logo azul

“El Pollo” Carvajal dejará al desnudo la estructura narcocriminal del chavismo

Categorías

Opiniones

“El Pollo” Carvajal dejará al desnudo la estructura narcocriminal del chavismo

 

Resulta sorprendente repasar la historia de la formación del chavismo, que de un prólogo que culmina con una intentona golpista fracasada el 4 de febrero del 1992, pasa después a un primer capítulo donde el jefe de los amotinados, el teniente coronel, Hugo Chávez y muchos de sus seguidores, pagan tres años de cárcel; un segundo en el cual tres jefes históricos de la izquierda venezolana, Luís Miquilena, José Vicente Rangel y Manuel Quijada (ya entrados en años), le recomiendan que se olvide de los cuarteles y de los golpes de Estado y funde un partido político civico-militar para que participe en las próximas elecciones presidenciales; y un tercero, cuando el 8 de diciembre 1998, Chávez es electo presidente de la República con un porcentanje de votos que se acerca al 40 por ciento.

 

 

Es importante destacar que el consejo de los “Tres Tristes Tigres” de la izquierda nacional (Miquilena, Rangel, Quijada) se fundaba en la realidad de que el pueblo venezolano llevaba 40 años celebrando elecciones para cambiar sus gobiernos (1958-98) y su cultura política era raigalmente democrática, por lo cual, pasar a cambiarla “pacifícamente”, obligaba a tomar el poder, en una primera fase, disfrazándose de “demócratas”, para después pasar a instaurar el socialismo dictatorial y totalitario por etapas, dando marcha atrás unas veces y avanzando otras, aceptando, incluso, que los partidos democráticos ocuparan espacios de poder no estratégicos, pero sin entregrar nunca el “Poder Ejecutivo”, el que lidera el Presidente y monopoliza el control de las armas y es desde el cual realmente se manda.

 

 

Chávez también, tan temprano como en abril de su primer año de gobierno, logró que la todavía democrática, Corte Suprema de Justicia, le permitiera convocar una Asamblea Constituyente, que si no anuló totalmente la Constitución demócratica vigente, la del 61, si la redujo a un artículado donde el Presidente resultaba un “monarca”.

 

Señalemos, sin embargo, que esta estrategia de socialismo o capitalismo “híbrido”, “mixto”, que gira hacia donde decida el “mandamás”, le proporcionaron al “teniente coronel” unos comienzos realmente calamitosos, con protestas y manifestaciones de un país que ya había descubierto la trampa marxista-leninista y se propuso detenerla antes de que su avance se hiciera irreversible, pero, sin duda, que ya se había cometido el pecado original de que un socialista asaltara el “Poder Ejecutivo” dizque constucionalmente, y Chávez logró, incluso, recuperse de un golpe de Estado que lo ha desplazado del poder, “limpiar” la FAN de oficiales constitucionalistas y antichavistas, despedir 25.000 técnicos y obreros de la estatal petrolera, PDVSA, para hacerla totalmente chavista (“roja, rojita” dijo en esa ocasión el presidente de la empresa, Rafael Ramírez) y decretar un control de cambio que puso toda la economía bajo su mando.

 

 

Pero faltaba un tramo, como era aplicarle una suerte de K.O político a la oposición democrática y este se realizó el 15 de febrero del 2004, cuando aceptó ir a un Referendo Revocatorio que permita la nueva Constitución chavista (la “llamada bolivariana) a mitad del período de seis años de gobierno, y valiéndose del nuevo sistema de votación electrónico (las famosas computadoras Smartmatic) y la mayoría de rectores en el CNE, ejecutó un fraude gigantesco que prácticamente lo convirtió en el primer dictador electo “constitucionalmente” en Venezuela y en el continente.

 

 

Pero el 2004 trajó otra sorpresa, como fue el inicio del boom de los precios del crudo que llegó a un pico de 128 dólares el b/d en julio del 2008, y con los cuales, ya Chávez podía afincarse en su estrategia de extremar el concrol de la economía y la política y, conjuntamente, con el “Foro de Sao Paulo”, los hermanos Castro de Cuba y las FARC que en Colombia aun lideraba el Comandante, Manuel Marulanda Vélez, alias “Tiro Fijo”, avanzó en su delirio de restaurar el comunismo sovietico que yacía bajo los escombros del Muro de Berlín en la nueva “tierra prometida” del socialismo marxista, América del Sur.

 

 

Y es en este empinamiento del “socialismo” o “revolución” que ya se hacía llamar “Socialismo del Siglo XXI”, donde aparece por primera vez el nombre del Coronel, Hugo Armando Carvajal Barrios, alias “El Pollo”, quien se había graduado en la Academia Militar en la Promoción, Pedro Camejo, de 1980 (donde ocupa el lugar 59) y tiene entre sus instructores a un teniente que que se había convertido en su amigo, asesor político e ideólogo: el teniente, Hugo Chávez.

 

 

Este último lo arrastra al golpe de Estado del 92, no lo deja sólo cuando es encacerlado en el cuartel San Carlos y cuando toma el poder en el 98, lo nombra Comandante del Batallón de Armamento “Capitán Manuel Toro”, uno de los más importantes del país, ubicado en el estratégico, Estado Aragua.

 

 

Pero lo tiene destinado para una función más fundamental y en el 2002 (ya como Coronel) lo envía a la Dirección General Sectorial de Inteligencia, DGSIM, cuya subdirección asume por un año, y en el 2004 pasa a ser Director, cargo que asume durante siete años, pues en el 2012 pasó a retiro como Mayor General.

 

 

Y es desde sus responsabilidades como jefe de la DGSIM de donde surgen los cargos y acusaciones que oirá desde esta semana en tribunales de EEUU, donde hay pruebas de que fue una ficha clave para respaldar las políticas chavistas que rompieron las relaciones de hermandad y cooperación con los gobiernos de la democracia colombiana, para convertir el país en socio de las FARC, el ELN, el EPL y los nuevos carteles de la droga como el Clan del Golfo y el cartel de Sinaloa de México, con los cuales Venezuela pasa a ser el quinto país en la exportación de cocaína del mundo.

 

 

Esta nueva alianza va pareja a la expulsión de la DEA y de la Misión Militar Norteamericana de Venezuela y el acercamiento de Chávez a países con relaciones no del todo amistosas con los yanquis como Rusia, China e Irán, con los cuales se articula, no solo la importación de armas, sino de equipos y dinero para propinarle la estocada mortal al capitalismo y al imperialismo gringo.

 

 

Son los tiempos también en que empiezan a ingresar al país los primeros grupos de terroristas del Hezbolá, Hamas y la Guardia Islámica, con los que se inicia la construcción de bases y escuelas de entrenamiento para enterrar al “Gran Satán”.

 

 

Entretanto, bases áereas en Apure, Carabobo y Guárico, así como las playas de los Estados Anzoategui, Sucre y Nueva Esparta, son vigiladas por guarcostas del Ejército para que los embarques de cocaina al Caribe, los Estados Unidos, Europa y África fluyan sin molestias.

 

 

Puede agregarse, igualmente, que la DGSIM de “El Pollo” es también la plataforma de envio de ingentes cantidades de dólares a los partidos y gobiernos amigos de Cuba, Nicaragua, Ecuador, Brasil, Ecuador, Argentina y Uruguay.

 

 

Los izquierdistas de Ollanta Humala, de Gustavo Petro, de Cristina Kirchner, de Pablo Iglesias y Juan Carlos Monedero, el cura Lugo de Paraguay (antes de ser presidente), AMLO (de México), cuando luchaba por la presidencia, toda esta jauría y muchos más, puede decirse que tenían un superfuncionario que era el responsable de que DOS BILLONES de dólares del boom petrolero del 2004-2008, se tirarán al cesto de la basura revolucionario.

 

 

Pero “El Pollo” Carvajal también desbarató la conspiración con que un exchavista del mayor rango, Francisco Arias Cárdenas y Luis Miquilena se alzaron contra su jefe Chávez en el 2003, así como maniobró contra el general Raúl Baduel cuando este se separó de las filas chavistas en el 2006 y no vaciló en llevarlo a la cárcel el año siguiente.

 

 

Pero el nombre del “Pollo” ya había llamado la atención de los EEUU y en el 2008, es sancionado por la Oficina de Control de Activos Extranjeros (OFAC) junto al general, Henry Rangel Silva, y el capitán y exministro del Interior, Ramón Rodríguez Chacín, por sus actividades terroristas y antinorteamericanas.

 

 

De todas maneras, ya para el 2011 estaba previsto su pase a retiro pero por solicitud de Chávez se el extiende un tiempo mayor de actividad hasta el 2012, estando fuera de servicio cuando muerte su amigo y protector, Chávez, de un cáncer de pelvis el 5 de marzo del 2013.

 

 

¿Qué hacer con este tiburón fuera del mar?, se pregunta el nuevo presidente Nicolás Maduro?, y en julio del 2014 surge un impase con el gobierno de Holanda, cuando Estados Unidos protesta por su nombramiento como cónsul de Aruba y el Departamento de Estado pide y logra su detención como reo de las autoridades norteamericanas por sus actividades y complicidad con el narcotráfico mientras se tramita su extradición.

 

 

El gobierno de Maduro pone el grito en el cielo, alega que Carvajal disfruta de inmunidad diplomátidad, amenaza con represalias a las autoridades arubanas y así el gobierno de los Países Bajos acuerda su libertad y “El Pollo” regresa a Caracas como un “héroe nacional”.

 

 

Fue su último momento de gloria en la “revolución” y el “sistema” que tanto contribuyó a consolidar, pues su próxima actividad en la política fue aceptar una postulación como diputado en las elecciones parlamentarias del 6 de diciembre del 2015, para ver como la oposición ganaba la Asamblea Nacional con mayoría absoluta y el gobierno empezaba a perder posición tras posición que hacía prever que para el 2016 no duraría mucho tiempo.

 

 

Como parlamentario, entonces, “El Pollo” fue alejándose del madurismo, cada día postula más y más que es un parlamentario “independiente” y en el 2019, cuando Juan Guaidó, se declara “Presidente Interino” con el apoyo de una mayoría parlamentaria, tiene entre sus partidarios al “Pollo” Carvajal.

 

 

No le queda mucho tiempo más en el país, pues a mediados de marzo abandona Venezuela e ingresa clandestinamente a España, donde el 12 de abril es capturado en la residencia de uno de sus hijos, conducido a prisión y desde ahí comienza a enfrentar una petición de extradición de los EEUU, país que le imputa la realización de actividades relacionadas con el “narcotráfico y el crimen organizado”.

 

 

Milagrosamente la “Audiencia Nacional” española rechazó la “solicitud de extradición”, que luego fue revocada por un recurso que aplicó la Fiscalía, anulado a su vez por un tribunal que reconoció la extradición el 8 de noviembre del 2019, pero que no se hizo efectiva porque “El Pollo” se fugó del domicilio donde residía.

 

 

“El Pollo” es ahora un enjuiciado fugitivo y la justicia norteamericana ofrece 10 millones de dólares por su captura, hasta que el 9 de septiembre es nuevamente capturado. Para entonces el gobierno venezolano también ha solicitado su extradición “por traición a la patria”, pero ha sido al final la justicia norteamericana quien gana la puja por enjuiciar al “Pollo”, pues hace dos días fue trasladado de España al país de Washington, donde debe contarle a las autoridades judiciales sus andanzas por las ilicitudes de un desgobierno que destrozó a Venezuela y el destino de “El Pollo”, Hugo Armando Carvajal también.

 

 
Manuel Malaver

@MMalaverM

Comparte esta noticia:

Contáctanos

Envíe sus comentarios, informaciones, preguntas, dudas y síguenos en nuestras redes sociales

Publicidad

Si desea obtener información acerca de
cómo publicar con nosotros puedes Escríbirnos

Nuestro Boletín de noticias

Suscríbase a nuestro boletín y le enviaremos por correo electrónico las últimas publicaciones.