Hagamos las paces con la vida
noviembre 30, 2018 8:42 pm

El amor es un sentimiento que nace en el interior de todo ser humano. En la medida en que nos alineamos con él, logramos expresarlo a través de nuestras actitudes, gestos, palabras y acciones. Cuando le damos cabida al amor en nuestro corazón, esta energía comienza a transformarnos internamente.

 

 

 

 

El amor incondicional, nos mueve a dar lo mejor de nosotros mismos sin esperar, por el solo deseo genuino de compartir y aportar. El amor, es la expresión más sublime del ser humano, no se puede negociar, manipular o comprar, solo se puede entregar, dar, regalar a manos llenas, y sin ninguna condición.

 

 

 

 

Pero hay momentos, en los que el egoísmo nos lleva a condicionar este sentimiento: “te doy si me das primero”, “Si te portas o actúas como yo espero”, “si aportas y te haces cargo yo estaré dispuesto a hacerlo”, y así vamos dosificando lo que sentimos por cada persona, como si el amor fuese una especie de negocio constante donde pareciera que el interés, la obligación o el beneficio, determinan los términos de la relación.

 

 

 

 

Será que hemos perdido la capacidad de amar, de reconocer y conectarnos con ese sentimiento que nos impulsa a dar lo mejor de nosotros; nos hemos vuelto en muchos casos interesados, materialistas e infelices como consecuencia del dolor, la necesidad, el resentimiento, el miedo y hasta el materialismo y la ambición exacerbada de fama, poder y dinero, nos han llevado a desconectar del al amor universal. Volvamos a conectarnos con él, que motiva la solidaridad, la amistad y la familiaridad es a través de él que encontramos la fortaleza para vencer nuestros temores y debilidades para rescatarnos, levantarnos y continuar trabajando por un bien común.

 

 

 

 

Claves para conectarnos al el incondicional:

 

 

 

 

Expresar tu amor: comienza por buscar la forma de hacer sentir queridos a tus personas especiales. El buen trato, las frases de reconocimiento, las caricias, escuchar con atención, compartir momentos de calidad, interesarte en sus actividades, mantener una comunicación abierta y respetuosa son algunas de las muchas expresiones directas del amor.

 

 

 

 

Ser Amable: encuentra un par de palabras gentiles para dirigirte a las demás personas, especialmente a esa que más te afecta o te hace perder la paciencia. Se también muy amable con tus seres queridos, aun a pesar de la prisa que llevas y los pendientes que tienes cada día. Los gestos y las palabras amables son una expresión directa del amor.

 

 

 

 

Resiste el impulso de reaccionar con agresividad: aprende a respirar profundamente un par de veces antes de dejarte llevar por las emociones alteradas y elige una mejor manera de hablar o de actuar, ente la provocación de otro. No permitas que las tensiones, las diferencias y las preocupaciones, te hagan reaccionar con ira, con rencor o resentimiento. Darte unos segundos, te llevara a evitarlo, esta también, es una muestra de amor incondicional. Concédele la razón a esa persona que lucha por obtener un poco de reconocimiento en una discusión rutinaria contigo.

 

 

 

 

Estampas



0 comments