundente en sus comunicados, ni de lo mediocremente redactada que está la oración. Me voy a referir a la hipocresía que significa el que unos dirigentes comunistas se pongan a rezar en un acto partidista.

 

¿Es que no han leído a Carlos Marx? ¿Ignorarán que Marx consideraba que la religión era una herramienta de dominio de las clases dirigentes sobre el proletariado, pues a través de la religión “justifican” los sufrimientos terrenales como un pasaje para una vida mejor? Estoy segura de que la respuesta a ambas preguntas es no. Sí han leído a Marx, pero en vez de rechazar la religión e implantar el “materialismo científico”, han hecho lo que Marx condenaba: usarla para seguir idiotizando a las masas.

 

Ellos saben que la religión es “el opio del pueblo”, por eso siguen dándole opio para mantenerlo sometido. No bastan todos los mecanismos de control que ya ejerce el Gobierno sobre la ciudadanía. Hay que complementarlos manipulando la fe ciega, para que ciegamente acepten la escasez, la carestía de los precios, las captahuellas y todas las demás humillaciones a las que a diario nos someten.

 

Recomiendo buscar el libro del profesor Agustín Blanco Muñoz “Habla el Comandante”. Ahí Chávez se explaya en su explicación: “no soy cristiano. No conozco la teoría cristiana, ni la practico”. ¡Pero qué bien la usó para manipular a las masas cuando besaba las imágenes de Cristo Crucificado, de las vírgenes que devotos fieles le regalaban cuando estaba enfermo!

 

El Apocalipsis en el capítulo 22, 18 dice: “Porque yo protesto a cualquiera que oye las palabras de la profecía de este libro: si alguno añadiere palabras a estas cosas, Dios pondrá sobre Él las plagas que están escritas en este libro”… ¿Será que nos van a caer más plagas de las que ya tenemos si el difunto ni es “padre” ni es “nuestro”?

 

@cjaimesb