Mis razones para apoyar a Capriles
abril 11, 2013 12:15 pm

Veo con suma tristeza como en 14 años de Revolución, donde ha habido la mayor bonanza petrolera, no se sembró el petróleo, todo lo contrario, estamos endeudados por más de 200.000 millones de $, tenemos vendido el crudo de la faja del Orinoco que ni siquiera se ha explotado, y como ya PDVSA no le es suficiente al régimen, le regalamos parte del oro a la China a precios de gallina flaca. Sin mencionar que el gobierno saco las reservas del país.

 

A todo esto le sumamos al descalabro económico incontenible de la estanflación que estamos viviendo, los dos peores males de la economía, inflación sin crecimiento económico. Hemos sido víctimas de dos devaluaciones en menos de 100 días, que lamentablemente no ayudarán en nada a salir de la inmensa crisis; lo primero que hay que hacer es dejar la regaladera de plata a otros países, y dejar de vender el petróleo con tantos subsidios. Además este tipo de medidas deben ir acompañadas de otras como la eliminación gradual del nefasto control de cambio, respeto a la propiedad privada, incentivar a la inversión nacional y extranjera, sin embargo como verán nuestra realidad dista mucho de la que debería ser y de lo que debiera hacerse.

 

Pero lo que más preocupa es el deterioro de PDVSA, la cual opera muy por debajo de su capacidad de producción, tiene cientos de accidentes y no existe inversión en el sector, en resumidas palabras la empresa está por el suelo.

 

Es importante mencionar el factor humano, no solo de la estatal petrolera, también de CORPOELEC, HIDROVEN Y SUS FILIALES. El personal allí labora bajo presión y una constante amenaza, además en muchas áreas no toman en cuenta en lo más mínimo aspectos de seguridad industrial, caso muy patente fue el del derrame de Guarapiche donde laboraron más de 2000 personas, y muchas de ellas fueron expuestas directamente al crudo, el cual se comprobó que tenia 16 elementos venenosos. PDVSA le hizo seguimiento en el momento, pero a este tipo de contaminación hay que hacerle un monitoreo continuo aunque ha pasado todo lo contrario, la empresa ha silenciado el problema.

 

También es importante solidarizarnos con el personal público y decirle que con Capriles tenemos todos un gran camino y que con la ayuda de cada uno de nosotros será una gran autopista, Recordarles también que nuestro futuro Presidente Capriles, ha certificado que no habrá remociones de cargo , excepto para los enchufados y lo que están en su entorno más cercano.

 

Es importante que todos reflexionemos y de nosotros depende si queremos hundirnos como el Titanic, o luchar por ser el Dubái de Sur América. El poder del cambio está en uno mismo, basta que una sola persona lo crea, será más que suficiente.

 

Está en juego el futuro de nuestros hijos y nietos, me consta que muchos de nosotros nunca bajaremos la mirada, porque dimos el todo por el todo, por darles un mejor país.

 

Por último les pido al sector que creyó ciegamente en esta revolución, que vean todo en una amplia perspectiva, y que lo coloquen en una justa balanza y midan por ustedes mismos, para que así se percaten que lamentablemente son muchas más las cosas malas que las buenas que ha hecho esta Revolución.

 

De la misma manera la lucha no es solo para ganar el 14-A, es para que trabajemos todos unidos, para rescatar lo destrozado que quede del país y lo más importante para sensibilizarnos por lo más desposeído.

 

Por Jacquelin Rodriguez León