logo azul

Democracias, democracia

Categorías

Opiniones

Democracias, democracia

En una Corte Federal de Florida el Departamento de Justicia estadounidense imputa al expresidente Donald Trump por cargos penales relacionados con la posesión documentos clasificados como secretos según la ley, negativa a devolverlos a la oficina competente y obstrucción de la justicia. La jueza federal que lleva el caso fue designada por el hoy imputado, según las previsiones constitucionales allá.El Presidente Biden no se mete en eso. Polémica política por el asunto hay, dados el clima político polarizado y que en las elecciones del año que viene Trump es fuerte precandidato presidencial. Pero en la separación de poderes cada órgano es autónomo y su competencia limitada, la moraleja es que nadie está por encima de la ley.

 

 

En Londres el parlamento conoce el informe de la comisión especial designada para investigar el partygate, caso que desembocó en la renuncia del popular Primer Ministro Boris Johnson. Durante la pandemia, cuando la vida de la gente sufría severas restricciones, en la sede de la jefatura del gobierno se hicieron varias fiestas. Interpelado en la Cámara, el gobernante lo negó. Un informe policial lo dejó en evidencia. En su propio partido fue creciendo el descontento hasta que resultó insostenible. Ahora, el comité propone sanciones que incluyen revocarle el pase para entrar al Palacio de Westminster, edificio del parlamento. Lo acusan de haber mentido deliberadamente al cuerpo, lo cual es considerado muy grave.

 

 

La democracia en los Estados Unidos tiene dos siglos de estabilidad. La británica es muy antigua y es producto de la evolución histórico tradicional de un sistema originalmente estamental que empezó por limitar los poderes al monarca. En el siglo XIII se decidió que los ingresos y gastos oficiales estarían en un presupuesto público de aprobación parlamentaria. Asignatura aún pendiente en otros lados y que entre nosotros ha retrocedido en transparencia. No son democracias perfectas, ninguna en ninguna parte lo es. En los medios que funcionan libremente, en la opinión pública e incluso en medios académicos, podremos ver muchas críticas, lo cual es sano para que la democracia pueda corregir sus fallas y resolver sus problemas.

 

 

Uno no es envidioso pero, cómo se hace. Lo fundamental es que la democracia implica poder limitado, no absoluto; institucional, no personal; distribuido, no concentrado y sometido al control del pueblo mediante su voto libre. ¿Perfecta? No, pero así debe ser.

 

 

 

 Ramón Guillermo Aveledo

Comparte esta noticia:

Contáctanos

Envíe sus comentarios, informaciones, preguntas, dudas y síguenos en nuestras redes sociales

Publicidad

Si desea obtener información acerca de
cómo publicar con nosotros puedes Escríbirnos

Nuestro Boletín de noticias

Suscríbase a nuestro boletín y le enviaremos por correo electrónico las últimas publicaciones.