Las universidades
junio 27, 2013 8:34 am

Ha sido unánime la solidaridad en todo el país por la lucha que mantienen las universidades autónomas ante el acoso gubernamental que pretende asfixiarlas financieramente, al negarles un justo presupuesto. Asimismo, el repudio generalizado contra grupos violentos encapuchados afectos al gobierno, que causan destrozos y siembran el terror en sus instalaciones.

 

En la Mesa de la Unidad estamos solidarizados con las protestas y exigencias de los sectores universitarios, y comprometidos a apoyar a la universidad autónoma, democrática, unida, abierta a todos, y a defender los valores y principios de libertad y pluralismo que le dan fundamento a la vida académica.

 

Nicolás Maduro arremete contra las universidades, desconociendo que en los últimos años nuestras instituciones han sido víctimas de una serie de políticas agresivas de distinta naturaleza e intensidad por parte del Poder Ejecutivo, que en mucho han contribuido a generar las actuales dificultades. La crisis por la que atraviesan las universidades es responsabilidad del gobierno nacional.

 

En los últimos 7 años, el presupuesto asignado a las universidades autónomas se ha repetido sin tomar en cuenta los terribles efectos de la inflación acumulada en los últimos años, estimada en más de 130%, ni las sucesivas devaluaciones de nuestra moneda. Como consecuencia, estos centros de estudios superiores están enfrentando un déficit financiero que puede alcanzar en algunos casos el 60%, lo cual impide la planificación racional de las distintas actividades de docencia, investigación y extensión.

 

Debemos recordarle a Nicolás Maduro que la democracia venezolana siempre ha tenido en el desarrollo de las universidades, una muestra palpable de lo que es posible construir. Por ello, la lucha universitaria es la lucha del pueblo venezolano. Maduro debe tomar en serio esta situación, que no se oculte en prejuicios ideológicos, que obtenga de sus asesores mejor información, y que sea más cuidadoso en el uso de señalamientos, lo cual evidencia su gran desconocimiento del mundo universitario del país.

 

El pasado sábado acudimos a la sede de la Nunciatura Apostólica a expresar nuestra solidaridad con un grupo de estudiantes en huelga de hambre en protesta por la situación de las universidades. Estos estudiantes simbolizan lo más noble y sentido de las luchas actuales del pueblo venezolano. El derecho a la protesta no puede ser criminalizado, y es grotesco utilizar a los tribunales para eso.

 

Por Antonio Ledezma