El reto del CNE
marzo 15, 2013 8:47 am

Muchos venezolanos y la comunidad internacional democrática está consciente que el CNE no es imparcial. El CNE es parte del régimen. Con esta realidad el 14A se va a unas elecciones presidenciales, en donde el ventajismo, el abuso de poder y el desequilibrio electoral son un hecho y en donde el voto libre y democrático está en peligro.

 

Esto no debe entenderse como miedo a ir a un proceso electoral, sino como una advertencia de las dificultades que enfrentan la oposición y los ciudadanos sirviendo esto como reto que debe enfrentarse y vencerse.

 

Las rectoras del CNE deben comprender que la utilización de los recursos, presupuesto y bienes del Estado para una campaña electoral está prohibido por la Constitución y son un delito penado por la ley.

 

El canal del “Estado” al servicio de la campaña oficialista las 24 horas del día es un delito y no es aceptable. Las cadenas abusivas para promocionar al candidato del régimen deben prohibirse.

 

La FAN y el Plan República están cuestionados por la actitud partidista y beligerante del ministro de la Defensa. Deben tomarse medidas en cuanto a la forma de participación de la FAN que restablezcan la confianza en gran parte del electorado, la oposición y la comunidad internacional democrática.

 

El voto libre se ve afectado por el amedrentamiento tecnológico, que implica la captahuellas. Las amenazas veladas y no tan veladas a funcionarios públicos, contratistas del Estado y beneficiarios de las misiones afectan igualmente el voto libre.

 

El amedrentamiento de círculos paramilitares al ciudadano y dirigentes de oposición en campaña afectan el voto democrático. En definitiva, ustedes, mejor que nadie saben los hechos, acciones y omisión que atentan contra una elección libre.

 

Sabemos que a ustedes no les importan mucho las leyes y el Estado de Derecho, pero les recordamos que el poder no es eterno y su actuación está siendo vista por mucha gente nacional e internacionalmente. Si el gobierno gana en esas condiciones será un gobierno débil.

gfernandez@cjlegal.net

 

Fuente: EU

Por Gerardo Fernández