Por dinero baila el perro…
junio 25, 2013 7:44 am

La Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación FAO, otorgó un reconocimiento a Venezuela por avances en materia alimentaria, pero, ¿esa Venezuela es la que existe en la mente de los enchufados y la que tratan de “mostrar” al mundo o es la Venezuela en la que vivimos los demás?

 

Mientras Nicolás Maduro va por el mundo comprando conciencias los venezolanos conocemos y vivimos la realidad de nuestro país; este “reconocimiento” a nadie engaña, se trata del show mediático que debe montar el Gobierno para tapar la escasez, el desabastecimiento, la inflación, la inseguridad, la corrupción.

 

Según la FAO, para cumplir con el “Desafío Hambre Cero” se deben lograr 5 objetivos: 1) 100% de acceso a una alimentación adecuada todo el año. 2) Cero retraso en el crecimiento en la primera infancia. 3) Que todos los sistemas sean sostenibles. 4) 100% de incremento en la productividad y el ingreso de los pequeños productores. 5) Cero desperdicio de alimentos y pérdidas pos-cosechas. Ahora analicemos la situación del país: 1) Peor momento de Venezuela en la producción de alimentos. 2) Peor momento de inflación en la historia del país. 3) Peor momento de escasez. 4) Aún tenemos 2 millones de venezolanos en pobreza extrema. 5) Caso Pudreval. Es evidente que no se trata de otra cosa que de un premio comprado con los favores de tantos países a los que Venezuela les regala nuestro recursos, en este caso Brasil y el lobby del expresidente Lula da Silva.

 

Nicolás Maduro y su entorno pueden tener un reconocimiento, pero por lograr la inflación más alta de Latinoamérica y una de las más altas del mundo, por lograr el récord de mantener la escasez alrededor de un 20% por cinco meses consecutivos, por la caída de la producción nacional de alimentos, por generar empleos y desarrollo de productores en otros países con la plata que regala de los venezolanos, y por las miles y miles de toneladas de alimentos importados que seguramente colapsarán en los puertos del país.

 

La FAO se habrá comido el cuento de Nicolás Maduro, pero nosotros no. Sin duda, hoy son más elevados los niveles de pobreza y con lo cara que está la vida, muchas familias no pueden cumplir ni siquiera con las tres comidas. Por eso, desde Primero Justicia seguimos luchando por un mejor país para los venezolanos, un país de progreso.

 

borgesjulio2009@gmail.com @JulioBorges

Por Julio Borges