La Unidad y las municipales
junio 17, 2013 8:08 am

Es importante destacar que una de las razones por las cuales la Unidad democrática se ha convertido en la alternativa válida del cambio político ha sido por la consecuencia que hemos tenido con nuestros objetivos originales y porque hemos respetado siempre las reglas que se han convenido para definir nuestras candidaturas o cualquier otra decisión.

 

Hoy, cuando algunos dudan sobre si debemos participar en las elecciones municipales, ratificamos nuestra decisión de intervenir en ese proceso para demostrar que somos mayoría, combatir el ventajismo electoral como lo hemos venido haciendo y derrotar con nuestros votos el alto costo de la vida, la inseguridad personal y el fracaso que representa el actual régimen. El jefe de campaña en estas elecciones municipales será Henrique Capriles y vamos a confirmar que somos mayoría y que el cambio político en Venezuela está en marcha.

 

Para lograr nuestros objetivos en estas elecciones municipales debemos estar alertas para combatir y derrotar las maniobras desde afuera o desde dentro que puedan intentar debilitar la fortaleza creciente de la Unidad democrática, empezando por respetar y hacer respetar las reglas que aprobamos con antelación y por unanimidad para escoger nuestros a candidatos y candidatas a las diferentes Alcaldías del país, los cuales ya fueron seleccionados, y a menos que sea por causa de muerte, renuncia o inhabilitación, esos son los candidatos y con ellos vamos a lograr un gran triunfo en diciembre de este año con las banderas de la Unidad y con Capriles dirigiendo la campaña.

 

Los partidos políticos nacionales comprometidos con la Unidad debemos actuar con gran responsabilidad ante la sociedad democrática y con la MUD para garantizar que los caprichos o ambiciones de sus militantes o dirigentes no se pongan al servicio de la estrategia de los adversarios políticos reales, intentando irrespetar las reglas de juego que acordamos con la aprobación de todos.

 

En todo caso, nos complace saber que es una gran minoría excepcional la conducta de algunos dirigentes que se dicen de la Unidad democrática, pero que por sus ambiciones personales protagonizan ataques a los candidatos o candidatas ya seleccionados por consenso o por primarias, con lo cual, de manera consciente o inconsciente, trabajan para el candidato del oficialismo en contra del más alto interés nacional representado por la Unidad democrática.

 

Por Omar Barboza