Capriles frente al ventajismo
marzo 18, 2013 7:56 am

La diferencia entre un politiquero y un político con visión de estadista se puede establecer cuando el politiquero, para tomar una decisión importante, saca la calculadora para determinar si a su persona o a sus planes políticos particulares le conviene o no una decisión determinada, mientras que quien hace política con visión de Estado toma la decisión en función de lo que le conviene al presente y al futuro de su patria, independientemente de que lo exponga a riesgos personales o a la conveniencia de su carrera política.

 

Esa fue la diferencia que marcó Henrique Capriles cuando asumió la candidatura de la Unidad Democrática, no para competir con otro candidato en igualdad de condiciones, sino para exponerlo todo enfrentando al ventajismo obsceno que hoy se practica en el país y diciendo que no lo hace por aspiración de ser Presidente, sino por sentir la responsabilidad de defender todos los derechos de los venezolanos y de luchar por hacerlos respetar, presentando su candidatura como la alternativa válida que con valentía y con la verdad por delante le ofrece al pueblo venezolano la manera pacífica para producir un cambio político por la vía democrática, derrotando los grandes obstáculos que significa enfrentarse a todo el Estado venezolano, con personeros que todos los días violan la Constitución para preservar sus posiciones de poder, mientras nuestro pueblo sufre las consecuencias del alto costo de la vida, la escasez, los apagones y la inseguridad personal, por nombrar algunas de las calamidades que afectan la calidad de vida de todos los ciudadanos que vivimos en este país.

 

Un ejemplo muy claro del ventajismo al que hacemos referencia es el hecho de que el candidato del actual oficialismo designó entre los miembros de su Comando de Campaña a varios ministros, y el ministro y también presidente de PDVSA violando claramente la Constitución dice que toda PDVSA está al servicio del candidato que le garantiza a él seguir en el cargo que tiene.

 

Para sustentar la afirmación de que este Gobierno provisional decidió ponerse al margen de la Constitución, cito textualmente la primera parte del Artículo 145 de nuestra Carta Magna: “Los funcionarios públicos y funcionarias públicas están al servicio del Estado y no de parcialidad política alguna. Su nombramiento y remoción no podrán estar determinados por la afiliación u orientación política”.

 

Fuente: La Verdad

Por Omar Barboza