Iglesia y política

Categorías

Opiniones

Iglesia y política

Conviene recordar varias acepciones del término Iglesia para precisar su relación con la política, de la cual podemos distinguir también varios sentidos.

Iglesia es una palabra derivada del griego ekklesía, la cual significa asamblea, congregación. Históricamente ha quedado fijo su uso para denominar el conglomerado de los creyentes en Cristo, conjunto que a través de los siglos se ha diversificado, como efecto de rupturas y separaciones de distinta índole (cismas, herejías). Un movimiento de data relativamente reciente, el ecumenismo, viene propiciando, entre otras cosas, encuentros entre las varias confesiones para impulsar una progresiva unidad de los cristianos.

En Venezuela y en muchos países, particularmente del Occidente, se da una adhesión mayoritaria de la población a la Iglesia Católica; ésta se identifica como el tronco cristiano original, que tiene como distintivo fundamental la autoridad máxima del Papa, a quien se estima Obispo de Roma, Sucesor de san Pedro.

Volviendo al término Iglesia (y concretándolo en la católica y, más concretamente, la de nuestro país) resulta necesario registrar en aquél varios sentidos: a) el primero y básico es el de conglomerado o conjunto de los creyentes, y así decimos que la gran mayoría de los venezolanos adhiere a la Iglesia, la cual ha marcado la historia, la cultura, de nuestro pueblo, desde el encuentro constituyente de hace cinco siglos; b) otro,  segundo, es el de la autoridad o jerarquía, en ella, y, más concreta y centralmente todavía, el Episcopado o Conferencia Episcopal Venezolana (asociación de los obispos). Así corrientemente se dice que “la Iglesia ha fijado posición ante la realidad nacional”, cuando nuestro Episcopado ha hecho una declaración.

La aplicación del término Iglesia no se reduce a estos dos significados. Pensemos en expresiones plenamente legítimas como las siguientes: “Todo creyente bautizado es Iglesia”, “yo bautizado (miembro de una familia, trabajador, estudiante, político…) soy Iglesia”, “los laicos (seglares) son la Iglesia en su casi totalidad”. San Pablo definió a la Iglesia cuerpo de Cristo (1 Co 12), cuyos miembros todos -con diversidad de dones, carismas, funciones- son y han de ser activos y corresponsables, del pueblo de Dios.

“La Iglesia (en referencia a la jerarquía) debe decir una palabra y asumir una postura profética en la presente crisis nacional”. Es una frase que se escucha con frecuencia. Pero es muy importante no identificar simplemente el decir-actuar de la Iglesia con lo que hace-debe hacer su representación jerárquica. A los obispos les corresponde una responsabilidad primaria en el ejercicio de la misión evangelizadora de la Iglesia; con todo, no la totaliza. A los laicos les corresponde también un obligante protagonismo, de modo particular en lo tocante a contribuir en la construcción de una nueva sociedad, tarea que les es más propia y peculiar.

En esta materia socio-política, hay dos peligros a evitar: el ausentismo y el clericalismo. A saber, la automarginación de la jerarquía (obispos, presbíteros) en ese campo, como si lo pastoral no tuviese que ver con lo temporal; y la indebida injerencia del clero en tareas peculiares de los laicos bajo propia responsabilidad, como son el ejercicio del poder y la actividad partidista.

Algo que quisiera recalcar aquí es la responsabilidad de los católicos, todos, en asumir la política (es decir, presencia activa, corresponsable, en la “polis”, la ciudad, la convivencia ciudadana) como exigencia de su condición humana y vocación cristiana. Y la jerarquía en la Iglesia tiene como una de sus tareas indeclinables el contribuir a la formación y el estímulo de los laicos para un protagonismo efectivo, servicial, en ese campo, especialmente cuando la suerte de la “polis” (dignidad del ser humano y bien común básico,) está en juego. Como sucede hoy en Venezuela

Dios creó al ser humano como “ser político” y de esto el Señor Jesucristo pedirá cuentas (ver Mateo 25, 31-46). Lo “religioso” y lo “eclesial” no son alienantes de esta ciudad terrena, sino, al contrario, exigen un ineludible compromiso cristiano para la construcción de una “nueva sociedad”

 

Ovidio Pérez Morales

 

Comparte esta noticia:

Contáctanos

Envíe sus comentarios, informaciones, preguntas, dudas y síguenos en nuestras redes sociales

Publicidad

Si desea obtener información acerca de
cómo publicar con nosotros puedes Escríbirnos

Nuestro Boletín de noticias

Suscríbase a nuestro boletín y le enviaremos por correo electrónico las últimas publicaciones.