Neymar se exhibe con tres goles
octubre 4, 2018 12:44 pm

El brasileño emboca dos faltas desde la frontal y lidera al PSG ante un Estrella Roja muy inferior. El Liverpool cae en Nápoles en una excelente jornada italiana porque el Inter ganó en Eindhoven

 

 

Neymar celebra el gol que abrió la goleada del PSG. YOAN VALAT EFE

 

Las diferentes velocidades del fútbol europeo se expusieron en el Parque de los Príncipes parisino en un partido que solucionó el París Saint-Germain con una goleada ante el Estrella Roja (6-1), que desvaloriza el concepto actual de la Liga de Campeones, alerta sobre el camino que puede tomar un torneo cada vez más cerrado en torno a sus actores más acaudalados, y advierte sobre el papel reservado a los que no disponen de los recursos para hacerse valer en una competición que es más de ciencias que de letras, de matemáticas que de historia.

 

 

 

MARCADOR Y CLASIFICACIONES

 

 

Grupo A

 

At.Madrid – Brujas 3-1

 

Dortmund – Mónaco 3-0

 

1. Dortmund, 6 puntos; 2. At. Madrid, 6; 3. Brujas, 0; 4. Mónaco, 0.

 

Grupo B

 

Tottenham – Barcelona 2-4

 

PSV – Inter 1-2

 

1. Barcelona, 6 puntos; 2. Inter, 6; 3. Tottenham, 0; 4. PSV, 0.

 

Grupo C

 

PSG – Estrella Roja 6-1

 

Nápoles – Liverpool 1-0

 

1. Nápoles, 4 puntos; 2. PSG, 3; 3. Liverpool, 3; 4. Estrella Roja, 1.

 

Grupo D

 

Oporto – Galatasaray 1-0

 

Lokomotiv – Schalke 04 0-1

 

1. Oporto, 4 puntos; 2. Schalke 04, 4; 3. Galatasaray, 3; 4. Lokomotiv, 0.

 

París Saint-Germain y Estrella Roja, el único campeón europeo de los dos, jamás se habían enfrentado en competición continental. Al equipo galo no le tocó cruzarse siquiera con un equipo serbio o yugoslavo, detalle que muestra que no estamos precisamente ante un clásico. Lo contemporáneo es el PSG y al fútbol parece que siempre le quedará París, una capital que anhela reinar. Y ahí no cabían las dudas para un equipo que llegaba tras caer en sus últimas cuatro citas continentales, ante Bayern, dos veces frente al Madrid y en la primera jornada de esta edición contra el Liverpool.

 

 

 

 

Le apretaba ese último tropiezo al PSG en un grupo que integra también al Nápoles y en el que tiene pinta de que penalizarán demasiado los tropiezos. Así que lo pagó el Estrella Roja, que empezó ordenadito y al descanso ya estaba sepultado con cuatro goles ante un rival que dio bola a todas sus estrellas, en el que Neymar se gustó y se fue con un triplete realizador. Jugó por dentro el brasileño en el 4-2-3-1 que dispuso Tuchel, que experimenta con disposiciones tácticas y con ese modelo integra a los conocidos como los “cuatro fantásticos” y, sobre todo, parece que los activa más y mejor.

 

 

 

Neymar comenzó en el piso, castigado por la zaga rival. La tercera falta la convirtió en gol, la última también. Lo hizo antes de retirarse al banquillo entre risueñas confidencias con su técnico. Tras el estreno goleador cayeron tres tantos más en apenas veinte minutos y fraguó la sensación de que aquello podía acabar en masacre a poco que el PSG acelerase las acciones en los últimos metros. Ni eso precisó. Le sobró espacio hasta poner el pie sobre la tabla con alguna conexión entre Mbappé y Neymar como la que valió el segundo gol con la firma del brasileño o el que anotó el joven francés. Cavani y Di María se sumaron al banquete realizador ante un rival que rebañó migajas con un gol de Marko Marin que celebró con el alborozo propio de los que se sienten muy modestos.

 

 

 

Tropiezo del Liverpool y triunfo del Inter

 

 

En el otro partido del grupo, el Liverpool tropezó en Nápoles, donde cayó derrotado (1-0) de manera tan tardía como merecida, con un gol sobre la bocina de Lorenzo Insigne a pase de Callejón. Hizo justicia el tanto postrero que castigó al vigente subcampeón de Europa, decepcionante en San Paolo y que ahora se complica la existencia en un grupo que lideran ahora los italianos y en el que el Liverpool es tercero tras el París Saint-Germain.

 

 

 

Fue un partido que comenzó equilibrado, táctico, poco lucido porque se jugó además bajo una intensa lluvia. Ancelotti se blindó con tres centrales y empleó a Callejón como carrilero. Se hicieron con la pelota los italianos, pero a los chicos que dirige Jürgen Klopp quizás les importó poco, apostados a la contra, tampoco sin la capacidad de meses atrás para que Salah entrase en juego. No atraviesa su mejor momento el punta egipcio y estuvo espeso como bastantes de sus compañeros, superados por un Nápoles que siempre dominó, fue a más y acabó el partido en asedio sobre la meta de Allison. En ese abrupto final Insigne remató al larguero poco antes de marcar el gol decisivo.

 

 

 

La excelente noche para los equipos italianos se completó con el triunfo del Inter en Eindhoven (1-2). Quiere volver a ser protagonista en la Liga de Campeones el tricampeón europeo y para ello presenta un equipo duro como el pedernal, un dolor de cabeza para cualquier rival. No se achantó ante el golazo del joven holandés-dominicano Pablo Rosario y se fue a por el empate con convicción y fortaleza. Icardi estuvo especialmente activo, pero quien empató fue Nainggolan poco antes del descanso. El PSV Eindhoven tambien es guerrero. Gastón Pereiro remató al palo al poco de empezar la segunda mitad, pero apuntó mejor Icardi, capitán y líder de un equipo que tiene mucho que ver con su visceral manera de ver el fútbol y, seguramente, la vida. El argentino marcó el tanto del triunfo interista con media hora por jugar y poco después dejó pasar la sentencia, que no hizo falta.

 

 

 

En el grupo del Atlético, el Borussia Dortmund superó al Mónaco (3-0) para completar un pleno en las dos primeras jornadas. Decidió una conexión entre un chico de 18 años, Sancho, y otro de 20, Larsen, que marcó un buen gol. Pero quien se dejó ver fue Paco Alcácer, que envió un penalti al larguero y a los cinco minutos se enmendó con el que gol que zanjó el partido antes de que remachase sobre la hora Marco Reus.

 

 

 

La jornada se completó, más allá de los partidos con equipos españoles implicados, con los dos duelos del grupo de dominio más incierto. En el que mandan Oporto y Schalke 04. Los alemanes resolvieron (0-1) su cita en Moscú a dos minutos del final con un gol del norteamericano McKennie que premió la buena segunda parte de un equipo que apenas ha ganado un partido de seis en la Bundesliga, que es penúltimo en el campeonato doméstico. El Oporto venció al Galatasaray (1-0) con testarazo del malí Marega.

 

 

EL PAÍS

JUAN L. CUDEIRO



0 comments