logo azul

No son el diablo

Categorías

Opiniones

No son el diablo

Las dictaduras son alérgicas a todo tipo de consultas populares. Se engrinchan cuando escuchan mencionar la palabra voto. Le temen al sufragio, salvo aquellos que se emiten en procesos controlados como ese parapeto electoralista montado en mayo de 2018. La dictadura de Venezuela, la que hoy jefea Nicolás Maduro, no escapa a esos temores. Por eso tiemblan cuando corre el rumor de que “la cosa de las elecciones primarias va creciendo como la espuma!”. Mas se asustan, cuando les llegan los informes policiacos firmados por los agentes “secretos” que cumplen la misión patriótica de espiar las giras de María Corina Machado. La verdad es que esos furtivos funcionarios de la DIGECIM y del SEBIN actúan ante la vista de todos los seguidores de la mujer de hierro. Y mientras más se cercioran de que están siendo objeto de vigilancia dictatorial, más se envalentonan, más sube la adrenalina y se agiganta el valor de esa gente que se arremolina en torno a su candidata preferida.

 

 

Sobre el mesón de la sala situacional que supervisa el G2 castrista, se van colocando las fotografías que procesan los soplones de la revolución. Las miran, las tocan, como pretendiendo constatar si esa muchedumbre es de carne y hueso. Si son reales. Llegan a sentir el consuelo de creer que son fotos montadas como las que trucan en sus laboratorios de redes sociales, para fantasear con un Maduro aclamado por “multitudes.” Pero no. Son auténticas. “Que vaina, esa tipa parece imparable», farfulla el director de la sala situacional. Nadie se anima a mostrarle las imágenes al jefe. Saben de antemano que cada vez que “se mata con su propia vista”, monta en cólera y la paga con sus asesores a los que califica de “imbéciles por no evitar que a esa oligarca la reciba ese aluvión”.

 

 

Los chivatos que persiguen a María Corina tienen órdenes precisas de atemorizarla. Pero resulta que la mujer es “dura de intimidar”. Mas bien terminan siendo ellos los que salen corriendo con “el rabo entre las piernas”. Otra orden que le imparten a los hostigadores es fotografiar los autobuses que ellos suponen usa el comando de María Corina para mover a esas miles de personas. Pero pierden el tiempo tratando de indagar ¿dónde están esas unidades?, “son fantasmagóricas, no se ven, en qué lugar las ocultan”, pregunta alterado el intrigado agente secreto que baja hasta su cintura la cámara fotográfica incrustada en su Samsung Galaxy. No les queda otra que informar la verdad: “nada de autobuses, esa muchedumbre se desplaza por sus propios medios, además se siente mucho entusiasmo”.

 

 

Por eso mientras más se mueve María Corina por los pueblos del Zulia, más se irrita el dictador. Ellos que simulan ser cristianos perciben que el diablo anda suelto, porque para ellos esas primarias son como el tenedor de lucifer. Cada quien juzga por su propia condición. La orden inequívoca es evitar que se de ese proceso. El parte es concluyente: ¡esas primarias son el factor movilizador!, más si a la cabeza de las encuestas, está María Corina, que bien se sabe no dará un paso atrás honrando y decidida, a reivindicar el grito de lucha de los trabajadores de la Gente del Petróleo. Maduro, rumiando en su escalofriante soledad, que la viene siguiendo desde que le espetó en su cara a Chávez que “expropiar es robar”, sabe que esa mujer, de verdad, llegara ¡hasta el final!

 
Mitzy Capriles de Ledezma

 

Comparte esta noticia:

Contáctanos

Envíe sus comentarios, informaciones, preguntas, dudas y síguenos en nuestras redes sociales

Publicidad

Si desea obtener información acerca de
cómo publicar con nosotros puedes Escríbirnos

Nuestro Boletín de noticias

Suscríbase a nuestro boletín y le enviaremos por correo electrónico las últimas publicaciones.