Período de Grasso Vecchio fue bien mediático
marzo 1, 2013 9:02 am

El día de ayer marcó el final de la era de José Grasso Vecchio al frente de la directiva de la Liga Venezolana de Beisbol Profesional.

 

Para algunos una de las mejores y más trascendentes, y eso sí, la más mediática de las gestiones de presidentes de la LVBP, finalizó en ausencia de Grasso Vecchio, quien ayer se encontraba fuera del territorio venezolano.

 

“Yo aspiro a presidir la Liga al menos por un período más”, dijo Grasso en una entrevista concedida a Líder hace poco menos de un mes, cuando se disputaba la final de la temporada 2012-2013.

 

De la gestión de Grasso Vecchio se pueden mencionar algunos aspectos, como la comercialización de la Liga y el rescate de un Juego de Estrellas que en los últimos años había perdido su lustre de antaño. También su actividad en la Confederación del Caribe, donde fue uno de los propulsores del cambio de formato que se implementó en la Serie del Caribe de este año.

 

Sus detractores le criticaban su frecuente uso de las redes sociales y hacer públicos asuntos que consideraban de interés de la Liga.

 

Momentos difíciles

El último año de gestión de Grasso Vecchio tuvo en la polémica su sello característico. Problemas con las condiciones de campeonato durante la final de la temporada 2011-2012 fueron la primera campanada de una serie de controversias que terminaron con la polémica decisión que favoreció a Cardenales de Lara y que fue impugnada.

 

Este último hecho trajo como consecuencia que Luis Ávila, presidente de los Leones del Caracas, equipo que impugnó la decisión, fuera suspendido de la Liga, algo que para algunos fue la gota que derramó el vaso.

 

La apelación a la sanción prosperó y, entre algunos de los directivos, que prefirieron mantener su nombre en reserva, fue considerado el pecado más grande de Grasso, pues según ellos, se habría extralimitado en sus funciones al meterse directamente con uno de los socios de la Liga.

 

Aun así, la gestión de Grasso dejó valores y gestiones trascendentes, como su mano fina a la hora de negociar con el Gobierno nacional asuntos delicados como el tema del patrocinio en el reglamento de la Ley del Deporte.

 

La salida de Grasso Vecchio de la liga venezolana fue muy diferente a lo que ocurrió en los seis años de la gestión más mediática que ha tenido el circuito rentado de beisbol profesional.

 

Ahora comienza un nuevo período, que tendrá como tarea principal fortalecer al principal pasatiempo nacional, así como seguir incrementando la penetración del beisbol profesional en la población.

 

Fuente: Líder en deportes