La tiene difícil…
marzo 11, 2013 7:25 am

El Cid Campeador. No la tiene fácil Henrique Capriles (entendiendo que él sea el bateador designado por la MUD) en la nueva campaña electoral que comenzará a desarrollarse. No sólo porque se trata de una campaña cortísima, en la que tendrá que afrontar la arremetida de todos los recursos del Estado, un CNE parcializado, un financiamiento seguramente mermado y vigilado, en la que hasta el más alto representante de la Fuerza Armada ha señalado abierta y groseramente a favor de quien jugarán, sino que el contendor va a ser nada más y nada menos que el mismo Chávez esta vez ya no como un hombre, sino como un mito viviente y tangible exhibido en una urna de cristal. Visto así la cotidianidad que viene después del luto tiene otro tamiz. La lista interminable de problemas acumulados pasará a un segundo plano. El show tiene varios capítulos y sin duda alguna debe continuar. Maduro no es un candidato común es el “ungido” por el líder que continuará observándolo y guiándolo desde su tumba “viva”. El mito hablará a través de él, suerte de sumo sacerdote de este culto naciente. Si un hombre de carne y hueso la tuvo difícil en las elecciones de octubre, ahora contra un mito la gesta se torna cuesta arriba, de espaldas y con el viento en contra.

 

Estamos viviendo un “furor colectivo” que es necesario preservar en el tiempo. En la medida que esto se extienda, en esa misma proporción los problemas pasarán a un segundo plano. El luto no debe pasar de esta fase. Hay que mantenerlo más vivo que nunca.

 

¿Qué debe hacer el candidato de la oposición? Está realmente entrampado. Si critica la gestión del líder se estará metiendo nada más y nada menos que con la deidad misma, si lo hace contra Maduro es atentar contra la última voluntad del héroe. Días difíciles los que vienen por delante.

 

Sin embargo, el “tremendo problema país” continúa aguardándonos. Aunque esté en segundo plano en estos días prosiguen los asesinatos, los robos, los secuestros. Las carencias de productos, la inflación galopante, la crisis asistencial y educativa, la crisis eléctrica sobre todo en el interior del país son ítems que nos agobian. Es esa realidad que atenta contra el nuevo gobierno con un líder que aunque tal vez tenga muy buenas intenciones (dándole el beneficio de la duda), carece del carisma de su mentor. Por eso la campaña seguramente continuará haciéndola “el Cid Campeador”. Ya lo dijo el propio presidente de la Asamblea Nacional el pasado 5 de marzo: de ahora en adelante hay que pensar qué haría y qué diría Chávez para hacerlo como él.

 

Sin embargo, todo tiene su tiempo. ¿Cuánto puede durar este efecto furor? Las emociones también se agotan y estas han estado desbordadas por estos días. ¿Cuánto más puede aguantar esta hiperrealidad?…

 

mariaisabelparraga@gmail.com

Fuente: EU

 

Por María Isabel Párraga