logo azul

La maña cubana en el mundo

Categorías

Opiniones

La maña cubana en el mundo

Fidel Castro ha respaldado dictadores o regímenes amigos, pero se asegura de obtener grandes beneficios económicos.

 

Fragmento de un artículo publicado en Expediente por este articulista, el 20 de julio de 2003: «El Presidente dijo que Cuba y su líder Fidel Castro son vibrantes ejemplos de generosidad para el mundo y encomió los grandes sacrificios de la Isla en su histórica solidaridad con los pueblos». «Para mi querido hermano Fidel Castro todo el cariño y reconocimiento por su visión de futuro y su carismática personalidad, que ha guiado a Cuba por un camino de libertad soberana e independiente, y a los cubanos en general, mi admiración por sus esfuerzos en favor de las causas más nobles».

 

Citas históricas tomadas del Granma. Pero no son de este momento ni pertenecen a Hugo Chávez. Son reseñas de prensa atribuidas a Robert Mugabe (Zimbabwe), Denis Sassou-Nguesso (República Popular del Congo), Charles Taylor (Liberia), José E. dos Santos (Angola) o Laurent Kabila (República Democrática del Congo). Todos dictadores. Todos revolucionarios. Todos, en su momento, de íntima relación con Castro e influenciados por las políticas cubanas.

 

Y es que la presencia de fuerzas castristas en diferentes lugares del mundo es una constante desde los años sesenta, después de estabilizado su propio régimen.

 

Sudamérica, Centroamérica, África y Asia. Primero, se trataba de una penetración ideológica y de expansión fundada en los intereses geopolíticos de la URSS que usaba a Cuba como trampolín para concretar posiciones en regiones clave durante la Guerra Fría. Una segunda etapa, tal vez la misma que se vive ahora, obliga a Castro a buscar recursos económicos en otros puntos del orbe. Haremos un paseo rápido sobre las experiencias cubanas en algunos países de África.

 

Los cinco revolucionarios tienen, además, otras características comunes. Exoficiales del ejército, jóvenes militares protagonistas de movimientos insurreccionales, creadores de movimientos revolucionarios, marxistas y con fuertes nexos con Cuba.

 

Ideologías artificialmente infladas, obtenían provecho de la adversidad, formaron Estados unipartidistas, se acompañaron de una élite comunista, utilizaron la pobreza y miseria para lograr sus fines. Su demagogia se basó en la división de clases, se dirigen a un solo sector de la sociedad, mantuvieron una estrategia para sobrevivir electoralmente, se dirigen siempre a un grupo humano débil económicamente. Crean confrontación, siempre presente el objetivo de eliminar al adversario, encienden el clima con agravios personales o grupales y evidencian un victimismo paranoico.

 

Copia al carbón.

erojas@eluniversal.com / Twitter: @ejrl

 

Por Elides Rojas

Comparte esta noticia:

Contáctanos

Envíe sus comentarios, informaciones, preguntas, dudas y síguenos en nuestras redes sociales

Publicidad

Si desea obtener información acerca de
cómo publicar con nosotros puedes Escríbirnos

Nuestro Boletín de noticias

Suscríbase a nuestro boletín y le enviaremos por correo electrónico las últimas publicaciones.