Tan bueno que era
marzo 13, 2013 7:08 am

“Los pájaros que nacen en la jaula piensan que volar es una enfermedad”. Alejandro Jodorowsky (1929- ) artista chileno de origen judío-ucraniano, escritor, director teatral y de cine, actor, compositor, escultor, y pintor.

 

La noticia fue un shock para los seguidores del presidente Chávez. Y para la oposición también. De alguna manera, unos y otros pensaban que era inmortal.

 

Los chavistas creían, por los informes deformados y desinformados de los partes seudo médicos de los recaderos, que el comandante mejoraba, empeoraba, se volvía a recuperar, pero que saldría pronto de eso para retornar al país y volver a las andadas desde la presidencia.

 

Los opositores más recalcitrantes hasta último momento juraban que él no tenía cáncer, que debía ser otra cosa. Los más escépticos decían “Ya va a volver como si nada, ése no está enfermo”.

 

Siento que la mayoría de los venezolanos no quiso escuchar ni aceptar como verdades lo que una y otra vez les decíamos periodistas, que como yo, escribimos claramente que la enfermedad del presidente era mortal, que tenía el tiempo limitado. Reto a que lean mis artículos desde el 15 de junio de 2011 para que hoy, bajo la luz de la verdad ineludible, comprueben la ceguera colectiva. Para muestra un botón: transcribo parte de mi artículo del 12 de diciembre de 2012, escrito después de la última partida del presidente a Cuba.

 

“…de seguro tendremos elecciones presidenciales el próximo año. No se escandalicen, no es la primera vez que lo escribo. Es la verdad objetiva y sin fanatismos, tanto el chavismo como la oposición deben preparar un escenario realista a corto plazo. Difícilmente el comandante estará en condiciones de gobernar en 2013. Él siempre lo supo. Nosotros también”.

 

Había que estar ciego para no ver la nefasta evolución de la enfermedad y lo que se le venía encima a este país con ese lanzamiento a un nuevo período constitucional que él sabía no podría cumplir. ¿Irresponsabilidad? Tal vez hacia el país pero no hacia su revolución, sabía que le daría un nuevo aire de 6 años si lograba una sucesión. Sabía que nadie sino él le ganaría a Capriles el 7 de octubre. Además, siempre supimos que saldría de Miraflores, como decimos en criollo, “con las patas pa’lante”.

 

Como periodista, nada de lo que está sucediendo, esta locura funeraria, este furor de amor necrofílico, estas desmedidas muestras de fanatismo, me sorprenden. A Chávez lo querían así: con furia. Pero también lo odiaban con furia. Es bueno decir esto: así como medio país lo llora, la otra mitad no. Incluso algunos hasta sienten alivio. Porque el bien que le hizo a quienes lo aman fue a costa del mal que infligió a otros venezolanos. Su labor de quitar a unos para dar a otros le ganó por igual amor y odio. Su muerte no podía ser más que esta controversia de sentimientos, que sin embargo, la mitad opositora del país ha sabido respetar. Porque el dolor ajeno de una pérdida se respeta así no se esté de acuerdo con el “tan bueno que era”.

 

Cuando pasen los homenajes epopéyicos, nos enfrentaremos nuevamente con una dura realidad: Chávez desapareció para siempre como ser mortal, pero su huella en el ánimo nacional está allí. Ni sobre su cadáver han dejado de insultar en forma soez a quienes se oponen a esta forma de gobernar, despótica, bárbara, sin educación ni modales, excluyente de la mitad de los venezolanos. Así que el chavismo no se acaba con Chávez.

 

La oposición debe entender que quedaron en pie y por un buen tiempo los seguidores de la anárquica revolución y los chavistas deben entender que la oposición está compuesta por venezolanos que tienen iguales derechos que ellos. Y todos tenemos que convivir en esta tierra que nos pertenece por igual.

 

Quisiera saber cómo reaccionaría el chavismo si fuera oposición y el presidente hiciera su campaña en cadena, insultándolos, de paso. Si aceptarían no ser escuchados por el CNE, si se utilizara la justicia en su contra y además le culparan por todos los desastres de una pésima administración. No lo aguantarían ¿verdad?, protestarían en la calle así le cayeran a gas y a palo. Bueno, eso es lo que siente y hace la oposición.

 

Los venezolanos están hartos de esta disputa, de las peleas entre unos y otros. Estoy segura que Nicolás Maduro pasaría a la historia si se sentara a escuchar a sus conciudadanos opositores a ver qué es lo que piden. Como dijo el tan mentado por los chavistas Simón Bolívar, “si mi muerte hace que cesen los partidos y se consolide la unión, bajaré tranquilo a las puertas del sepulcro”. Y lo aplico: si la muerte de Hugo Chávez sirve para cerrar las profundas heridas que su revolución abrió a Venezuela, habrá servido de algo su dolor y sacrificio.

 

Lo dije así en mi artículo del 12 de diciembre pasado y lo repito idéntico ahora: “Estamos viviendo tiempos históricos, tiempos de grandes cambios en los cuales la ponderación, la sensatez y el diálogo son indispensables para impedir un deslave violento. La responsabilidad es de los gobernantes, de la Fuerza Armada, de los líderes de oposición, de todos los venezolanos de cualquier color.

 

Venezuela no es un hombre. Tampoco una sola ideología. Venezuela somos 28 millones de ciudadanos con distintos pensamientos pero con un solo deseo: vivir en un país justo, con paz y seguridad, con calidad de vida y respeto. Si quienes conducen la nación logran entender esto, sabrán aprovechar la coyuntura para salvar los aportes que aprecian los más desposeídos y corregir las terribles desviaciones que sobre asuntos fundamentales -como el respeto a la Constitución- ha traído este proceso que puede desaparecer con su único líder”.

 

El paroxismo del dolor arrasa con las creencias más sagradas, como las religiosas. Este letrero en un vehículo, es como para excomulgar a su dueño. Pero así están las cosas en este país exasperado

 

Aquí entre nos:

•El cardenal venezolano Jorge Urosa Savino se encuentra en estos momentos con otros 114 Cardenales reunidos en un cónclave en la Capilla Sixtina, con la responsabilidad y el honor de escoger un nuevo Papa para la Iglesia Católica. Cordial como siempre, Urosa fue entrevistado luego de la misa que ofreciera el 8 de marzo en la iglesia romana de Santa María dei Monti por el alma del fallecido Presidente venezolano.

 

Le preguntaron por qué lo hacía si Hugo Chávez había sido abiertamente anticlerical, a lo cual Urosa respondió: “La Iglesia lo apoyó y protegió su vida cuando los sucesos de 2002. Si no perdonamos a quienes nos hayan podido ofender no seremos perdonados. El perdón es fundamental para el cristianismo y para seguir adelante, que es lo que queremos en Venezuela”. Cuando le tocaron el tema de las filtraciones llamadas “Vatileaks”, el Cardenal contestó al más puro estilo criollo: “Yo no le buscaría los cinco pies al gato”.

•La venta de Globovisión agarró desprevenidos a periodistas y trabajadores del canal, que aunque conocían la precaria situación económica del mismo y el acoso legal y oficial de que es víctima, no esperaban esa medida de inmediato. Las negociaciones entre Guillermo Zuloaga, propietario del 80% de las acciones de Globovisión y Juan Domingo Cordero, un banquero de dilatada trayectoria en casas de bolsa y presidente de Seguros La Vitalicia vienen realizándose desde diciembre.

 

Cordero sería la cara visible de un grupo de inversionistas donde figurarían, el también banquero Víctor Vargas y el teniente Alejandro Andrade, otrora ayudante de Chávez, ex Tesorero Nacional y poseedor de una sólida fortuna que maneja desde Florida. Por tratarse de una concesión del Estado, Conatel debe autorizar el traspaso de acciones en la compañía operadora y es evidente que ningún inversionista se jugaría ese gran capital si no tuviese la seguridad de que la concesión, que se vence a fines de 2014, será renovada. Y para ello será necesario que la línea editorial de Globovisión cambie, por supuesto a favor del régimen.

 

Nelson Mezerhane, poseedor del 20% restante de las acciones que actualmente están en manos de Fogade por los juicios que le siguen al empresario, ha dejado saber que no venderá su parte. La mayoría de los anclas del único canal de noticias de Venezuela dicen que permanecerán en sus puestos esperando los acontecimientos que vendrán después del 15 de abril, fecha condicionada por Zuloaga para reiniciar la venta, buscando no perjudicar la campaña electoral presidencial. Pero el daño ya está hecho: la oposición siente que con Globovisión cayó un alfil fundamental en su tablero.

 

•Simón Alberto Consalvi, “el Gran Profesor”, acostumbraba recibir a estudiantes en su casa para orientarles, recomendar lecturas y actualizarse en nuevas tendencias. A las 4:30 de la tarde del lunes 11 de marzo entregó su último editorial en el diario El Nacional.

 

Una caída doméstica se llevó la vida de este hombre que a los 85 años mantenía su actividad intelectual, una pluma sin descanso y una juvenil inquietud por todos los acontecimientos a su alrededor. Fue Canciller, político profesor, periodista, escritor y sobre todo un intelectual de finas aristas. Extrañaremos sus artículos dominicales y sus tweets cargados de humor.

 

•No doy fe de los hechos pero sí del carácter rectísimo del protagonista, por lo cual me parece probable que esta anécdota sea cierta. Me dicen que el Ministro Rafael Ramírez fue hasta casa del sabio científico Jacinto Convit, quien ha sido propuesto para el Premio Nobel de Medicina por su vacuna contra la lepra, sin que hasta ahora se lo hayan concedido.

 

Ramírez al parecer ofreció hacerle el lobby con la academia sueca que concede el premio, a cambio de que Convit figurara agradecido entre los “logros” de la revolución. El científico, a sus 99 años y en silla de ruedas, dicen que le pidió con gran energía al Ministro que se fuera por donde había llegado. Dignidad que no se compra con petrodólares.

 

Hasta el próximo miércoles

Charitorojas2010@hotmail.com

Twitter:@charitorojas

 

 

Fuente: Noticiero Digital

Por Charito Rojas