Policía de Caracas actúa contra la contaminación sónica
diciembre 22, 2023 4:50 pm

 

Los comerciantes que ponen música a todo volumen en sus locales, como si fuera una fiesta, y que contratan a “animadores” que repiten frases para atraer a los clientes, están violando la ordenanza de Convivencia Ciudadana que prohíbe estos actos, que generan contaminación sónica. Esto ocurre tanto en Caracas como en Miranda. El Concejo Municipal de Caracas aprobó esta ordenanza en mayo, y la Policía de Caracas está encargada de hacerla cumplir, fiscalizando los comercios.

 

En la parroquia Catedral, el comisario jefe, Carlos Flores, sancionó a la tienda Bambú, que tenía agobiados a los vecinos del lugar.

 

“Entre y véalo usted mismo. Tenemos ropa para los más pequeños de la casa, para las señoras, para los jóvenes”, decía el hombre contratado por la tienda, una y otra vez. La música estaba a un nivel desmedido. Durante más de 6 meses, los vecinos protestaron al dueño del local, sin lograr nada. Incluso, se organizaron a través del Consejo Comunal y recolectaron firmas de los afectados, pero el comerciante hizo caso omiso. Solo les contestó con más música, a un volumen más alto.

 

La Ordenanza para la Convivencia Ciudadana, el Civismo y la Justicia de Paz Comunal del Municipio Bolivariano Libertador del Distrito Capital establece en su capítulo III correspondiente a las infracciones a la convivencia ciudadana, al civismo y a la paz comunal, en su artículo 25:

 

Se consideran conductas que afectan la paz y las buenas relaciones entre las personas, las siguientes:

 

“Utilizar cualquier medio de producción de sonidos, dispositivos, accesorios o maquinaria que produzcan ruidos molestos, desde bienes muebles o inmuebles, en cuyo caso podrán las autoridades competentes identificar, registrar, desactivar o retener preventiva y temporalmente la fuente del ruido, salvo sean originados en construcciones o reparaciones debidamente permisadas”.

La persona que incurra en una de las conductas antes señaladas, será sancionada con una multa equivalente al pago en bolívares de 30 veces el tipo de cambio oficial de la moneda de mayor valor fijado por el Banco Central de Venezuela, o la realización de uno de los trabajos comunitarios establecidos en la presente Ordenanza.

 

Asimismo, la ordenanza incluye un apartado sobre los actos que generan contaminación sónica, en el que dispone:

 

“Colocar música con altos niveles de sonido en espacios residenciales, locales comerciales con abertura hacia espacios públicos, en unidades de transporte de pasajeros y pasajeras, en vehículos particulares estacionados o en circulación con ventanillas abiertas, o en cualquier otro lugar donde el efecto del sonido provoque alteración a la paz ciudadana”.

La persona que incurra en una de las conductas antes señaladas, será sancionada con una multa equivalente al pago en bolívares de cincuenta (50) veces, el tipo de cambio oficial de la moneda de mayor valor fijado por el Banco Central de Venezuela, o la realización de uno (1) de los trabajos comunitarios establecidos en la presente Ordenanza.

 

Ante la indiferencia del encargado de la tienda Bambú, los vecinos, ejerciendo plenamente el poder ciudadano a través de las leyes, acudieron ante la Policía de Caracas y fueron atendidos por el comisario Flores, quien tomó medidas inmediatas y llevó el caso a su oficina, logrando finalmente que la tienda respetara la nueva ordenanza.

 

Es importante que los caraqueños sepan que existen ordenanzas que garantizan su bienestar y convivencia con los demás, y sobre todo que cuentan con efectivos que tienen el deber de hacer cumplir estas disposiciones.

 

Los vecinos están muy agradecidos con la disposición del comisario Flores, su eficacia y amabilidad.

 

 

Sumarium