Nuestra separación de la MUD

Posted on: julio 8th, 2018 by Laura Espinoza No Comments

Entre las razones que el secretario nacional regional de AD, Henry Ramos Allup menciona como detonantes del retiro del partido de la tolda blanca de la MUD se halla el incumplimiento del acuerdo que en el 2017 suscribieron los partidos políticos para formar un gobierno de unidad nacional.

 

 

 

Sin muertos ni heridos, sin insultos ni ofensas, sin guerras de ninguna especie, ni sucias ni no sucias, en declaraciones ante los medios de comunicación asistentes a la sesión solemne del jueves 05 de julio en la Asamblea Nacional, anunciamos la separación de AD de la MUD por las razones detalladamente expuestas en las respuestas que dimos a las preguntas de los comunicadores allí presentes. El tema venía rodando rumorosamente en algunos medios y uno de ellos en particular informó con bastante precisión con datos de primera fuente. Imposible reproducir en el limitado espacio de este artículo la cantidad de preguntas hechas y las respuestas claras y a satisfacción de los formulantes, pero el evento íntegro, a salvo de interpretaciones, puede verse y escucharse en los canales y páginas del ciberespacio.

 

 

 

Ciertamente, hubo temas de interés sobre los que no hubo preguntas pero resultaba imposible abarcarlos todos y será en los próximos días cuando todas las interrogantes vayan paulatinamente despejándose. Creo que hasta ahora lo más importante, tan importante como las razones mismas que motivaron nuestra separación de la MUD o la permanencia en ella de otras organizaciones, es que nadie se hubiese atribuido la responsabilidad en los muchos éxitos y fracasos que como organización ha tenido la MUD desde su constitución hasta esta fecha. Dicho lo mismo en otras palabras: todos, los que permanecen en la MUD y quienes ya no estamos en ella, somos colectivamente responsables de sus éxitos y fracasos.

 

 

 

Los temas determinantes de nuestro retiro, todos de la misma importancia, fueron: La dificultad durante meses para designar el secretario ejecutivo y consiguientes complicaciones por la omisión;  el no cumplimiento del acuerdo del 19 de julio de 2017 suscrito por todos los partidos políticos y anunciado ante el país, que comprendía la escogencia del candidato presidencial en primarias abiertas, la consagración de la no reelección presidencial y el gobierno de unidad nacional sin exclusiones ni sectarismos partidistas; nuestra gravísima falla comunicacional, tardía  en los tiempos y precaria en  la forma, en el fondo y en las vocerías y la permanencia de la dirigencia fundamental de la MUD en la capital sin desplazamiento conjunto por todo el país en un programa sólido de información a la ciudadanía muchas veces programado y nunca realizado.

 

 

 

Importante decir que por más que los especuladores de siempre hablen de razones no reveladas detrás de la decisión, no hay tales secretos, ni argumentos de fachada ni facturas engavetadas ni nada que se le parezca. Hay que decir también que la fruta siempre trae el gusano: es destacable que denostadores seculares de la MUD clamantes de su desaparición, que a cada momento nos increpaban por nuestra presencia en ella, ahora nos insulten con mayor encono porque los hemos complacido involuntariamente al retirarnos. Mientras estuvimos nos acusaron de los peores delitos y de estar al servicio del régimen y ahora nos acusan de lo mismo por retirarnos. Nada difícil ubicar las razones del tufo. Hay opinantes asalariados muy bien remunerados en la misma nómina que siempre atacan a los mismos y defienden a los mismos. Responden al mismo negocio y son palafrenes de los mismos intereses.

 

 

 

No hay que alarmarse porque la MUD atraviese problemas funcionales y operativos o porque en su seno se debatan agendas partidistas y personales contrapuestas. Eso es natural aunque cueste entenderlo. Las diferencias y discusiones -para repetirlo con un estrujado lugar común- existen hasta en el seno de las familias y tanto más en organismos en los cuales concurren personas e instituciones de naturaleza diversa. Que a pesar de ello deban ser sólidamente unitarios los objetivos, estrategias, tácticas y conductas es el deseo y el reclamo de todos y eso es lo que no hemos logrado. Quienes estamos preocupados por el tema estamos obligados a explorar vías de solución en vez de permanecer atrapados dentro del problema e inmovilizados en su inercia. Y en cuanto a que la MUD es una especie de coto hermético e impenetrable donde para empeorar la cerrazón los 4 principales partidos piensan y deciden por todos, queda desmentido por el impulso de que la propia MUD dio al Frente Amplio (ahora tan criticado como la MUD), para que se incorporaran al tema de las políticas opositoras organizaciones no partidistas, universitarias, estudiantiles, eclesiales, empresariales, laborales, comunicacionales e incluso del denominado chavismo disidente. De nuestra parte, los adecos vamos a hacer lo que siempre hemos hecho y sabemos hacer: recorrer el país palmo a palmo y estrechar las relaciones con nuestro pueblo, escuchar sus reclamos, sus críticas, sus consejos y convencerlo de que sí hay futuro.  Lo demás es agua de borrajas.

 

 

 

Henry Ramos Allup

“El compromiso unitario del 19-07-2017”

Posted on: junio 24th, 2018 by Laura Espinoza No Comments

 

 

Sin duda, fue una falla de la MUD no haber dado suficiente publicidad al “Compromiso Unitario para la Gobernabilidad” que suscribimos y anunciamos ante el país el 19 de julio de 2017 AD, PJ, UNT, VP, MPV, LCR, AP, ABP, Vente Venezuela, Proyecto Venezuela, Cuentas Claras, Gente Emergente, Convergencia, Unparve, Fuerza del Cambio, Noe, Visión Venezuela, Movimiento Republicano, Fuerza Liberal, Moverse y Va Palante, veintiuna organizaciones políticas en total, delineando lo que constituiría la ruta de las fuerzas políticas democráticas de oposición para lograr el cambio constitucional del régimen encabezado por Nicolás Maduro. El citado compromiso tiene plena vigencia y traza una ruta inequívoca, aunque por conveniencias inconfesables hubiese sido total o parcialmente incumplido por varias de las organizaciones que lo suscribieron. Ellas están obligadas a explicar su conducta ante el país, en vez de continuar escarbando con lamentos tardíos las consecuencias que produjeron los hechos que ellas mismas generaron.

 

 

 

 

El compromiso contempla los que serían objetivos del próximo gobierno, entre ellos la justicia social como prioridad; la atención inmediata de la crisis humanitaria, con énfasis en alimentación y salud; el fortalecimiento  de la unidad de las fuerzas políticas democráticas y de todas las organizaciones de la sociedad civil (trabajadores, estudiantes, empresarios, iglesias); el gobierno de Unidad Nacional amplio, plural y eficiente, sin sectarismos políticos ni hegemonías sectoriales; el cese de las persecuciones;  la liberación plena de los presos políticos; el regreso de los exiliados; el respeto a la Constitución y al estado de derecho; el fortalecimiento de la descentralización; el reconocimiento y cooperación con todas las autoridades nacionales, regionales y municipales legítimamente designadas. Y dos aspectos políticos sumamente importantes: la selección del candidato presidencial de la unidad mediante el método de elección primaria universal, directa y secreta con observancia del principio de un elector un voto, y la renuncia expresa del candidato a la reelección presidencial.

 

 

 

 

Aunque tienta comentar detalladamente el texto del compromiso, porque contiene aspectos de suma importancia que deben ser del conocimiento general, vamos a referirnos a otros temas que son también de interés muy actual y sirven para explicar los muchos problemas que vienen afectando a la unidad que nos exige la inmensa mayoría de los venezolanos. Podemos asegurar que el incumplimiento de ese compromiso por algunos factores políticos e individualidades es lo que ha afectado y continúa afectando la unidad. O dicho en otras palabras: si el compromiso de no participar sin condiciones electorales hubiese sido respetado y acatado por todos, hoy Maduro no estuviera donde está ni se hubiera producido el sainete del pasado 20 de mayo. O lo que viene a ser lo mismo: de haberse respetado el acuerdo, los venezolanos hubiesen concurrido  masivamente a votar y elegido por abrumadora mayoría un nuevo Presidente de la República. Lamentable y paradójico que algún factor incumpliera  el compromiso unitario para después acordar con el régimen otro compromiso para convertirse a su vez en víctima de un incumplimiento. Cazador cazado.

 

 

 

Además de las violaciones a los compromisos y acuerdos, hay que mencionar otras circunstancias que también afectan la unidad: las agendas y planes de sectores plutocráticos prófugos por encima del interés nacional, casi todos concebidos, dirigidos y monitoreados desde el exterior, con sus campañas comunicacionales erosivas, sus lobbistas internacionales y sus corresponsalías vernáculas. Esos factores se proponen establecer su proyecto eterno: una seudodemocracia estrafalaria, antipolítica, corporativa, sin partidos, sin sindicatos, sin gremios, sin organizaciones no gubernamentales, sólo con políticos de sus nóminas, es decir, una democracia que no es tal sino mera sustitución de un régimen hegemónico y autoritario por otro de iguales características pero de otro signo ideológico. Súmele a esta cacofonía la fantasía de confiar nuestro futuro a factores exógenos, de continuar poniendo el acento en la agenda internacional en desmedro de la interna y de seguir alentando la esperanza de una solución fundamentada en trucos, hechos azarientos, mágicos, astrales que vienen anunciándose burlescamente desde hace años como si se tratara de la llegada del Mesías.

 

 

Henry Ramos Allup

Votar o no votar

Posted on: abril 29th, 2018 by Laura Espinoza No Comments

 

 

 

El diputado Henry Ramos Allup aclara que el Frente Amplio Venezuela Libre (FAVL) no participará en las elecciones de mayo hasta que no haya condiciones y garantías para ejercer el derecho al voto.

 

 

 

La CRBV estableció el voto como un derecho y suprimió el imperativo de la Constitución de 1961 que lo establecía como un deber. Siendo entonces un derecho, que como todo derecho puede ser o no ejercido, no puede haber sanción alguna en caso de que no se ejerza. Lo primero que debemos denunciar es que el régimen de Maduro a través del árbitro electoral, que en vez de actuar imparcialmente procede como instrumento del gobierno, sanciona a las organizaciones políticas con el extremo de la ilegalización porque hagan uso del derecho de no presentar candidatos propios ni respaldar candidato alguno en determinado proceso. Cualquier partido o persona puede presentar o no candidatos, llamar a votar o a abstenerse, argumentar a favor o en contra de esas propuestas, pero en ninguno de tales supuestos puede ser objeto de sanciones. Al menos no en un sistema donde el derecho sea tema respetable.

 

 

 

Ante la convocatoria a elecciones presidenciales para el próximo 20 de mayo, algunas organizaciones y precandidatos, antes y después de la convocatoria, manifestaron disposición a participar “a todo evento” (frasecita que da cuerda a todo tipo de comentarios) y llegar hasta el final, aun cuando el proceso fue convocado en abierta violación de las normas en cuanto a condiciones y lapsos. Otras organizaciones y precandidatos hemos manifestado, no sólo que el candidato único de la oposición debe escogerse en elecciones primarias de participación abierta, como lo suscribieron todas las organizaciones políticas de oposición en el documento que suscribimos y anunciamos ante el país el 17 de julio de 2017, sino también que la inscripción y respaldo de ese candidato libremente escogido en primarias, debía luchar por mejores condiciones electorales para poder participar e incluso comprometerse a su retiro si esa mejora no se lograra o si empeoraran las condiciones ya desfavorables. La mayoría de los opositores insistimos en honrar ese compromiso. Otros le pasaron por encima.

 

 

 

Algunos opinantes han criticado a los partidos que, coincidiendo en esta posición con el denominado Frente Amplio Venezuela Libre (FAVL), no participaremos en este proceso electoral presidencial. Han dicho que hemos concurrido a elecciones anteriores “en las mismas condiciones” que se presentan para las elecciones del próximo 20M y que el cambio de actitud obedece más al chantaje de factores internos y externos al que nos hemos dejado arrastrar por pura cobardía, que a una decisión producto del análisis y de la convicción. No voy responder el argumento colateral del chantaje que distraiga el tema principal de si hay o no condiciones de participación o si se debe o no participar “a todo evento”. A tales comentaristas recuerdo, primero, que su misma trayectoria política no ha sido lineal sino zigzagueante y no por razones de impudicia sino por el cambio de las condiciones objetivas en que tuvieron que actuar y si esas condiciones cambiaron también debieron cambiar sus posiciones políticas. En segundo lugar, les recordamos que la comunidad internacional, por una mayoría tan abrumadora que impide notar las minúsculas excepciones, ha denunciado esas elecciones en términos idénticos a los que muchos hemos expresado aquí en nuestro país. En tercer lugar, que participamos en las elecciones parlamentarias del 6DIC2015 porque las condiciones eran normales; que esas condiciones empeoraron gravemente para las elecciones de gobernadores del 15OCT2017 y así se mantuvieron en las de alcaldes del 10DIC2017 (y por ello nos abstuvimos) y son las mismas imperantes para las presidenciales del 20MAY2018. En cuarto lugar, que en el FAVL hemos dicho que luchamos por mejores condiciones electorales que ahora no existen y que si las logramos estamos dispuestos a participar, a despecho de los que aquí o en la holganza y ociosidad de la distancia dicen que primero tenemos que sacar al gobierno (sin decir cómo) para después concurrir a cualquier proceso electoral y que, en consecuencia, es inútil u ocioso luchar por mejorar las condiciones. Y eso lo dicen voceros y voceras que han participado en anteriores procesos durante este gobierno, con condiciones y garantías, claro está, que incluso hicieron posible sus propias elecciones como gobernadores, alcaldes y diputados.

 

 

 

Nosotros no nos hemos proclamado abstencionistas mientras este gobierno esté ahí, porque nuestra propia participación electoral en eventos anteriores lo desmentiría. Lo que hemos dicho y sostenemos es que queremos votar pero que no lo haremos ni vamos a participar mientras no haya condiciones ni garantías para hacerlo.

 
Henry Ramos Allup

La petromoneda

Posted on: diciembre 12th, 2017 by Laura Espinoza No Comments

 

 

 

Nace muerta la moneda virtual que pretende implementar Maduro, de acuerdo con el diputado Henry Ramos Allup, porque el régimen destruyó el aparato productivo, arruinó la economía nacional e infundió una espantosa desconfianza (nacional e internacionalmente) al acabar con la democracia.

 

 

Tan revolucionario como siempre, el gobierno anuncia que ha resuelto incursionar en el campo de las monedas virtuales emitiendo una tal “Petrocoin “ o “Petromoneda” para, según su decir, desbaratar el cerco tendido por el capitalismo internacional mediante la aplicación de sanciones económicas que han mermado nuestros ingresos en divisas, restringido insoportablemente nuestras importaciones de comida y alimentos, desplomado nuestro signo monetario y precipitado el “default”. De todo esto y mucho más se ha autocalificado como víctima el mismo gobierno que desmadra nuestro pobre país desde hace dieciocho años.

 

 

Dice el gobierno que como las monedas virtuales no son manipulables por los dueños de las monedas convencionales que deciden las sanciones internacionales, a falta de dólares o euros el régimen dispondrá de suficientes “petrocoins” para negociar a manos sueltas lo que desee. ¡¡¡Oh milagro!!!

 

 

Vale recordar que no es la primera vez que el régimen entrepitea en materia monetaria. Precisamente por su intromisión manipulando el flujo monetario y emitiendo dinero inorgánico, ha logrado envilecer la moneda al punto de que hoy tiene menos valor que el papel y la tinta de los billetes donde se halla impresa, no obstante que en algún momento el padre de esta desgracia hubiera tenido el cinismo y desfachatez de adjetivar como “fuerte” nuestro misérrimo signo monetario. Por ahí rueda una grabación que en estos meses de espantosa devaluación se ha hecho viral, reproduciendo el mensaje anual del 15 de enero de 2010 de Chávez ante la anterior AN, en el cual afirmaba que era tan acertada la política económica del gobierno que la paridad del bolívar “fuerte” se situaría al cambio de 4,30 al par del dólar petrolero, se burlaba de los que compraban dólares e insultaba a quienes decían que estábamos en puertas de una “espantosa devaluación”

 

 

 

Recuérdese aquella otra de Chávez cuando se le ocurrió en el 2007 repetir la primitiva idea de fundar una economía basada en el trueque para liberarse del intercambio mercantil. A partir de ese año se crearon monedas comunitarias reconocidas por el Banco Central de Venezuela, como el guaicaipuro, el negro primero, la lionza, el zambo, el momoy, el ticoporo, la paria, el turimiquire, el cimarrón, el tamunangue, el relámpago, el guaquerí, el cóndor y el zamorano, todas desaparecidas por falta de aceptación de la gente. En noviembre del 2008, Chávez planteó la estupidez del “Sucre” (acrónimo del Sistema Unitario de Compensación Regional) que adoptaron los países del Alba (¿y qué es de ella?) como unidad monetaria de cuenta para sustituir progresivamente el dólar en los intercambios regionales. Al hoy olvidado acuerdo se sumaron Bolivia, Cuba, Ecuador, Nicaragua, Uruguay, Antigua y Barbuda, Dominica, Granada, San Cristóbal y Nieves, San Vicente y las Granadinas, Santa Lucia, Surinam y Venezuela. Y el año pasado, cuando en el mercado paralelo el cambio bolívar-dólar estaba 100 a 1 y el tipo de cambio oficial 10 a 1, el gobierno invitó a abrir cuentas en dólares en el país, como si alguien fuera imbécil para traer y depositar dólares que costaron 100 bolívares para que se los devolvieran a 10.

 

 

La ocurrencia de moda es el “Petrocoin” o “Petromoneda”. Dice el gobierno que hay atractivo para adquirirla por su solidez, respaldada en las enormes e incomparables reservas de petróleo, gas, coltán, oro, diamantes, hierro y demás con que cuenta nuestro país, argumento absolutamente inconsistente si tomamos en cuenta que con esos mismos elementos nuestro pobre signo monetario anda en el subsuelo, porque la diferencia no son los inexplotados recursos naturales que eventualmente respalden nuestra moneda o la emisión de deuda, sino algo de lo que carece totalmente este gobierno: confianza. Y esa confianza la perdió porque destruyó la democracia, controló para mal y de mil maneras la economía, expropió y confiscó, arruinó el aparato productivo primario, así como la agricultura y la ganadería, quebrantó la Constitución y las leyes, violó los derechos humanos, trató de implantar una hegemonía excluyente en todos los sentidos y se convirtió por sus hechos en un Estado policíaco, en un gobierno fallido y forajido pésimamente reputado en la comunidad internacional. Con semejante lastre la “Petromoneda” nace muerta.

 

 

Henry Ramos Allup
@hramosallup

 

Primero lo económico

Posted on: noviembre 26th, 2017 by Laura Espinoza No Comments

 

El replanteamiento de la agenda y del discurso de la Unidad -enfocados en presentar soluciones efectivas a los graves problemas económicos y sociales- son urgentes, advierte el Secretario General Nacional de Acción Democrática.

 

 

Por eso que se denomina deformación profesional, muchos piensan que la actividad a la que se dedican es la más importante sobre todas las demás. Especialmente en el caso de la política, tiende a pensarse que es como un enorme paraguas debajo del cual está comprendido todo, que todo es político y todo está dentro de la política. Si y no. Que todo o casi todo esté comprendido o en definitiva de alguna manera dependa de lo político, no es menester discutirlo porque es innegable que prácticamente todo lo que guarda relación con la cotidianidad de los ciudadanos, especialmente los asuntos económicos, dependen para bien o para mal de decisiones políticas y casi exclusivamente de decisiones políticas del gobierno. No vamos a detenemos en un tema que por su obviedad no requiere especiales argumentaciones, menos en el caso venezolano por el peso que tiene el Estado en la economía. Pero también es cierto que hay temas que ni tienen que ver ni guardan relación alguna con la política y dependen ya de los hechos propios de las personas, del azar, de las casualidades, de la naturaleza, etcétera.

 

 

Obviamente, nuestra situación no es consecuencia del azar, ni de ninguna calamidad natural ni de que por alguna inexplicable y misteriosa razón el gobierno hubiese hecho las cosas bien y resultaron mal. Todo ha salido mal porque el gobierno lo ha hecho mal y todo empeorará porque el gobierno en vez de rectificar y admitir sus yerros, persevera en sus errores porque sigue profesando la estupidez de que un gobierno autoritario puede renunciar a todo menos a lo que lo mantiene en el poder y que admitir los errores o rectificar es signo de debilidad y ello quiebra o menoscaba el principio autoritario.

 

 

Lo que está ocurriendo en Venezuela, mezcla aterradora de hiperinflación, escasez, colapso de los servicios públicos (salud, educación, electricidad, agua, seguridad, transporte…), falta de divisas para las importaciones esenciales y pare de contar, es pura y estrictamente la consecuencia económica de decisiones políticas, todas, absolutamente todas, responsabilidad del gobierno de Chávez para acá. Resulta inverosímil la excusa del gobierno cuando repite que las sanciones económicas externas son la causa de la situación patética por la que atraviesa Venezuela, cuando más bien son la consecuencia, porque, si a ver vamos, esas sanciones, que también son resultado de decisiones políticas de gobiernos extranjeros, por una parte son posteriores, muy posteriores, a la tragedia económica que vivimos; por la otra, son producto de la conducta de un gobierno universalmente aislado y desacreditado, acusado de violación de los Derechos Humanos, delitos relacionados con el narcotráfico y corrupción.

 

 

La inmensa mayoría de los venezolanos evalúa muy negativamente la gestión del gobierno, pero a pesar de eso acaba de ganar las elecciones de gobernadores en las que se produjo una combinación de factores determinantes del resultado que en este momento no vamos a repetir. En esas elecciones el gobierno mantuvo su techo electoral y los opositores vimos decrecer nuestro caudal en 2,5 millones de sufragios: el porqué de esta circunstancia es lo que debemos examinar y corregir.

 

 

Como conclusión muy general, y sobre todo de cara al futuro, creo que debe replantearse una agenda y un discurso en los cuales se combinen las críticas pero también y sobre todo las soluciones y se dé prioridad a problemas y temas de la cotidianidad, tales como alimentos y medicinas, para citar dos de los más acuciantes, y seamos capaces de recalcar que el paliativo efímero de una bolsa de comida o el asistencialismo puntual a males estructurales no resuelven sino que agravan los problemas que tenemos que resolver. Aunque lo económico sea consecuencia de lo político, planteémosle al ciudadano cómo resolver lo económico para que acepte que eso pasa por la necesidad de cambiar lo político y que mientras lo político no cambie tampoco cambiará lo económico.

 

 

Henry Ramos Allup
@hramosallup

Deuda y default

Posted on: noviembre 12th, 2017 by Laura Espinoza No Comments

 

 

El tema de la deuda creada por Chávez y Maduro, impagada pese a los enormes ingresos de los últimos años, es aquí expuesto y comentado por el secretario general de Acción Democrática.

 

 

Es del saber común que los ciudadanos de cualquier país no conocen de teorías económicas, pero las sienten en su vida cotidiana, patentizadas en situaciones de bienestar o malestar. También es sabido que dichas situaciones son consecuencia de decisiones de los gobiernos, cuyas ejecutorias sólo muy excepcionalmente son sometidas a consultas de la ciudadanía. Si bien los gobiernos disponen a su arbitrio en el marco de atribuciones legalmente establecidas, en los sistemas democráticos sometidos a elecciones periódicas, las gestiones son evaluadas mediante el sufragio popular que puede ser de premio o castigo.

 

 

 

Hacemos estas precisiones a propósito de la espantosa crisis económica que atraviesa nuestro país, caracterizada por la falta de alimentos y medicinas, el colapso de los servicios públicos, la quiebra del aparato productivo privado y público, la ruina de las empresas del Estado incluyendo la industria petrolera generadora de la casi totalidad de las divisas que ingresan al país, la dependencia absoluta de importaciones -70% de cuanto consumimos-, la terrible depreciación del signo monetario y una inflación desbocada que tiene a Venezuela a punto de estallar. En medio de ese tétrico paisaje, cuya responsabilidad el gobierno, siendo el único causante, imputa a todo el mundo menos a sí mismo, reaparece el tema de la descomunal deuda de plazo vencido adquirida por este gobierno, cuyo principal e intereses no está en capacidad de pagar, por lo cual afanosamente busca renegociarla o reestructurarla, casos ambos que deben pasar por el visto bueno de los acreedores y por complicadas gestiones financieras internacionales estrechadas por las sanciones económicas que pesan sobre nuestro país.

 

 

 

No observaremos sólo el tema de la deuda y su negociación o reestructuración, sino también la posición del gobierno que se presenta como víctima en una situación que es imputable sólo a él.

 

 

 

 

Maduro se queja de la deuda, descomunal pero no heredada de gobiernos anteriores sino del régimen entronizado desde 1998 hasta hoy. Esa agobiante deuda la contrajo Chávez y la aumentó Maduro. Chávez tuvo ingresos petroleros sin precedentes, lo cual le permitió arruinar adrede el aparato productivo para así poner a Venezuela a depender de importaciones que controlaba a su antojo (tu comes, tu no comes, a ti te doy divisas y a ti no…), generando una subyugación colectiva que ninguna de las sangrientas dictaduras precedentes había podido lograr. Lo cierto es que los ingresos bajaron, en parte por caída de la producción de una PDVSA podrida de ineficiencia y corrupción, y en parte por la baja de los precios internacionales. Esos ingresos disminuyeron al punto de que no hay sino para medio importar comida, mientras el monto de la deuda impagada y los intereses acumulados crecen constantemente. El dilema es que si pagamos no comemos y si comemos no pagamos. Así las cosas, el gobierno está por declarar default, hecho que se produce cuando un Estado por carecer de dinero deja de realizar los pagos. Al declararse el default, el deudor busca con sus acreedores un acuerdo sobre los pagos pendientes, a través de negociaciones efectuadas en un marco legal internacionalmente convenido, escenario al que el deudor siempre va en desventaja.

 

 

 

Maduro se queja también de que por más intereses que se paguen puntualmente, sigue empeorando nuestra calificación de riesgo-país y con ello también nuestras posibilidades de renegociación o reestructuración de la deuda, haciéndola más costosa de lo que ya es. Se trataría, según Maduro, de una conspiración internacional favorecida por traidores a la Patria que desde adentro y desde afuera ofician como fichas de potencias extranjeras. No se refiere a las verdaderas causas de esa calificación negativa: la tétrica situación nacional signada por la quiebra de la economía y de la democracia, la pésima reputación de su gobierno calificado como fallido y forajido, y las inciertas perspectivas venezolanas ante acreedores que no son filántropos sino simples tenedores de papeles que quieren recuperar su inversión y para ello exigirán cada vez mayores garantías. Eso es lo que hay.

 

 

Henry Ramos Allup

@hramosallup

Las primarias del 10S

Posted on: septiembre 17th, 2017 by Laura Espinoza No Comments

Superando trampas y maniobras del gobierno, y soportando el vendaval de insultos de sus colaboradores del teclado, hemos escogido democráticamente a quienes el 15 de octubre rescatarán las gobernaciones actualmente subordinadas al régimen.

 

 

 

 

Estábamos en la vía acertada cuando, venciendo voluntarismos irracionales a insensatos e insultos de los ya tristemente famosos guerreros del teclado, managers de tribuna y demás colaboradores del régimen disfrazados de opositores radicales, llamamos a inscribir candidatos para lograr en algunos casos consenso y en otros elecciones primarias para escoger a los abanderados de la inmensa mayoría de los venezolanos dispuestos a concurrir a las elecciones de gobernadores finalmente señaladas por el CNE para celebrarse el próximo 15 de octubre. Las mismas andanadas que cuando validamos los partidos ante el CNE para frustrar la maniobra gubernamental de anular la tarjeta de la MUD.

 

 

 

 

Acertados también cuando ante las razonables dudas y consiguientes vacilaciones de factores de la MUD, decidimos asumir en cabeza propia el riesgo de proponer candidatos a las regionales. Sabíamos que al momento y en los días posteriores se desencadenarían los insultos e improperios de quienes creían que torpemente les habíamos puesto un bocado suculento para que se dieran banquete. Asumir el desafío de recuperar para el pueblo mediante el voto las veinte gobernaciones ineficientes actualmente subordinadas al régimen, bien valía la pena de pagar cualquier precio por muy doloroso que fuera. Llueve y escampa, le repetí a mis compañeros abrumados por la riesgosa determinación y la consiguiente andanada de basura arrojada sobre nosotros. Y efectivamente llovió y escampó. Cada día son más claros y en ascenso los datos que reflejan las encuestas y demás sondeos de empresas especializadas en el sentido del número de ciudadanos dispuestos a participar en las elecciones de gobernadores, aun a sabiendas de las enormes desventajas institucionales de los candidatos opositores trente a los de! gobierno, y cada día también mayor el aislamiento de quienes sin proponer alternativa alguna, llaman irresponsablemente a la huelga electoral Por cierto que la otra fiesta que aguamos es la que tenía montada el gobierno creyendo que nos abstendríamos y le regalaríamos con nuestro forfeit las gobernaciones que irremediablemente perderán cuando el pueblo vote el 15-O. Voto mata abstención y trampa.

 

 

 

 

En cuanto a las diecinueve elecciones primarías efectuadas, en dos de ellas (Aragua y Amazonas) se produjeron diversos incidentes cuyo comentario no podemos eludir. En Aragua, proclamado ganador por la Junta Electoral Ismael García después de ser examinadas el 100% de las actas, todas firmadas sin objeciones por todos los testigos incluyendo los del candidato que perdió, éste intentó un recurso de impugnación de los resultados de un centro de votación El recurso es su derecho, más no el de denostar de quien por diez años fue su compañero de partido y a quien en su momento propusieron como candidato a la Alcaldía de Caracas y como diputado que encabezó la lista de la unidad a la Asamblea Nacional a la que resultó electo. No puede admitirse que por el hecho de haber competido y ganado el evento primario, lo conviertan de la noche a la mañana en abominable bestia negra de la política local.

 

 

 

En el caso de Amazonas, revisado y totalizado asimismo el 100% de las actas y las objeciones de las parles, resultó ganador el compañero Bernabé Gutiérrez proclamado por la Junta Electoral Nacional de Primarlas de la MUD. sobre la aspiración del diputado a la AN Julio Ygarza, candidato del gobernador Guarulla. Insólitamente el gobernador, jefe de todo el poder local, incluyendo la gobernación, las alcaldías de Atures y Autana, la policía, la presidenta de la Junta Electoral de Primarias de Amazonas y hasta las líneas locales de transporte, denuncia que su candidato fue víctima del ventajismo y de una enorme trampa, cuando en Amazonas todos saben lo que hicieron el gobernador y su equipo, además del gobierno nacional que en este caso ayudó al candidato del gobernador para ganar una elección que finalmente perdieron ante Bernabé Gutiérrez, que en apenas una semana de campaña despertó los entusiasmos y adhesiones que Guarulla perdió en diecisiete años de gestión gubernamental. Lamentable también en los casos de Aragua y Amazonas es que dirigentes nacionales de partidos que respaldaron a los candidatos perdedores se entrometiesen en asuntos regionales alentando irresponsablemente los excesos que más bien han debido mitigar.

 

 

Henry Ramos Allup

@hramosallup

Las sanciones

Posted on: septiembre 3rd, 2017 by Laura Espinoza No Comments

 

 

No es la dirección opositora la que considera al régimen de Maduro como una dictadura forajida sino toda la comunidad de naciones del mundo, señala el diputado Henry Ramos Allup.

 

 

 

Es tan gigantesca la repulsión del país ante el régimen que nos desgrada desde hace dieciocho años, que hasta las propuestas más extremas y estrafalarias para salir de esta tragedia hallan insólito respaldo en amplios sectores de la opinión nacional. Cuando el régimen en sus estertores trató de concitar el respaldo nacional ante una supuestamente inminente invasión militar extranjera en otro de sus potes de humo distraccionistas, haciendo alardes de una cómica preparación para la defensa del sagrado suelo de la Patria que sólo sirvió para burlas y caricaturas de militares nalgudos y barrigones: damas adiposas, enanos saltarines, voluntarios de utilería, tanques destartalados, peñeros y demás, lo que hizo fue despertar simpatías en lo que denunció como una amenaza. ¡Caramba! ¿Defensores del sagrado suelo de la Patria la ralea de canallas que desde hace tres lustros han permitido la invasión político militar cubana entregándole a Venezuela atada de pies y manos? ¿Defensores quienes cedieron en comodato nuestra vasta frontera occidental a la guerrilla narcoterrorista colombiana? ¿Defensores quienes desistieron de nuestra histórica reclamación del Esequibo? ¿Defensores quienes hipotecaron nuestro país al mundo contrayendo una deuda impagable y rematando a precios viles concesiones mineras y petroleras? Si alguien hizo posible la idea de la Venezuela ocupable por extranjeros fue el régimen antipatriótico chavomadurista.

 

 

 

No se puede abordar el tema de las sanciones económicas adoptadas por el gobierno norteamericano prescindiendo de las causas que las motivaron porque esas medidas no cayeron repentinamente como un rayo sobre la destartalada economía nacional. Ni se trata simplemente de defenderlas o rechazarlas en bloque, chantaje en el que el gobierno trata de colocar a todo el país para sacar fuerza de su debilidad y aislamiento. No. Aunque seguramente repercutirán para agravar nuestra trágica situación económica, el responsable en primera y última instancia es éste desgobierno que las provocó, al colocarse en el mismo plano fallido y forajido que otros regímenes objeto de sanciones parecidas o más extremas La ruina nacional cuenta ya dieciocho años y el anuncio de las sanciones apenas un par de semanas.

 

 

 

Hace pocos días, una vocera del oficialismo tuvo la desfachatez de declarar que cuarenta y ocho horas antes del anuncio de las sanciones, los puertos venezolanos estaban repletos de barcos a punto de descargar un tonelaje incalculable de alimentos y medicinas, y que la milagrosa provisión se detuvo por las medidas, como si el país no supiera que la crisis humanitaria lleva años agravándose y el gobierno ha rechazado sistemáticamente todas las ayudas que podían solucionarla por la tozudez de no admitir que tal crisis existiera.

 

 

 

El gobierno también ha acusado a varios opositores, entre los cuales me hallo, de ser los gestores de las medidas decretadas por el gobierno norteamericano, dizque porque solicitamos su aplicación (lo cual es absolutamente falso) y porque llevamos mucho tiempo denunciando en la comunidad internacional la tragedia que nos asuela (lo cual es absolutamente cierto), hecho éste que según el régimen nos convierte en traidores a la Patria. La pésima reputación de este gobierno y su estatus de dictadura fallida y forajida ante toda la comunidad de naciones, no es invención de la oposición ni consecuencia de sus denuncias, como repite la estridencia oficialista en su discursiva exculpatoria, sino un hecho público y notorio de aceptación universal porque este régimen no soto calza perfectamente en la tipología específica sino que supera sobradamente todos los estándares para ser calificado como tal. Por eso mismo, ha sido abandonado hasta por sus supuestos aliados que no son tales y que sólo están preocupados porque ven peligrar sus intereses económicos (China y Rusia en ese orden), y en cualquier momento transan en la mesa con otras grandes potencias a una Venezuela que les interesa sólo como un negocio.

 

 

Henry Ramos Allup

@hramosallup

La consulta popular del 16J

Posted on: julio 23rd, 2017 by Laura Espinoza No Comments

 

 

 

El diputado Henry Ramos considera que el resultado abrumador de la masiva concurrencia que ejerció su derecho a la rebelión el domingo pasado es un triunfo sin precedentes.

 

 

Organizada en apenas 12 días, sin cuñas ni propaganda, convocando sólo a través de las redes sociales, con recursos económicos ínfimos, sin CNE ni Plan República, pese a las amenazas e intimidaciones del régimen sobre los funcionarios públicos y ciudadanía en general, en fin, en medio de circunstancias nada propicias, la AN y la MUD promovimos la Consulta Popular del domingo 16J para preguntar directamente a los integrantes de la soberanía sobre su rechazo o aceptación a la constituyente espuria violatoria de la CRBV propuesta por Maduro; sobre demandar a la Fuerza Armada Nacional y a los funcionarios públicos si defenderían o no la Constitución de 1999 y las decisiones de la AN y finalmente si aprobaban o no la renovación de los poderes públicos de conformidad con la CRBV y la realización de elecciones libres y transparentes, así como la conformación de un gobierno de unión nacional para restituir el orden constitucional. La obvia pertinencia de lo consultado, así como el rechazo a quien simboliza las infracciones a la democracia y la institucionalidad, garantizaban por anticipado la concurrencia masiva de la ciudadanía y el resultado abrumador que la consulta produjo.

 

 

 

El mismo día y en el mismo horario, el régimen promovió un simulacro de elecciones de candidatos para la espuria constituyente, procediendo, como siempre lo hace, a efectuar un contra-evento para sabotear o minimizar los efectos del auspiciado por la oposición. Quizás en esto consistió su peor error, porque sirvió para que propios y extraños, la totalidad nacional e internacional, pudieran contrastar la entidad de ambos eventos: el de la oposición, una auténtica y exultante manifestación masiva de ciudadanía, versus el melancólico, desabrido y esmirriado gubernamental al que ni siquiera Maduro como promotor se atrevió a asistir El éxito mismo de la Consulta Popular, resultó admitido por la vocería oficialista que quiso desacreditarlo tildándolo de fraudulento en su contenido y resultados, dedicándole horas de información masificada a través de los medios oficiales de comunicación, mientras, otra torpeza, no emplearon ni segundos al imposible de prestigiar su simulacro electoral.

 

 

 

La gente sabe lo que ocurrió porque lo presenció. Así que huelgan argumentos en cualquier sentido. Al menos en este caso, la misma noche del domingo 16, un inusualmente moderado Maduro, admitía sin decido, con un rostro que hablaba más que mil palabras, la rotundidad, contundencia e impacto de la Consulta y en medio de una cadena para referirse a temas que nadie recuerda, volvía con la cantinela de hipocritones mensajes de paz y llamados aI diálogo. El régimen sabe que quienes en verdad hicieron de la Consulta un triunfo sin precedentes fueron los ciudadanos comunes y corrientes que se automovilizaron, hicieron pacientes colas, armaron y dirigieron las mesas, suministraron la logística (urnas, papel, boletas, actas, comida, seguridad. atención de primeros auxilios y pare de contar) y finalmente levantaron las actas, transmitieron los resultados y se mantuvieron firmes durante toda la jornada como testimonio inquebrantable de democracia. Así aconteció en Venezuela y en todos los lugares del mundo, hasta en los más recónditos donde se hallan venezolanos de la diáspora. Venezuela fue universal el pasado 16 de Julio de 2017: fecha para la Historia grande.

 

 

Henry Ramos Allup

 @hramosallup

Constituyente militar

Posted on: mayo 14th, 2017 by Laura Espinoza No Comments

 

 

Nuestra Carta Magna no contempla una Constituyente para un sector de la población, de modo que una Constituyente militar sería para poner a las fuerzas armadas a tono con el Régimen.

 

 

 

No había terminado el disparatero de Nicolás Maduro de descomponer y caldear el país con su propuesta de asamblea nacional constituyente violatoria de la Constitución, en la que sin consulta popular propuso y dispuso hacerla con un censo electoral no universal y directo sino sectorial y secundario restringido a sus propios adláteres, un evento de él con él (ya calada en el imaginario con el merecido remoquete de “prostituyente”), cuando en otro alarde de insensatez nos anuncia una “constituyente militar”.

Aparte de que la Constitución no prevé nada parecido a la “prostituyente”, mucho menos una supuesta Constituyente para un sector específico de la vida nacional. La prevista en la Constitución es una Constituyente “con el objeto de transformar el Estado, crear un nuevo ordenamiento jurídico y redactar una nueva Constitución” (art, 347), caso en el cual se convoca mediante sufragio universal, directo y secreto de los ciudadanos inscritos en el Registro Electoral Permanente, tanto para decidir si se celebra o no, como para aprobar la bases comiciales que habrán de regirla, como posteriormente para aprobar el texto redactado por esa asamblea del poder originario.

 

 

 

Si el objeto no fuere el señalado en el artículo 347, y la modificación de la Constitución “tiene por objeto la adición o modificación de uno o varios artículos de la Constitución, sin alterar su estructura fundamental” (art. 341), se trata de una enmienda; y si se trata de una reforma constitucional, “que tiene por objeto una revisión parcial de esta Constitución y la sustitución de una o varias de sus normas que no modifiquen la estructura y principios fundamentales del texto constitucional” (art. 342), ambas se tramitan en la Asamblea Nacional y no en una Asamblea Constituyente, y una vez tramitadas la enmienda o la reforma en la Asamblea Nacional, se someten al soberano en referéndum consultivo para que éste decida si las aprueba o rechaza. Eso es lo que dispone la Constitución y ninguna otra cosa.

 

 

 

Si la “prostituyente” ha sido imaginada para no hacer elecciones ya vencidas y seguir violando la Constitución, es de suponer que la “prostituyente” militar ha de ser para que en la fuerza armada todo siga tan percudido y vergonzante como está o para ponerla aún más a tono con este régimen militar- cívico o cívico-militar ineficiente y corrupto.

 

 

 

Una asamblea, cualquiera que sea, es para tratar y discutir temas que interesen al universo que concurra a ella. Si es militar, se supone que en ella los militares, todos los que tengan esa condición independientemente de su jerarquía, deberían tener el derecho de expresarse y opinar libremente. ¿Podrán allí todos opinar sobre el rol de la fuerza armada en este gobierno, sobre la actuación de los altos mandos y los comandantes de fuerzas en todos estos años, sobre el plan Bolívar 2000, sobre la represión alevosa y criminal contra la inerme población civil, sobre la corrupción de militares de diferentes rangos y sus vinculaciones con el narcotráfico, el contrabando, el secuestro, la vacuna, el abandono de nuestra frontera occidental a la guerrilla narcoterrorista colombiana, la entrega de la reclamación sobre el Esequibo y la subordinación de militares venezolanos a militares cubanos, sobre la partidización de la fuerza armada convertida en un apéndice del partido de gobierno y bautizadas como chavistas, socialistas y revolucionarias? ¿Se nos daría a los dirigentes de los partidos políticos de oposición concurrir a ella para decirle a los militares en su sede lo que hasta ahora no se nos ha permitido sino sólo a los gerifaltes del gobierno? Si la asamblea sin adjetivos fuere para todo eso, bienvenida.

 

 

 

Esperamos la invitación.

@hramosallup