Los filósofos se dedicaban a enseñar sus conocimientos, los predicadores de la religión, al usar blanco daban el mensaje de ser “maestros de la Iglesia”.