Maduro no es Chávez
mayo 10, 2013 7:29 am

“La gestión de Maduro antes y después de las elecciones, dilapida la herencia de Chávez y provoca la pérdida del apoyo de amplios sectores que siguieron de forma incondicional al “líder eterno”; el único capaz de poner orden entre huestes tan diversas. Una parte significativa de éstos, consideran que su desaparición ha sumido al país en la anarquía y ha propiciado el “vale todo” en la lucha de las distintas “familias de intereses” chavistas para mantener las prebendas conseguidas.

 

Muchos, ya no dieron su voto a Maduro previendo lo que se venía encima, y son una porción significativa de esos 800.000 votos perdidos por el movimiento en seis meses. Ha sido poco inteligente participar en esta carrera hacia la radicalización, especialmente por parte del “núcleo duro” más combativo en gobierno y partido, despreciando la posibilidad de mínimos “puentes” en el diálogo postelectoral que evitara el enfrentamiento social, las muertes en la calle y esta grave crisis política y de legitimidad”. Gustavo Palomares Lerna, Presidente de Altos Estudios Europeos y miembro de la Misión Electoral en Venezuela. EL PAÍS de España.

 

Dos semanas de paraíso

Del 26 de abril al 10 de mayo algunos venezolanos estuvimos en una especie de modorra política, lejos del mundanal ruido, ausentes a ciertos rumores que hablaban de que en la Plaza Altamira “podría pasar algo”, pisando la tierra firme de una isla de ensoñación en donde nos sentimos a nuestras anchas visitando kioscos repletos de libros, codeándonos con poetas, escritores y músicos, abrazando amigos que hacía tiempo no veíamos y gozando de una paz que nos permitió disfrutar de un montón de vivencias nunca antes sentidas en otras fiestas de lectura como ésta que nos arropó completamente y se apoderó de nuestra sensibilidad. Es posible que toda esta depresión que hemos vivido después del 14A, haya sido la razón para que resolviéramos alquilar por dos semanas nuestra permanencia en esa plaza de tan buenos y malos recuerdos de los últimos años.

 

Una experiencia feliz

La asistencia masiva a los diferentes eventos programados para el pasado 5º Festival de la Lectura Chacao, nos acercó a una variopinta gente que acudió con su familia a una diversidad de conferencias, recitales y eso que llaman con la fea palabra “Conversatorios” a la cual nos unimos con la convicción de sentirnos a gusto y no movernos del asiento. Daba gusto ver a un público interesado en escuchar al poeta y escritor Leonardo Padrón en su conferencia sobre “La incandescencia de las cosas”, a la periodista Ibéyise Pacheco contando pormenores de su investigación para lograr su conmovedor libro “El grito ignorado” o a Ibsen Martínez siempre ameno discurriendo acerca de su obra “Simpatía por King Kong”, mientras un grupo de poetas encabezado por Barrera Tyszka armaba un Jamming poético que es como uno de jazz pero con la música convertida en palabra.

 

Imposible contar todo lo que vimos, sentimos y aplaudimos durante dos semanas en las que la previsión abarcó a todos los públicos, desde los más niños y más jóvenes, hasta la clase culta y profunda, la frívola y farandulera, amante del glamour y la belleza, sin dejar el humor, sin olvidar la historia de ayer y la que estamos viviendo en carne viva, más viva y más carne que nunca.

 

Pese a la lluvia que iba y venía, la gente se amontonaba bajo los kioscos de fuerte material o bien se acercaba al cafetín sin pararle demasiado a este fenómeno que ocurre por estos meses y es breve y refrescante, más, cuando una la está pasando bien, pensando quizá que se ha trasladado a otro lugar diferente a la república bolivariana de Maduro y su combo.

 

Menahem Belilty, Laureano Márquez y el gran caricaturista Edo fueron los reyes de la fiesta final en la Tarima Norte de la Plaza Altamira, con un público que rió, aplaudió y entendió a la perfección el mensaje de estas tres figuras del humorismo nacional que han sido nuestro paño de consuelo en tiempos en que necesitamos de la risa para seguir sobreviviendo en la república bolivariana de las Morisquetas y frases célebres del mal sucesor.

 

Hasta la próxima

En complicidad con Sara Álvarez siempre tenía mi silla de espectadora en el mejor lugar y es que hicimos un trato desde el primer día: Si ella llegaba primero me guardaba puesto y si yo acudía puntal hacía lo mismo. Ella entendió que yo no iba a cumplir y todos los días estaba ahí con su silla apretada bajo el brazo esperando mi presencia, de manera que gocé de muchos espectáculos musicales y gané una amiga, ya comprometida para el próximo año.

 

Ya estoy de nuevo metida en la prosa de la vida, lejos de la poesía de 8 jóvenes que nos encantaron con su encuentro de palabras sobre los temas que les angustiaban de esta ciudad inhóspita y querida, de la música de Víctor Morles y su fusión de joropo tuyero y jazz, de la sabrosura y dominio musical de Los Vasallos del Sol, del concierto de Famasloop, El Guajeo de Alfredo Naranjo y la gracia de Tania Sarabia que agotó la venta de sus libros de cocina. Gracias a la Fundación Colombo Venezolana por traernos a Piedad Bonett, Laura Restrepo, los prodigiosos bailarines de joropo y la gente de esa revista seductora que se llama El Malpensante.

 

Ya he vuelto a las colas de los supermercados, a la intemperancia y vulgaridad del presidente y a todo este panorama del desbarrancadero que nos ha tocado vivir.

 

Fuente: ND

Por Mariahé Pabón