Que nadie se entere

Que nadie se entere

Con Capriles ocurre como con la harina de maíz precocida, cada vez que aparece todos salen a buscarlo

Maduro tiene la idea de que si la gente no se entera de lo que ocurre se solucionarán los graves problemas del país.

 

No ha sido una tarea fácil lograr que la gente deje de comunicarse en un país cuyos ciudadanos se formaron disfrutando de la diversidad de medios de comunicación y a decir lo que les venga en gana.

 

La tarea de controlar la información no la comenzó Nicolás Maduro. Hugo Chávez hizo grandes esfuerzos: cerró RCTV y cientos de emisoras de radio. Paralelamente los grupos económicos emergentes y testaferros de oficio fueron comprando medios de comunicación en todo el país o sometiendo a sus tradicionales dueños a cambio de publicidad garantizada.

 

Con las más importantes cadenas de TV que quedaron en pie fueron sacrificadas las principales anclas con posiciones autónomas. Globovisión, la última ventana independiente, sufre un proceso semejante, que insistimos no es solo obra de Maduro, sino la continuación de la siniestra tarea iniciada por Hugo Chávez.

 

Cuando cerraron RCTV, en los barrios de Caracas se multiplicaron las suscripciones a las cableras y por eso tuvieron a los pocos meses que sacar a la popular planta de TV de la parrilla de cable porque a la semana del cierre ya ocupaba el puesto número uno en el cable.

 

Pero el mundo avanza en una dirección distinta a la que este grupo en el poder pretende llevar a la sociedad venezolana. Por más censura, presiones y amenazas, la información seguirá llegando a la gente por la masificación generada en las redes sociales.

 

Al mismo Gobierno le resulta imposible ocultar sus propios desaciertos. Mientras el ministro celebra el Plan Patria Segura, el CICPC reconoce que en 5 meses han ocurrido 6.050 homicidios. Los motorizados ridiculizan el plan realizando un asalto colectivo en plena vía pública y varias de las principales víctimas del hampa son miembros de la GNB, asesinados en plenas jornadas de vigilancia.

 

Otro ejemplo emblemático de intento de censura ha sido con Henrique Capriles, cuyas alocuciones directas están prohibidas en todos los canales nacionales. Con Capriles ocurre como con el papel sanitario y la harina de maíz precocida, cada vez que aparece todo el mundo sale a buscarlo.

 

La reacción del Gobierno por su visita a Colombia muestra la torpeza e ineptitud del grupito que gobierna. Con el empeño en censurarlo promueven con mayor interés cada paso que da Capriles.

 

Las redes y portales se llenan con declaraciones y videos de los sucesos más insólitos que ocurren diariamente, desde un secuestro express, una aparición de Capriles, hasta el masivo asalto a un bulto de harina de maíz precocida.

 

Francisco Olivares

 

Twitter: folivares10

 

Comparte esta noticia:

Contáctanos

Envíe sus comentarios, informaciones, preguntas, dudas y síguenos en nuestras redes sociales

Publicidad

Si desea obtener información acerca de
cómo publicar con nosotros puedes Escríbirnos

Nuestro Boletín de noticias

Suscríbase a nuestro boletín y le enviaremos por correo electrónico las últimas publicaciones.