Milei, Bukele y lo que viene

Posted on: agosto 20th, 2023 by Lina Romero No Comments

Nayib Bukele y Javier Milei son la misma cara de una moneda. Representan el hastío del ciudadano con una clase política desgastada, y en algunos casos que ha fracasado, y con un deterioro inmenso en seguridad y en calidad de vida. Gustavo Petro, Pedro Castillo y Gabriel Boric son la otra cara de esa misma moneda, pues también representan ese hastío pero con diferentes soluciones a los mismos problemas.

 

 

El fracaso evidente de Petro, Boric y Castillo abre las puertas de par en par a un regreso del péndulo hacia una derecha radical o un centro derecha que aún tiene que mostrar resultados reales. Bukele, con una popularidad del 80 por ciento, ha logrado crear un imaginario que le ha funcionado pero que ha tenido como costo último las libertades democráticas. Pero no nos digamos mentiras, al ciudadano de a pie que ve cómo peligra su vida cuando sale a la calle esas libertades poco le importan si se siente seguro en su ciudad.

 

 

Milei por su parte representa la solución fácil y práctica a una crisis económica que quebró a Argentina y que empobreció a sus ciudadanos. Lali Espósito, una cantante argentina escribió en twitter ante el resultado electoral “Qué peligroso. Qué triste”. Y la respuesta, masiva por cierto, muestra lo que siente el argentino promedio. “Lo peligroso es que tus hijos no coman”. “Triste es que la gente muera de hambre”. “Triste es que te maten por un celular”.

 

 

La verdad es que tanto El Salvador como Argentina representan los dos extremos de la problemática de violencia, el primero, y de empobrecimiento, el segundo, exceptuando a Venezuela que ya es la Haití del continente. Y el debate político en la región con la amplificación de las redes sociales por ahora se va a mover en esos parámetros.

 

 

Los dos meses que faltan para la primera vuelta de la elección presidencial van a ser muy interesantes. Sergio Massa, el candidato de los Kirchner, va a radicalizar el escenario hasta más no poder. Y veremos si los argentinos se asustan con el futuro o deciden que no quieren más el desastre que llevan viviendo durante las dos últimas décadas. El objetivo del candidato del gobierno es pasar a segunda vuelta para radicalizar aún más y tratar de pescar votos en un centro diluido.

 

 

La crisis económica que se está profundizando le va a costar a Massa y ahí está el espacio de la candidata de centro derecha Patricia Bullrich para buscar pasar a segunda vuelta. La verdad Milei ya ocupó el espacio que Bullrich necesitaba para ganar las elecciones y ahora tiene que jugar a lo mismo que Massa, buscar votos en ese centro y en el peronismo blando pues el discurso radical ya tiene nombre propio.

 

 

¿Y el resto de la región qué? José Antonio Kast ya tiene un camino recorrido y es el gran representante de la derecha en Chile. En Colombia aún no hay un heredero de Alvaro Uribe y en Venezuela María Corina se ganó el espacio que la oposición dejó vacío. Vamos a ver qué pasa en Ecuador este domingo y en Perú el sentimiento contra la izquierda está pero nadie lo encarna. México tiene una gran candidata Xochitl Gálvez que tiene a López Obrador loco, tanto que no para de insultarla en su programa mañanero. Y Brasil, a pesar de todas las acciones legales contra Bolsonaro, ese sentimiento contra la izquierda existe y representa casi la mitad de los electores. Lula anda creando la OTAN del Amazonas para distraer la atención dentro de su país.

 

 

Lo cierto es que el populismo del siglo XXI le está dejando una gran herencia al continente, la legitimación de la derecha y la extrema derecha política. Durante décadas gobernaron y dejaron al continente en caos económico y de seguridad, y en los dos países donde no lo hicieron, Chile y Colombia bastaron dos años y un año, respectivamente, para mostrar que esa izquierda es buena para echar cuentos y hacer oposición pero es pésima para gobernar. El espejo de Venezuela y de Argentina hoy reflejan una realidad que Latinoamérica rechaza con contundencia y que en el caso de Milei le dice con claridad “para la mierda”.

 

 

En Colombia las elecciones regionales van a ser un plebiscito contra el gobierno y en las cuatro principales ciudades, tres de ellas hoy con alcaldes de izquierda, la reacción va a ser contundente. Sus candidatos hoy ni aparecen en las encuestas. Y sin duda el deterioro de seguridad solo va a empeorar las cosas. Claro, en tres años todo puede pasar pero Petro ha demostrado tal incapacidad de gobernar que es muy posible que su situación política solo se deteriore.

 

 

No hay que olvidar que ese péndulo regresa. Y la derecha tiene que dar resultados. Pero los resultados no bastan. No es sino ver cómo la izquierda acabó con la reputación de Alvaro Uribe para entender lo que viene, y lo que hay que contrarrestar. Hay que aprender de Bukele y su narrativa –el qué y el cómo– que es exitosísima pues esa izquierda populista sabe de eso, la verdad es lo único que saben hacer. Como será que aún hoy venden uno de los países más pobres del continente, Cuba, como un paraíso.

 

 

La batalla política poco a poco se está ganando, más por la corrupción e ineficacia de los dirigentes de izquierda que por una acción estratégica y coordinada de la derecha. La división de la derecha en Argentina es una muestra de las grandes debilidades que hoy existen. Pero Milei y Bukele muestran un camino.

 

 

Quedan tres años para las elecciones en Perú, Colombia y Chile. No se puede bajar la guardia pues China, Rusia y Cuba están muy presentes en la región y tienen gran capacidad de disrupción. Por eso lo de Milei es apenas una batalla en esta guerra por las libertades, la democracia y el desarrollo de la región.

 

Francisco Santos

Artículo publicado en La Silla Rota

Y quedan tres años

Posted on: agosto 14th, 2023 by Super Confirmado No Comments

 

 

Colombia, la democracia más antigua y más estable de América Latina, cumple su primer año bajo el yugo del populismo que desde México hasta Argentina ha sido la constante política en la historia de la región con especial énfasis en estos últimos 20 años. Solo Uruguay se ha salvado de esta epidemia gracias a que cuando eligió como presidente a un miembro del grupo guerrillero Tupamaro, José Mújica, este resultó ser un gobernante de una sensatez y una humildad sin par.

 

 

¿Y cómo va Colombia en este experimento que por primera vez vivimos en nuestra historia? La verdad podía ser mucho, mucho peor. No quiero con esto excusar el desastre que ha sido este primer año de Gustavo Petro pero su ego, sus manías y su pésima capacidad de gestionar han evitado que este gobierno destruya a Colombia.

 

 

Como todo populista Petro propuso en su campaña, y a lo largo de su historia en la oposición, una ruptura con el pasado. Pero si miramos bien lo que hizo cuando fue electo alcalde de Bogotá, o dejó de hacer después de todo lo que prometió, no nos deberíamos sorprender con la forma como ha manejado el gobierno nacional. Claro el impacto mediático es muchísimo mayor, y quizás lo más grave es la desinstitucionalización que deja a su paso ese huracán populista, pero si en Bogotá no cambió absolutamente nada en cuatro años es muy posible que pase lo mismo en la Presidencia.

 

 

El escándalo de la penetración de dineros de los narcos a la campaña es quizás el símbolo más evidente de lo que ha sido este año, un retroceso inmenso en política en economía y en seguridad. Este escándalo nos lleva al año 1994 cuando se comprobó que a la campaña del presidente Ernesto Samper entraron cinco millones de dólares del Cartel de Cali. El gerente de campaña fue a la cárcel pero a Samper no le pasó nada. Con el famoso “fue a mis espaldas” absolvió su responsabilidad pero su gobierno de ahí en adelante apenas navegó y la única herencia que Ernesto Samper Pizano deja a sus hijos es esa, la de haber sido elegido con dineros de la mafia.

 

 

De la misma manera su gobierno ha estado rodeado de políticos tradicionales que han militado en distintos partidos durante los últimos 20 años y que han llegado al partido de Petro y a su administración por puro oportunismo político. La famosa renovación política nunca llegó y a los ministros nuevos que nombró, la renovación eso sí, resultaron aún peores que lo que el país había tenido que vivir en gobiernos del mal llamado establecimiento. Entrar en los detalles de los contratos con familiares, ilegales por cierto, o de corrupción para solo hablar de unos temas no vale la pena. Lo cierto es que esa ansia de renovación se desinfló como se ha desinflado su electorado. La imagen de Petro pasó del 62 por ciento a favor hace un año al 33 por ciento hoy. La caída más rápida en popularidad de un Presidente en su primer año en América Latina en las pasadas tres décadas.

 

 

Quizás lo más grave de este primer año tiene que ver con el tema de seguridad. Ya se comienza a ver la subida del secuestro y la extorsión, la criminalidad urbana adquiere una visibilidad aún mayor y la producción de droga, la gran financiación de la criminalidad organizada en Colombia, aumenta de manera desenfrenada. Es más, en un retroceso de 33 años cuando el narcotraficante Pablo Escobar pagaba por el asesinato de cada policía, volvimos a esas prácticas cuando sicarios de las Farc asesinaron a una patrullera de la policía pues su jefe, alias Iván Mordisco, estaba pagando por la cabeza de cada policía asesinado.

 

 

Finalmente en un proceso de paz con todas las organizaciones criminales llamada paz total, el presidente les otorga beneficios a criminales individuales y a organizaciones sin contraprestación alguna. Dos ejemplos. El jefe paramilitar Salvatore Mancuso ahora es gestor de paz, aunque aún permanece en una cárcel en Estados Unidos, y al ELN se le regala un cese de hostilidades bilateral sin concentración y en el cual ellos dicen que seguirán secuestrando, extorsionando y traficando. Solo no atacan a los militares. Como si esto no fuera poco su plan de seguridad incluye pagarle 250 dólares a 100 mil criminales para que no asesinen. Es decir el mensaje del presidente es claro: el crimen paga. Un conocido analista político que compartió toldas con Petro en el M19, Carlos Alonso Lucio, dice que esta es la “milicianización de la política” lo que sí sería muy grave.

 

 

Es obvio que la economía se ha frenado y la confianza del consumidor y el inversionista están por el suelo. Nuevas inversiones no se van a ver y seguramente, a pesar de que las noticias económicas hasta ahora no son malas, con excepción de la inflación que no ha bajado como en otros países y sigue por encima del 10%, se viene un deterioro del crecimiento económico.

 

 

La lucha de estos tres largos años que quedan va a ser para impedir la destrucción de la institucionalización. El orden público se arregla, ya lo hicimos entre el 2002 y el 2010, y la confianza económica se recupera. Recuperar las instituciones es mucho más complejo y demora más tiempo. Por eso esta pelea, que es de los ciudadanos, debe ser por la preservación de la independencia de poderes en especial la rama judicial y la visibilización y responsabilidad ante sus electores de aquellos congresistas que se dejen comprar para aprobar reformas que Colombia rechaza.

 

 

Colombia cambió con la elección de Petro pero la izquierda democrática de nuestro país merecía algo mejor. Muchísimo mejor.

 

 

Francisco Santos

Artículo publicado en La Silla Rota

 

La debacle migratoria

Posted on: julio 13th, 2023 by Lina Romero No Comments

Lo que pasa en Francia o en el estado de la Florida en Estados Unidos son dos termómetros de un tema, el de la inmigración, que va a determinar el futuro político del mundo desarrollado y claro afecta al resto de países del mundo en desarrollo.

 

 

Hay que partir de una base: nadie emigra a Cuba, a Venezuela a Nicaragua o a Rusia y China. La migración se da hacia los países que generan oportunidades de una mejor vida y de libertad. Lo uno va de la mano con lo otro pero aquellos países autoritarios, dictatoriales aprovechan esta característica para sembrar caos y fomentar inestabilidad en los países desarrollados.

 

 

Cuba y Venezuela son el perfecto ejemplo del uso político y económico de la migración. Cuando Fidel Castro quiso generar un lío político con Estados Unidos en 1980 abrió las puertas de las cárceles y facilitó la migración a la Florida desde el puerto de Mariel. La crisis migratoria de los marielitos o la masiva migración por represión y pobreza de Venezuela le generan beneficios a ambos regímenes dictatoriales. Les reducen el gasto en servicios, les generan dividendos en remesas y les dan un instrumento de poder político geoestratégico.

 

 

Rusia, a donde nadie quiere emigrar e incluso sus ciudadanos billonarios prefieren Dubai lo que es una vergüenza, también juega a este caos para debilitar sus enemigos, las democracias de occidente. No es sino ver RT y toda su estrategia de desinformación para darse cuenta de cómo lo hacen. La información sobre migración ilegal en España o en Alemania tiene un foco distinto orientado a los sectores más recalcitrantes de cada país en este tema precisamente para crear más caos, más polarización y más enfrentamientos.

 

 

Ver hoy los twitters sobre Francia y la explosión de violencia muestran una parte de la realidad que no me cabe duda existe, pero la masificación del mensaje tiene en esas campañas de desinformación, en las que los rusos son expertos, un aliado y seguramente cuando se estudie un poco más, y el daño esté hecho, un agente activo. Esa narrativa es la que los rusos, y la izquierda radical populista o progre como se les dice en Estados Unidos, utilizan para sembrar esa deslegitimación del sistema político y esa crispación que, no nos digamos mentiras, solo va a crecer.

 

 

El gobernador de la Florida, Ron DeSantis, de origen italiano y bisnieto de una migrante que casi no dejan entrar a Estados Unidos por leyes como la que él acaba de promover, ha puesto a este estado en batalla legal contra la migración. Los efectos ya se comienzan a ver, en la construcción los obreros ya empiezan a escasear pues muchos eran migrantes ilegales que de todas maneras pagan impuestos y las empresas de jardinería y donde se requiere mano de obra ya ven su capacidad disminuida por la misma razón. Muchos migrantes ilegales han decidido moverse a otro estado donde no haya esa persecución.

 

 

En Francia y en Europa tienen el mismo problema que en Estados Unidos la migración, legal e ilegal, se ha convertido en una papa caliente política que solo le sirve a los extremos. Esta crisis de Francia le sirve a los exponentes del discurso xenófobo en Europa y le da argumentos para radicalizar su discurso. Lo mismo sucede en Estados Unidos donde DeSantis es apenas un ejemplo.

 

 

Las víctimas al final son los migrantes serios, trabajadores y que han ayudado a construir tanto a Estados Unidos como a Europa. Los españoles no van a recoger las frutas de Huelva o los norteamericanos las de California para solo dar dos ejemplos. Pero la discusión sobre migración ya no es racional pues es la irracionalidad y la xenofobia lo que da es rentabilidad política. Claro el ejemplo de lo sucedido en Francia y tanto la violencia como el discurso agresivo contra su democracia y sus ciudadanos, van a justificar la reacción que viene, pues también hay que entender el otro lado de la ecuación. Un francés promedio piensa varias cosas: si no quiere estar que se devuelva, si nos detesta ahí está la puerta y por qué les vamos a dar con nuestros impuestos educación y servicio sociales si nos odian tanto. El mensaje de unos pocos desadaptados que no representa a millones de inmigrantes que cumplen la ley y se integran crea ese huracán político que se viene con el tema de la migración.

 

 

Increíble que la última vez que se dio una gran reforma al tema de migración en Estados Unidos fue durante la administración de uno de los presidentes más conservadores de este país, Ronald Reagan en 1986, ¡hace casi 40 años! Que Estados Unidos o Europa no hayan entendido que la migración es la base de su poder y de su futuro, en especial cuando su población cae de manera dramática es inentendible. China de 1300 millones hoy va a caer a menos de 800 millones de habitantes en el año 2100 pues nadie quiere ir a China, por ahora. Rusia de 146 millones hoy en el año 2100 tendrá según cálculos de Naciones Unidas cerca de 86 millones. Solo la migración puede revertir esa tendencia.

 

 

En Europa es igual. Italia de 59 millones va a pasar en el 2100 a 40 millones, España de 47 millones a 33. Las cifras claro que dan para todo y muchas de ellas pueden ser muy pesimistas pero lo cierto es que hoy el mundo desarrollado no genera crecimiento de población y la migración es fundamental. Pero esa realidad demográfica va en contravía con la realidad política que en el escenario de hoy con DeSantis y Francia como ejemplo pues va de mal en peor.

 

 

Australia y Canadá son hoy ejemplos de migración ordenada. Claro, su ubicación geográfica facilita, pero es un ejemplo de lo que se puede lograr. Y en este nuevo escenario geoestratégico de libertad contra dictadura la migración debería ser uno de los incentivos para estar en el lado de la libertad.

 

 

Una migración ordenada con condiciones políticas claras puede ser un gana-gana en todo sentido: demográfico, económico y político. Hoy, las cosas van en la dirección equivocada y solo cuando estos países y su represión contra la migración muestren el efecto económico dramático que va a tener, su política va cambiar y ser pragmática frente a una realidad que quieran o no va a continuar.

 

Con muro o sin muro.

 

 Francisco Santos

 

Artículo publicado en La Silla Rota

El libreto de Petro y los populistas

Posted on: julio 3rd, 2023 by Lina Romero No Comments

 

El presidente Gustavo Petro utiliza un libreto para acusar enemigos y defender posturas que no es nuevo. Es más, el presidente Vladimir Putin lo rescató de sus archivos y lo puso en ejecución para darle legitimidad a su invasión a Ucrania. Acusar a los ucranianos de ser nazis y por ende recordarle a sus ciudadanos ese brutal pasado y esa lucha heroica del pueblo ruso, le permite justificar el costo brutal en vidas y recursos económicos que conlleva esa invasión.

 

 

Petro hace lo mismo todos los días. Tremendas marchas pacíficas en contra de su gobierno: salió la clase media alta arribista. Se cayó la reforma laboral: el poder económico no quiere la dignidad del trabajador y necesita que el pueblo sea esclavo para obtener más ganancias. Y así podríamos citar infinidad de ejemplos donde el que no está con él es un enemigo paramilitar o su fracaso es culpa del otro.

 

 

La esencia es crear un enemigo que se debe destruir y que además justifica todo acto, incluso la represión, para defender un propósito. La Unión Soviética en la guerra fría no solo sofisticó ese modelo y lo utilizó en distintas ocasiones sino que lo transmitió por todo el mundo, la verdad con tanto éxito que hoy lo utilizan por doquier dictadores y líderes ‘democráticos’ como Petro, Kirchner, Lula o AMLO.

 

 

El libreto de la lucha contra el imperialismo y a favor de los oprimidos tuvo su primer gran escenario y prueba el 17 de junio de 1953 en Alemania del Este, si Alemania estuvo dividida durante la guerra fría y solo se unió en 1990 con la caída del muro de Berlín que tanto detesta Petro. Ese día más de un millón de trabajadores se levantaron contra el gobierno comunista exigiendo elecciones libres y la reunificación alemana. Bajo la premisa de lucha contra el imperialismo y en defensa de las clases trabajadoras la Unión Soviética, hoy Rusia, utilizó los militares y los tanques estacionados en ese país para reprimir ese movimiento con cientos de muertos, miles de arrestados y condenados a prisión durante años. Los tanques acabaron con ese sueño de libertad.

 

 

En ese entonces Occidente no apoyó las protestas por temor a una guerra nuclear y la represión no solo fue exitosa sino que le permitió a la Unión Soviética hacer lo mismo y reprimir otros levantamientos populares en busca de libertad. Así lo hizo en Hungría en 1956, así acabó de manera violenta la primavera de Praga en 1968 e incluso las protestas de Polonia que encabezó el líder sindical Lech Walesa y su movimiento Solidaridad en 1980.

 

 

El mismo libreto justificó la lucha armada por toda América Latina y la intervención de Cuba, un estado servil que la Unión Soviética financió hasta 1990, en muchos de los países de la región a través de su apoyo a esas organizaciones guerrilleras. Es más el libreto penetró la academia y su lucha contra el imperialismo, el americano y de occidente pero no el soviético de entonces y hoy el chino, y hace parte fundamental del discurso de esta izquierda populista democrática o dictatorial.

 

 

Pero el mundo ha cambiado y además de los enemigos tradicionales, hay uno nuevo: los medios que son los que crean las narrativas como la que Lula utilizó para tratar de justificar la atroz dictadura de Maduro. O son la matriz mediática la que no deja gobernar y genera la imagen ‘equivocada’ del gobernante. AMLO un día sí y el otro también ataca a los medios o a los periodistas en sus llamadas Mañaneras para justificar su falta de gestión u ocultar la corrupción en su gobierno cuando esta es develada. En el mundo moderno de hoy además de la lucha contra el imperio el otro gran adversario es la libertad de prensa, los periodistas y los medios independientes pues son la única amenaza a ese unanimismo que necesita la izquierda para imponer su discurso y su narrativa. No en vano en las dictaduras populistas de izquierda ese enemigo ya ha sido neutralizado, no existe y la narrativa del gobierno no tiene contrapeso o cuestionamiento de ninguna índole.

 

 

Eso si el gobernante y sus seguidores utilizan lo que ellos llaman matriz mediática para crear más lucha de clases para dividir más a la sociedad o para justificar sus equivocaciones o sus errores y culpar al otro de ese fracaso. Y la verdad lo hacen de manera mucho más efectiva que la contraparte. Encuentran nuevos enemigos con quienes luchar para distraer o justificar y nuevos temas para irrumpir y para dividir. El tema de género y de racismo sistémico son dos de los ejemplos más recientes donde la agenda que imponen es blanco y negro. En los grises esa narrativa y ese libreto se deshace. O estás conmigo o eres mi enemigo y la política de cancelación es el último instrumento, y muy efectivo, para imponer este discurso.

 

 

La izquierda populista, y la derecha aunque menos, tienen libreto, tienen narrativa, tienen historia y tienen inmensos aliados que saben manejar esas ‘matrices mediáticas’ para desinformar, dividir e irrumpir. El centro izquierda, el centro y el centro derecha tienen que aprender a jugar a ese mismo juego y crear un discurso que genere atracción y votos. La sensatez, la evolución, el esfuerzo, la libertad y el orden no son tan atractivos como la revolución, la gratuidad, el libertinaje. Pero si no se hace quedamos divididos en dos extremos que no son respetuosos de la libertad, de la democracia y sus valores.

 

 

El populismo utiliza la democracia para llegar, para dividir, para destruir y para mantenerse en el poder. El reto es cómo crear esa otra historia para evitarlo, antes de que sea tarde.

 

 

Artículo publicado en La Silla Rota

 

 Francisco Santos

Petro, lecciones de una crisis

Posted on: junio 14th, 2023 by Lina Romero No Comments

No es la primera vez que un escándalo de este tipo salpica a un presidente de Colombia. En 1994 Ernesto Samper fue elegido con dineros del narcotráfico que entraron a la campaña. Ese escándalo se llamó el proceso 8000 y lo triste es que ni Samper fue condenado, “fue a mis espaldas” dijo para salirse con la suya, y como ahora vemos Colombia y sus instituciones tampoco aprendieron la lección.

 

 

Era de prever que algo así iba a pasar en esta elección dada la podredumbre del sistema electoral colombiano, que incluso se ha deteriorado desde el 94, el crecimiento del narcotráfico y su mexicanización y la costumbre de Chavez y de Maduro, siguiendo el ejemplo de Cuba y de Rusia, de ayudar a los políticos y los partidos afines como ya lo han hecho con los Kirchner en Argentina, con Evo Morales en Bolivia, Zelaya y su esposa en Honduras y otros en la región.

 

 

Así que no nos deberíamos sorprender de lo que sucedió en la campaña presidencial de Gustavo Petro. Hace poco habían capturado a una senadora de su movimiento, Piedad Córdoba, con 62.000 dólares en efectivo en su turbante y existe el antecedente de Petro contando dinero en efectivo en bolsas negras durante una de sus campañas. La Corte Suprema archivó la investigación y por ende le abrió paso a lo que sucedió con la campaña presidencial del 2022. Como dice el dicho, blanco es, gallina lo pone y frito se come. No entendimos lo que nos corría pierna arriba y eso que tenemos una Misión de Observación Electoral hace años que la verdad para este caso no sirvió para nada.

 

 

El crecimiento del narcotráfico a lo largo y ancho de la región es una variable fundamental para entender el riesgo en el que están nuestras democracias. Y si México tiene por lo menos una tercera parte del país en manos del narcotráfico, ¿qué podemos esperar que suceda en países con instituciones más débiles? Lo que se está destapando de la campaña presidencial de Petro es apenas el principio, pues la mexicanización del negocio de la droga desde el río Bravo hasta Tierra del Fuego lleva como característica esencial el control político local y el control territorial militar.

 

 

A este mapa de riesgos, que hay que empezar a elaborar, hay que sumarle una narcodictadura en Venezuela que quiere ampliar su influencia y utiliza ambos canales, el político y el del narcotráfico, para lograr sus objetivos expansionistas en el continente. Habrá que sumarle a este delicado escenario una Rusia cada vez más agresiva que no dejó de lado la región, como sí lo hizo Estados Unidos, después de la caída del muro de Berlín. Para Rusia, América Latina es un objetivo estratégico por el efecto que tiene en Estados Unidos y con los cubanos y los narcos, una alianza que lleva décadas, la tienen servida para crear ese efecto de disrupción que tanto los beneficia.

 

 

Distinguir ya entre dinero de Venezuela o de los narcos es prácticamente imposible pues la alianza que en ese país hay entre un remedo de gobierno y las organizaciones criminales que allí se asientan está consolidada. Se complementan, se nutren y crecen al amparo de una impunidad total. Así que lo sucedido en Colombia, y repito aún falta mucho por saber, es apenas el principio de una captura del Estado por cuenta de esa alianza narcopopulista que va a crecer en la región.

 

 

La debilidad y corrupción de las instituciones electorales es uno de los elementos críticos en este nuevo balance de poder. Es más fácil comprar una elección que ganarla a través de amenazas o de violencia. No con ello quiere decir que no se utilice la violencia, en especial contra esos actores que son incómodos, como son los periodistas.

 

 

México es un gran ejemplo de cómo va a ser la pelea a futuro. La violencia contra los periodistas en ese país y la desprotección por parte del gobierno no tiene nombre. Y el cambio que quiere hacer el presidente López Obrador del sistema y la institucionalidad electoral hacen parte de esa agenda común que tienen los populistas y los narcos.

 

 

Latinoamérica, a pesar de los sucedido en las últimas dos décadas, es la región más democrática en el mundo en desarrollo. Y si Estados Unidos no quiere tener un barril de pólvora al lado o una región cooptada por una alianza de los narcos con Rusia y China (Cuba y Venezuela son unos peones) tiene que despertar a esa nueva amenaza. Es una verdadera lástima que quienes hoy manejan la política latinoamericana en el actual gobierno norteamericano sean de tan bajo nivel y no tengan el peso específico para promover una agenda que neutralice estos riesgos a la democracia.

 

 

La crisis en Colombia por los dineros mal habidos en la campaña de Gustavo Petro son apenas un síntoma de una debilidad mayor, la fragilidad de los sistemas electorales en nuestros países. Lo de Colombia no tiene nombre pues su registrador, quien maneja el tema electoral, tiene junto a su familia unos cuestionamientos enormes. Y el Consejo Electoral, la máxima instancia en estos temas, es un nido de politiquería de pequeña talla que solo vela por su interés personal y de partido entregando su verdadero ser, la defensa de la democracia.

 

 

Ya veremos cómo termina el escándalo en Colombia. No creo que pase a mayores pues este populismo no tiene ningún valor democrático. Al igual que en 1994, comprarán silencios y comprarán votos si los necesitan, pues están acostumbrados a la impunidad y a su ética perversa que les justifica. Basta escuchar a Lula hablar de Venezuela como una democracia para entender cómo se comporta esa izquierda tan nociva para las libertades.

 

 

A eso hemos llegado.

 

 

 Francisco Santos

 

Artículo publicado en La Silla Rota

Aprendamos de España

Posted on: junio 4th, 2023 by Lina Romero No Comments

La paliza electoral que recibió el PSOE y en especial su líder Pedro Sánchez en las elecciones regionales, de gobernadores y alcaldes, este pasado domingo deja unos aprendizajes que todos los políticos de América Latina deben mirar con cuidado, eso si, pues su realidad tiene muchos matices distintos a los de España. Pero, si se quiere aprender, vale la pena mirar.

 

 

En estas elecciones el partido Podemos de extrema izquierda, ese gran aliado de Maduro y de Petro, prácticamente desapareció. Ciudadanos, el partido de centro que tuvo gran éxito en las dos pasadas elecciones, desapareció también. Vox, el partido de derecha se fortaleció en toda España menos en Madrid, la ciudad y la comunidad. El Partido Popular se comió los votos de Ciudadanos y algunos de Vox en Madrid y el descalabro del PSOE fue brutal. El PSOE perdió en comunidades, departamentos o estados en nuestros países, donde tenía un poder consolidado. Sánchez, en general, se llevó por delante el partido y los movimientos que lo apoyaban.

 

 

¿Qué lecciones se pueden sacar de esta jornada electoral? La primera es para los medios. Hace unos días le preguntaban a una funcionaria del gobierno de Petro, Ana Teresa Bernal, que porqué había perdido Sánchez y respondió, “por la matriz mediática”. Así le llama esa izquierda a los medios. Se le olvida que la cadena radial Ser, la primera en España, y el periódico El País, el primero de España, estaban de manera descarada al servicio de Sánchez. Y la lección es clara: cuidado con esos apoyos irrestrictos a esos populistas, cuidado con dejarse comprar por una pauta y entregarse a ese populismo que la cuenta de cobro viene y a estos gobernantes les importa un pito lo que suceda con los medios. Los usan y los desechan.

 

 

Una segunda lección es la palabra del gobernante. Sánchez prometió no gobernar con Podemos o con Bildu, el partido de la ETA e incumplió ambas promesas, ni hablar de las veces que faltó a la verdad. España le pasó la cuenta de cobro como los colombianos se la pasaron al presidente Santos con el plebiscito, pues mintió a diestra y siniestra sobre las condiciones para la negociación. Esas mentiras hoy son la herencia política de Santos como las de Sánchez son las suyas. El ciudadano no es tan bobo y si bien ese 15% o 20% de barras bravas siempre se comen el cuento y las mentiras, el resto es más sensato y abierto a escuchar.

 

 

En España la alianza con Bildu una organización terrorista a la que no le costó nada reintegrarse a la sociedad, ni un perdón, tuvo un efecto inmenso en estas elecciones en contra de Sánchez. En Colombia quizás no sea así por ahora, dada nuestra historia, pero la violencia que hoy se vive con las mal llamadas disidencias de las FARC y con el ELN, producto de un proceso mal hecho, le va a pasar factura al gobierno, a la paz y las instituciones que se crearon en especial la JEP y la Comisión de la Verdad. Estas dos últimas hicieron y hacen hasta lo imposible por lavarle el rostro criminal a las FARC y el ciudadano está hasta la coronilla.

 

 

Una tercera es que el español se aburrió de que le impusieran esa mirada correcta a la sociedad. Hicieron una ley donde había decenas de modelos de familia menos la familia tradicional para citar un solo ejemplo. Se aburrieron de los elles y ellis y mandaron un grito de libertad. ¡No nos impongan, dejen que el ciudadano decida!, fue el mensaje claro. Y una cuarta es la soberbia. Sánchez gobernó para él y no para el partido, pensó en él y no en el futuro de España y le pasaron la cuenta de cobro. ¿Cuántos gobernantes de nuestra región son así? Con esa soberbia estoy seguro de que nada van a aprender.

 

 

Para Colombia en elecciones regionales hay muchos aprendizajes. Lo primero es que al liberalismo, al conservatismo y a la U, le van a pasar factura por estar con el gobierno de Petro. Venderse por un plato de lentejas tiene un costo y la sociedad debe hacérselos pagar con acciones en redes sociales contra los que se venden, con acciones en sus lugares de votación y contra quienes apoyan en las elecciones de octubre. Que el costo político sea mayor al beneficio debe ser tarea de todos.

 

 

Una segunda lección debe ser no olvidar el centro. En España Vox se quedó con la derecha pura y dura, y el PP se quedó con la centro derecha y una parte importante del centro. No hay que ser vergonzante con la derecha pero tampoco alejar a ese centro que es el que da el triunfo electoral. Contar con el desastre de Petro para ganar las regionales no es suficiente. Sirve para atacar a sus candidatos, lo que es bien rentable, pero hay que tener candidatos únicos y buenos para competirle. A menos de cinco meses de las elecciones no hay ese proceso que deje unión y a los mejores candidatos. No sea que el centro y la derecha por esos egos entreguemos esta gran oportunidad política, y el país de pronto.

 

 

Hay que abonarle a Sánchez que en una jugada inteligente asumió la responsabilidad y citó a elecciones para el 23 de julio. Sin duda el PSOE va a tratar de presentar la alianza PP-Vox, como lo ha hecho en estos cuatro años, como el regreso del fascismo al poder. ¿Les suena similar a lo que hacen Petro, Lula, Maduro y Ortega? Ellos viven del enemigo, no pueden construir de lo propio pues son muy malos gestores. Necesitan ese enemigo para movilizar y es lo que vamos a ver en las elecciones españolas y las elecciones regionales colombianas.

 

 

Si el PP logra mayoría absoluta queda claro el camino para muchos partidos conservadores: unión, mensaje contundente y movimiento al centro derecha. Si no, pero con Vox logra la mayoría absoluta, queda claro que la derecha y su partido está para quedarse y que se debe emprender un nuevo camino de unión para tener dos alas o de alianza que tiene un costo político que es más fácil de manejar.

 

 

Finalmente Argentina debe también mirar con cuidado estas elecciones y las del 23 de julio. Obvio el desgaste de Sánchez o de Petro no es ni de cerca el desastre de Fernández y de la mafiosa corrupta de la Kirchner. Ninguno se presenta por cierto, pero la derecha está dividida entre un sector muy radical, el de Milei, y la derecha que representa Macri, quien tampoco va a ir a las elecciones. En unas primarias deben decidir quién es el candidato de esa derecha menos radical, pero no pueden perder de vista el objetivo de recuperar el gobierno y deshacer los desastres del kirchnerismo.

 

 

Una derecha dividida puede perder con el candidato de izquierda y mantener a ese país en ese caos económico. Quizás la desesperanza que hoy existe en ese país no deje que eso suceda y se dé una unión o que incluso divididos ganen pero el riesgo es alto.

 

 

Lo cierto es que ese populismo pierde, por ahora, a un gran aliado en Europa, va a perder un gran aliado en el sur del continente, ya perdió a su aliado en Perú y puede tener muy debilitado a uno de sus principales exponentes: Gustavo Petro en Colombia.

 

 

El péndulo lentamente regresa. Lo clave es hacer las cosas bien, convertirse en verdadera alternativa, y esperar que el latinoamericano promedio entienda que ese populismo solo trae pobreza y quede con inmunidad de rebaño pues estos 25 años de destrucción a lo largo y ancho de la región ya son suficientes.

 

 

 Francisco Santos 

 

Artículo publicado en La Silla Rota

Venezuela, no futuro

Posted on: mayo 19th, 2023 by Lina Romero No Comments

 

Mi esposa casi que a diario me dice con tono de resignación “deja de preocuparte por Venezuela preocúpate más bien por Colombia que va en ese mismo camino“. Y sí, tiene en parte razón. Dedico por lo menos una tercera parte de mis horas a ese caos que hoy es el vecino país pero la razón es muy clara: si Venezuela no se arregla, Colombia no tiene futuro.

 

 

Y para arreglar a Venezuela hay que salir de Maduro y su corte de mafiosos, lo que incluye a su familia, a los hermanos Rodríguez, a Diosdado Cabello y a Padrino López para empezar. ¿Cómo darles una salida cuando todos merecen ir a la cárcel por ladrones, por narcotraficantes y por asesinos? Bueno, eso es lo que busca el presidente Gustavo Petro. Pero no de buena fe o como un mediador. No, con agenda propia en la que el objetivo es mantener a Maduro en el poder. Es decir, no arreglar el problema sino darle estabilidad a la dictadura asesina y mafiosa instalada en ese país.

 

 

De eso se trató la reunión con las distintas cancillerías. Y Maduro y su compañero de crímenes, Jorge Rodríguez, le anunciaron con anticipación al evento tanto a Petro como a quienes iban a asistir a la reunión sus condiciones para reiniciar cualquier diálogo con la oposición: levantamiento de sanciones, los 3.200 millones de dólares de ayuda humanitaria, el oro incautado en Inglaterra y hasta la salida de Alex Saab de la cárcel.

 

 

En medio de este sainete al que se prestó en especial la Casa Blanca, el expresidente interino, Juan Guaidó, llegó a Bogotá y fue chantajeado por el gobierno colombiano con la seguridad de su familia y de paso fue expulsado del país. El gobierno ante esa gigantesca metida de pata trató de explicarlo acusando a Guaidó pero la verdad es que lo sacaron del país mostrando claramente que Colombia solo favorece los intereses del dictador Maduro.

 

 

Como si esto fuera poco no dieron ningún tipo de acceso de los periodistas a los asistentes al evento. Un ambiente controlado como eran las elecciones en la antigua cortina de hierro donde el presidente de turno ganaba con 99,97 % de los votos. ¿A qué le tenía miedo la Cancillería o el gobierno colombiano? ¿A que los periodistas les preguntaran por los presos políticos? ¿O por el narcotráfico y la corrupción en Venezuela? La misma pregunta se podía hacer sobre la expulsión de Guaidó. ¿Le temía tanto el gobierno que Guaidó se reuniera con algunos de los miembros de las delegaciones y les dijera que aliviar las sanciones era un error, contrario a la plataforma unitaria que ya está entregada y quiere que acaben las sanciones?

 

De todas maneras, no deja de ser preocupante que ningún líder político colombiano de gran calado se haya pronunciado o mejor aún acompañado a Juan Guaidó durante esta tortuosa expulsión. Muestra la soledad de la oposición venezolana y el desgaste en el que está tanto por sus errores y su corrupción como por la falta de efectividad en sus acciones.

 

 

Y que además ninguno de los países asistentes se haya pronunciado sobre esta actitud déspota de Petro y su canciller de pacotilla, que hasta se enreda encubriendo una mentira, como lo vimos al tratar de desmentir las amenazas y la expulsión de Guaidó, muestra un doble estándar sobre los derechos humanos pues a fin de cuentas Guaidó es un perseguido de la dictadura mafiosa. Lo que dijo Josep Borrell, el canciller de la Unión Europea, sobre el tema da vergüenza. No es el caso, no vinimos a eso, respondió cuando le preguntaron por la expulsión del expresidente interino al que muchos países que él representa reconocían hace apenas cinco meses.

 

 

Un elemento final que dice todo sobre el manejo de Venezuela en Estados Unidos. La delegación de ese país estuvo compuesta casi que exclusivamente por miembros del consejo de seguridad de la Casa Blanca. La presencia del departamento de Estado brilla por su ausencia. Eso quiere decir que el colombo-americano Juan González, asistente consejero nacional de seguridad para el hemisferio occidental, es el encargado único de este tema y por ende el responsable directo por lo que suceda con este asunto es Joe Biden y no Antony Blinken. Solo me pregunto una cosa, ¿qué opinará Jill Biden, quien lloró con la esposa de Guaidó cuando estuvo en la Casa Blanca, de que el gobierno del presidente Petro utilizara la seguridad de ella y sus hijitas para facilitar la expulsión de su esposo de Colombia? Valdría la pena que se enterara.

 

 

¿Y de la cumbre o el evento como lo llamó el canciller Leyva qué queda? Supuestamente una hoja de ruta que revive las negociaciones en México a cambio de la liberación de los 3.200 millones de dólares de ayuda humanitaria. ¿Será que por solo sentarse en México liberan ese dineral? Si esto pasa es un gran triunfo para Maduro, pero eso si, que no quepa duda, ese dinero si se le entrega a Maduro o a la oposición se lo van a robar. La responsabilidad de la Casa Blanca en este tema es clara.

 

 

Nada de los presos políticos, del ELN y las FARC en territorio venezolano o del narcotráfico que utiliza ese país como epicentro de transformación y exportación de la coca. Con México, Estados Unidos sí saca pecho y amenaza por el negocio ilegal del fentanilo, pero con Venezuela y la coca actúan como un manso cordero y miran para el otro lado. Inentendible. Los temas serios que sí implican un cambio quedaron en el tintero. Y la mafia criminal que gobierna a Venezuela muy contenta de que eso sea así.

 

 

En esas estamos. Una Venezuela sin futuro al borde de una implosión social que es lo único que puede acabar con esa mafia en el gobierno, tal como pasó con la primavera árabe. Quienes creen que Maduro y sus secuaces van a dejar el poder a través de unas elecciones o son ingenuos, como algunos en la oposición, o son unos calculadores que no les importa dejar ese lío al siguiente gobierno o a la siguiente generación, como piensan quienes en la Casa Blanca manejan el tema de Venezuela.

 

 

¿Y Colombia? Que viva con las consecuencias de tener un vecino que siempre lo va a desestabilizar. Una fórmula para el desastre. Gracias Juan González y gracias Jimmy Story.

 

Francisco Santos

Artículo publicado en La Silla Rota

Mi verdad

Posted on: mayo 14th, 2023 by Lina Romero No Comments

 

Sé que nada va a cambiar. Y en un país donde la credibilidad de un asesino, narcotraficante, es amparada y equiparada –por una supuesta justicia transicional– a la de un periodista, víctima de Pablo Escobar y de las Farc, pues poco se puede esperar. Pero el ejercicio hay que hacerlo, quizás más por los hijos, como me dijo una amiga, y por eso escribo estas palabras.

 

 

Lo primero, es que nada de lo que dijo Mancuso es nuevo. Incluso confunde temas y fechas. Pero, esencialmente, dijo lo mismo que en 2007 y que ha sido investigado durante 16 años por la Justicia colombiana, sin esta poder obtener un ápice de evidencia que confirme lo dicho por este criminal condenado. Es más, cuando los hechos iban a prescribir, un beneficio legal al que tenía derecho, renuncié a la prescripción para darle a la Fiscalía dos años más para investigar, que es lo que la ley permite. Eso fue hace 13 años. Finalmente, el que nada debe, nada teme.

 

 

En el proceso conté todos los detalles de mis dos encuentros con Carlos Castaño, como periodista y activista de derechos humanos. Es más, de la primera de estas reuniones, el señor Mancuso, quien me recogió en el aeropuerto de Montería y, por lo tanto, no estaba imputado/acusado de ningún delito, salió la visita a El Tiempo a reunirse con la unidad de paz que se conformó años antes, precisamente para explicar mejor toda la violencia que vivía Colombia en esos momentos y que tenía acceso a todos los grupos armados ilegales de entonces. Otty Patiño, Carlos Franco, Álvaro Jiménez, entre otros, nos asesoraban en esa unidad para entender y explicar mejor esa violencia.

 

Correo electrónico

 

Conté también cómo en las marchas contra el secuestro de finales de 1996, en la de Valledupar, teníamos al sobrino de Simón Trinidad, líder de las Farc, listo para hablar en tarima sobre el secuestro de su madre por parte de Carlos Castaño y exigir su liberación. Al final, la familia lo impidió por ser él un menor y para no aumentar el riesgo de la familia.

 

 

Al finalizar la marcha en Valledupar y ante la petición de innumerables víctimas en la plaza a donde habíamos llegado después, busqué al líder del grupo paramilitar que allí actuaba. Mi sorpresa fue inmensa, pues estaba liderado por Mancuso, a quien le pregunté con nombre y apellido por esas personas que habían secuestrado. La mayoría los habían desaparecido, pero a las familias les pude dar por lo menos esa triste razón. Desde que creamos con mi esposa País Libre, la fundación apoyó a las víctimas de secuestro y a sus familias sin importar quién era el victimario. Nuestra labor humanitaria, la libertad, nunca tuvo color político.

 

 

Ante la falta de pruebas, el proceso se cerró en 2008 y se dictó un auto inhibitorio. Pero como me lo dijo el mismo fiscal general de entonces, se tuvo que reabrir por la presión de las organizaciones de derechos humanos en 2009. Después de este hecho arbitrario fue que con mi abogado decidimos renunciar a la prescripción, para que no quedara duda de mi compromiso con la justicia y la verdad. Qué ingenuo.

 

 

No interesa ni siquiera hacer la mínima investigación sobre el bloque Capital y su fundación, que se dio en 2001, cuatro años después de la reunión con Castaño. Tampoco que quien lo fundó fue Miguel Arroyave, líder paramilitar de los Llanos, y que se había creado para controlar el negocio de la droga y otros negocios ilícitos en Bogotá. Es más, hay procesos en los que se preguntó a los verdaderos miembros sobre este tema y claramente desmienten a quien desapareció campesinos, asesinó inocentes y fue extraditado por ser narcotraficante. No, ahora es un honesto ciudadano al que hay que creerle.

 

 

Y viene, por pura “coincidencia”, la versión libre de la JEP, sin contrapreguntas, frente a un auditorio de periodistas que ciertamente no habían hecho la tarea de investigar al personaje, su historia y sus denuncias. Parecen tanto la JEP como los periodistas igual de informados sobre un delincuente de esta magnitud. ¿Poner en la picota pública sin derecho a réplica a una persona, cualesquiera que él o ella sean, forma parte de esta justicia restaurativa, o es otro tipo de victimización? Lo cierto es que la JEP no tiene el mismo rasero con los distintos victimarios y con las víctimas de los distintos grupos.

 

 

Por eso, de manera pública, le pido a la Fiscalía General de la Nación y al fiscal general, Francisco Barbosa, que por favor levante la reserva del sumario de mi expediente y se la mande a la JEP para que vean que este delincuente no es serio y los está engañando. Así no sirva de nada, no importa.

 

 

Sé que nada va a cambiar con este escrito. Así puedan leer hasta la última palabra del expediente, las bodegas de Petro y la izquierda que lo sigue no van a cambiar de opinión. Solo les interesa su verdad, su paz y sus víctimas. Solo creen en su justicia, de ahí la salida de madre del presidente con Barbosa, quien no se pliega a sus peticiones, y lo que no esté en sus creencias o en su narrativa pues no existe y se elimina. Así la evidencia muestre lo contrario.

 

 

Por eso titulé este escrito ‘Mi verdad’. Pensando en mis nietos, para que entiendan lo que hoy vivimos. Cada cual tiene su verdad, pero esta es la mía, debidamente respaldada con mis declaraciones ante la Fiscalía. No tengo nada que ocultar ni nada que temer. Mi vida cambió con mi secuestro y la libertad es, desde entonces, mi lucha diaria. Sea Venezuela y la dictadura, el ciudadano y su seguridad, el periodista y su opinión, o Colombia y su democracia. Seguiré en esa lucha sin contemplación, con entrega y asumiendo los riesgos que se vienen con esa tarea. Por eso escribo esta columna y me acerco al fuego del abuso de poder, la injusticia y la intolerancia con total tranquilidad. No tengo rabo de paja.

 

Francisco Santos

 

Silencio mortal

Posted on: agosto 25th, 2022 by Maria Andrea No Comments

 

 

Se imaginan que Gustavo Petro cierre El Tiempo en Colombia. O que Gabriel Boric hiciera lo mismo con El Mercurio en Chile. O Alberto Fernández con La Nación. O Jair Bolsonaro con Folha de São Paulo. Y que un juez le entregara al gobierno de Colombia o Chile o Brasil o a un funcionario de alguno de estos países por una demanda de calumnia los edificios, algunos históricos, donde operan esos medios.

 

 

Se imaginan que en Chile, Argentina, Brasil e incluso Colombia, donde ya vivimos algo de esto pero en proporciones menores, asesinaran 15 periodistas en 8 meses. Ante esos casos, la reacción de los medios sería brutal. La reacción de la sociedad civil ni hablar. Y la movilización continental en defensa de la libertad de prensa se sentiría en cada rincón del continente.

 

 

Pues bien, eso está sucediendo en tres países de la región. En Venezuela el gobierno mafioso de Nicolás Maduro cerró El Nacional y un juez de bolsillo falló un caso de injuria y calumnia y le entregó la sede de este diario a Diosdado Cabello. Lo mismo pasó con La Prensa en Nicaragua, donde otro gobierno mafioso, el de Daniel Ortega, siguió el ejemplo de su compañero criminal venezolano.

 

 

Y en México, en el gobierno de izquierda populista de Andrés Manuel López Obrador llevan 15 periodistas asesinados en lo que va del año. El último, Fredid Román, fundador del periódico La Realidad y columnista del diario Vértice, el lunes pasado.

 

 

Aún recuerdo cuando durante un día en 1986 los medios noticiosos de toda Colombia, radio, prensa y televisión no salieron al aire o circularon tras el asesinato del director de El Espectador, Guillermo Cano, por parte de Pablo Escobar. Los noticieros de televisión salieron en negro, los de radio en silencio y los periódicos no circularon. Los jóvenes de hoy, que como dice la vicepresidenta de Colombia Francia Márquez “viven sabroso”, no recuerdan nada de lo que vivió Colombia en décadas violentas anteriores ni mucho menos el narcoterrorismo de los ochenta.

 

 

Ante esa amenaza los medios de Colombia se unieron y durante muchos años publicaron investigaciones muy profundas sobre los narcos y su poder, que eran iguales en todos los medios y sin firma. El mensaje era claro, no nos doblegamos. Fue un ejemplo único en el mundo y aunque dejó aún muchos más muertos, el periodismo libre de Colombia sobrevivió.

 

 

Por eso, porque viví ese momento cuando un periodista salía de casa y no sabía si regresaba, no puedo entender el silencio que hay hoy alrededor de estas dos brutales amenazas a la libertad de prensa continental. Sí, hay declaraciones. Sí, hay comentarios. Pero eso no basta. Esto pasa en las narices de los medios, de los presidentes democráticos y de la sociedad civil que se moviliza por la destrucción de un bosque pero guarda un silencio cómplice frente a la destrucción de una de las libertades fundamentales en la democracia, la libertad de prensa.

 

 

Libertad que está ligada a la libertad de expresión que va por el mismo camino con la privatización de este derecho que hoy ejercen Twitter, Facebook, Instagram y demás aplicaciones de redes sociales que cierran una cuenta sin ningún debido proceso y sin ningún tipo de apelación visible.

 

 

Pero volvamos a ese derecho hoy en riesgo inmenso, el de la libertad de prensa.

 

 

Cómo se le olvida, o se minimiza, a los periodistas y a los medios, incluyendo a los americanos y europeos, lo que fue La Prensa en su lucha contra el dictador Anastasio Somoza. ¿Se les olvida que su director Pedro Joaquín Chamorro fue asesinado por defender la causa de la libertad de expresión y de la democracia?

 

 

Para mí escuchar al dictador Ortega hablar de La Prensa decomisada y que se va a volver un centro cultural me produce asco, me genera rabia y me llena de desilusión y de temor por el futuro de nuestras libertades. Al igual que lo sucedido en Venezuela. ¿Dónde estuvo el clamor indignado de Latinoamérica cuando un mafioso como Diosdado Cabello se queda con un edificio que hoy es símbolo del sacrificio de la libertad de expresión?

 

 

Y lo de México no tiene nombre. Allí matan periodistas y no pasa nada. El colmo de la intimidación llegó hasta el punto de amenazar a quienes fueron al entierro de uno de ellos. Peor aún, López Obrador sigue intimidando desde su programa a los periodistas, sigue dando el ejemplo de que eso se puede hacer lo que los pone en tremendo riesgo. Es más, el programa de protección para los periodistas que tiene México es un chiste que va de acuerdo con lo que el Jefe de Estado opina sobre el periodismo y quienes lo ejercen. Son dispensables.

 

 

De nada sirven los comunicados o las relatorías. O sirven la verdad pero se quedan en pronunciamientos. Es hora de pasar a algo más concreto. Y el ejemplo de Colombia puede ser un inicio. Una suma de medios periodísticos, incluyendo los americanos y europeos, podrían armar una campaña que salga en ellos, en sus boletines y en sus páginas web sobre estos tres temas. Cada vez que asesinen a un periodista lo pongan en primera página. Y hagan lo de La Prensa y El Nacional un tema editorial que presione a presidentes y Congresos a no pasar de agache. Se trata de subir el costo de este tipo de actos, facilitar la solidaridad continental frente a este daño que se le hace a la democracia, educar a la sociedad civil y no permitir que estos hechos caigan en el olvido que es lo que los asesinos y los dictadores asumen va a pasar.

 

 

Es el peor momento económico pues hoy muchos diarios apenas sobreviven y la radio y la televisión tienen una gigantesca competencia en la web y en los servicios de streaming. La guerra de los clicks es hoy el centro de la disputas por lectores, televidentes o radio oyentes. Pero no olvidemos que los dictadores y los violentos ven en esa libertad la gran amenaza a sus objetivos de control y de éxito económico. Y que los periodistas y los medios son el principal obstáculo.

 

 

Si hoy no los defendemos, y estamos haciendo un pésimo trabajo la verdad, nos quedaremos con unas democracias desinformadas, sin medios con credibilidad, con bodegas al acecho de la polarización y el populismo, y con un deterioro de tal tamaño de la capacidad del ciudadano de tomar decisiones informadas que finalmente acabamos sin democracia.

 

 

¿Quién le pone el cascabel al gato? Es es la pregunta del millón. Pero empezar es lo que toca.

 

 

 Francisco Santos

Artículo publicado en Infobae