Trastorno narcicista

Trastorno narcicista

A Bernardo Reinfeld, in memoriam

 

 

El pasado 10 de Octubre fue el Día Mundial de la Salud Mental, para llamar nuestra atención a un tema de interés permanente.

 

 

Detengámonos un instante en eso, es bueno para todos. No tengo el conocimiento ni aquí el espacio para hacerlo en detalle, pero quiero animarlos a hacerlo. Por lo pronto, como modesta contribución, personal y venezolana, a su comprensión, va una pequeña muestra.

 

 

Les transcribo lo leído en el Breviario de Criterios Diagnósticos, ese librito plata y azul en la gaveta de todos los psiquiatras, acerca del narcisismo. No sin advertirlesque como trastorno de la personalidad, se trata de un patrón duradero, permanente de experiencias internas y conductuales que se desvían marcadamente de las expectativas individuales culturales de adaptación.Es inflexible, estable y conduce a producir sufrimiento a su alrededor. Hay quince trastornos reunidos en cuatro grupos. En el de aquellos dramáticos-erráticos con problemas interpersonales, además del histriónico (gregario), el antisocial (fanfarrón), encontramos al narcisista o ególatra. Su patrón general de grandiosidad, necesidad de admiración y falta de empatía, lo indican cinco o más de los siguientes ítems:

 

 

(1)Grandioso sentido de auto importancia (exagera logros y capacidades, espera ser reconocido como superior sin unos logros proporcionados). (2)Preocupado por fantasías de éxito ilimitado, poder, brillantez, belleza o amor imaginarios. (3) Se cree “especial” o único y que sólo puede ser comprendido por o puede relacionarse con otras personas (o instituciones) que son especiales o de alto status. (4)Exige una admiración excesiva. (5) Es muy pretencioso, por ejemplo, expectativas irrazonables de recibir un trato de favor especial o de que se cumplan automáticamente sus expectativas. (6)Es interpersonalmente explotador, por ejemplo, saca provecho de los demás para alcanzar sus propias metas. (7)Carece de empatía: es reacio a reconocer o identificarse con los sentimientos y necesidades de los demás. (8)Frecuentemente envidia a los demás y cree que los demás le envidian. (9)Presenta comportamientos o actitudes arrogantes o soberbios.

 

 

Todos conocemos a alguien más o menos así. Tal vez hasta exactamente así. La ayuda profesional es siempre un buen consejo. Puede ser reacio o reacia a aceptarla, pero comprensivos, insistamos. Y obviamente, conviene mantenerles lejos de posiciones de poder, por su bien y el de los demás.

 

 

 

 Ramón Guillermo Aveledo

Comparte esta noticia:

Contáctanos

Envíe sus comentarios, informaciones, preguntas, dudas y síguenos en nuestras redes sociales

Publicidad

Si desea obtener información acerca de
cómo publicar con nosotros puedes Escríbirnos

Nuestro Boletín de noticias

Suscríbase a nuestro boletín y le enviaremos por correo electrónico las últimas publicaciones.