Maduro no es Chávez
abril 8, 2013 7:04 am

El próximo domingo el pueblo venezolano que quiere un cambio para poder vivir mejor y en paz tiene una gran oportunidad de lograrlo. La posibilidad del triunfo de Capriles se desprende del hecho de que en las pasadas elecciones presidenciales del 7 de octubre de 2012 el presidente Chávez obtuvo ocho millones 191 mil 132 votos y Henrique Capriles, a pesar del ventajismo dentro del cual se desenvuelven en estos tiempos los procesos electorales en nuestro país, logró la cantidad de seis millones 591 mil 304 votos.

 

Si en esta oportunidad todos los que ya votamos por Capriles lo volvemos a hacer, y además tratamos de llevar votos nuevos a su favor, lo cual es totalmente posible porque hay más razones para votar por él después de los 100 días del gobierno de Maduro, en los que ha crecido la inseguridad personal y ya ha devaluado la moneda dos veces, con sus consecuencias terribles para el alto costo de la vida y la escasez, es perfectamente posible que Capriles obtenga más votos que en las elecciones del pasado 7 de octubre.

 

Ahora bien, del lado del oficialismo tenemos una realidad inobjetable: Maduro no es Chávez, y además los liderazgos no se transfieren como si fueran una herencia, los liderazgos se construyen luchando al lado del pueblo y en su favor; por muy importante y querido que sea un líder no puede endosar los votos que en definitiva le pertenecen a cada ciudadano, que puede seguir apreciando a un líder determinado, pero tiene el derecho a analizar las condiciones personales, la capacidad y la trayectoria de quien pretenda heredar el liderazgo de quien ya no está. Nunca en la historia un líder le ha trasferido a otro su liderazgo, y menos si no tiene condiciones para ello.

 

La experiencia de los últimos años nos indica que cuando Chávez no compitió como candidato, siempre la votación del oficialismo se ha visto reducida en no menos de un 25 %, razón por la cual hoy, cuando Chávez no solo no es candidato, sino que ya no está entre nosotros, todo indica que, tanto por esa mencionada experiencia como por las carencias de Maduro como candidato, es lógico concluir que la votación del chavismo reducido a madurismo va también a disminuir la votación en ese 25 %, lo que arrojaría un resultado de seis millones 143 mil 349 votos (8.191.132 – 25 %).

 

El próximo domingo hay que votar por Venezuela.

 

 

Fuente: La Verdad

Por Omar Barboza