Si tumban a Guaidó, coronan a Maduro
diciembre 26, 2022 7:40 pm

 

Así de claro se expresó un expresidente de nuestra región, según narró el doctor Asdrúbal Aguiar en exposición magistral en entrevista que le hizo Napoleón Bravo. Ese crimen y esa estupidez la van a cometer los 72 diputados de Primero Justicia, Acción Democrática y de Un Nuevo Tiempo, que ya votaron, en primera discusión, el defenestrar al presidente Guaidó y asumir ellos el Poder Ejecutivo, en paralelo con el Legislativo.

 

 

Llama la atención que quienes han adversado de frente a Guaidó, como son Antonio Ledezma  y la fracción de diputados 16 J, se hayan opuesto a esa locura. En cambio, quienes teóricamente lo respaldaban evidenciaron que sus intenciones siempre han sido alevosas. Quieren asestar una puñalada trapera a Guaidó y a la Constitución.

 

 

Andrés Velázquez, siempre ponderado, así como Proyecto Venezuela y Encuentro Ciudadano respaldan la Constitución, por lo que se oponen al Golpe de Estado del G3 y se oponen a los traficantes de la política que quieren que el mundo reconozca a Maduro como presidente.

 

 

Distinguidos venezolanos y juristas como Román Duque Corredor y Asdrúbal Aguiar han expresado claramente no solo la inconveniencia de sacar al presidente interino y que la Asamblea asuma el poder, sino lo inconstitucional que sería esa medida.

Las organizaciones de la sociedad civil Aragua en Red, Ciudadanía Activa, Compromiso Ciudadano, Fundación Espacio Abierto, Gente del Petróleo, Grupo la Colina, Manifiesta, Red de Organizaciones Vecinales de Baruta y  Red de Vecinos de Naguanagua, publicaron un manifiesto que, entre otros considerandos dice: “Despreciar la figura de la presidencia encargada , reconocida por más de 50 países, resulta inconcebible, además sería una decisión que favorecería al régimen usurpador y destruiría la credibilidad de la plataforma democrática, y allanaría  el camino de continuidad de la usurpación de Maduro. Adicionalmente, pondría en peligro los juicios en el exterior sobre los cruciales activos venezolanos”.

 

Cabe preguntar a los 72 Catilinas, encabezados por Borges y Capriles,  qué es lo que pretenden. ¿Acaso no perciben el rechazo que tienen? ¿ Acaso no entienden que, por sus inconsistencias, han perdido credibilidad? ¿ Acaso piensan que con esa actitud lograrán subir en las encuestas y ganar las primarias? Hoy no se trata de la traición de los mejores, a los que se refirió don Mario Briceño Iragorry, sino de la traición de los mediocres. Conste que, en aras de la unidad, he predicado que no debía descalificar a la dirigencia, pero lo que está ocurriendo obliga a ser severos con quienes promueven un golpe de Estado, que solo se justificaría contra Maduro, por ser usurpador y responsable de las violaciones a los derechos humanos.

 

¿Tendrá el valor de rectificar en la segunda discusión, o seguirán alimentando las dudas de muchos sobre su posible colaboracionismo con el régimen? ¡ A malhaya un Ciceron para descalificar a tantos Catilinas!

 

 

¡No más prisioneros políticos, ni exiliados! Solidaridad con el teniente coronel Igbert Marín Chaparro, distinguido oficial de nuestra Fuerza Armada, en huelga de hambre para defender sus derechos como preso político.

 

Eddie A. Ramírez 
eddiearamirez@hotmail.com