logo azul

Ramón Guillermo Aveledo: Violencia política

Categorías

Opiniones

Ramón Guillermo Aveledo: Violencia política

 

 

Teñida de sangre la campaña ecuatoriana. El asesinato a plena luz del día del candidato Fernando Villavicencio conmovió la opinión pública nacional y latinoamericana. Ya antes había muerto violentamente el popular alcalde de Manta Agustín Intriago, de un partido local. Después en Esmeraldas matan a Pedro Briones, dirigente regional del Movimiento de la Revolución Ciudadana.

 

 

El problema es más grave. En la nación sudamericana un clima de creciente inseguridad se extiende y profundiza. En los crímenes mencionados se habla de la injerencia de narcotráfico, de sectarismos en la contienda política o incluso de la confluencia de ambos, por la penetración corruptora del sucio negocio en el tejido político y social. El expresidente Andrés Pastrana ha advertido la “colombianización” del Ecuador.

 

 

El fenómeno no es para tomarlo a la ligera. En nuestra región la violencia política no es rara y la institucionalidad para prevenirla y corregirla carece de los niveles de solidez y credibilidad en la ciudadanía,necesarios para cumplir su función eficaz y oportunamente. En 2022 fue asesinado durante su luna de miel en Cartagena el fiscal paraguayo Marcelo Pecci, un crimen por encargo; en Brasil detuvieron al sindicado como autor intelectual del delito, prófugo de la justicia guaraní. En Argentina ese año se intentó asesinar a la vicepresidenta Cristina Fernández de Kirchner y en 2018 había sido ultimado en su casa el fiscal Alberto Nisman que la investigaba. De 2018 a 2022 se contaron en México dieciocho alcaldes y ocho diputados asesinados.

 

 

Podríamos mostrar mucho más, con víctimas diversas en la opinión, con actores dentro o fuera del poder. Desde nuestro país haríamos mal en verlo como una cosa distinta y distante. Estamos en precampaña electoral y asoman eventos que no permiten la indiferencia. Los modelos intolerantes,el discurso que la justifica, la promueven directa o indirectamente. También la ausencia de condena pública a los hechos y la impunidad. Todos son factores que confluyen en un ecosistema amigable a la violencia.

 

 

Las claves son, principalmente, el rechazo social a la violencia, venga de donde venga y las instituciones fuertes, confiables, capaces de prevenir y resolver. Es interés de todos, salvo de los delincuentes, poner atención a la violencia vinculada a la política que es el colmo de la antipolítica. Cuando se desborda se complica hasta lo incontrolable. Mirarse en ese espejo roto nunca está de más.

 
 Ramón Guillermo Aveledo

Comparte esta noticia:

Contáctanos

Envíe sus comentarios, informaciones, preguntas, dudas y síguenos en nuestras redes sociales

Publicidad

Si desea obtener información acerca de
cómo publicar con nosotros puedes Escríbirnos

Nuestro Boletín de noticias

Suscríbase a nuestro boletín y le enviaremos por correo electrónico las últimas publicaciones.