José Amalio Graterol: Carta abierta al político español Pablo Iglesias

Categorías

Opiniones

José Amalio Graterol: Carta abierta al político español Pablo Iglesias

Me dirijo a usted como  venezolano, abogado y dirigente político, ya que se ha  tomado el tema de la situación de nuestra nación, como un tópico de interés en sus intervenciones públicas  siendo portavoz de su organización partidista. Más allá de esas intervenciones, su partido político ha sido señalado con mucha seriedad, de haber recibido fondos en forma directa e indirecta del régimen que hoy sojuzga a Venezuela.

 

 

Habría usted y su grupo recibido dinero sustraído a las necesidades básicas del pueblo venezolano que hoy padece una gravísima crisis, por la cual han decidido emigrar millones de connacionales ante la imposibilidad de satisfacer sus necesidades elementales como comida, servicios  de salud, medicinas, agua, servicio eléctrico transporte y seguridad personal: en este aspecto se cuentan por miles las ejecuciones extrajudiciales, encubiertas, en una supuesta lucha contra la delincuencia, por cientos los ejecutados por disentir del régimen y miles de heridos y presos políticos por oponerse a la tiranía.

 

 

 

Usted sin pudor alguno se había referido con anterioridad al régimen como “una de las democracias más consolidadas del mundo”. Y lo que hoy resulta una burla cuando afirmo: “Qué envidia me dan [los españoles que viven en Venezuela], es muy interesante vivir en un país como éste, en el que se están produciendo bastantes cambios y transformaciones que pueden convertirse en un ejemplo democrático para los ciudadanos del sur de Europa” Al contrario de su apreciación  miles de  españoles y sus descendientes han decidido ante la violenta represión social, volver a España y le impetro a que les pregunte ¿por qué, abandonan el país que los acogió después de la guerra civil española y en el cual nunca fueron marginados? Gallegos, canarios, asturianos, vascos y gente de toda España fueron siempre acogidos y rehicieron sus vidas, tras el horror de la guerra civil española.

 

 

 

Lo que ignora en sus delirios ideológicos es que, como dice la lideresa María Corina Machado: “Nosotros no estamos enfrentando una dictadura en Venezuela. En Venezuela existe un Estado criminal. Han buscado convertirnos en una sociedad que huye simplemente para salvar su vida o de esclavos, los que nos quedamos.”

 

 

“Hoy, lo único que sostiene a Maduro y sus mafias es precisamente ese sistema criminal, ya no le queda más nada: el país lo repudia, y cuando nos digan que este país está dividido, a un lado con ellos. *A Maduro no le queda nada, es un paria político; nosotros tenemos todo*. Maduro no tiene gente, no tiene plata, no tiene respaldo internacional; no tiene a la Fuerza Armada Nacional, se le volteó.”

 

 

 

Ni siquiera tiene  a los beneficiarios de su apoyo como PODEMOS  que hoy sienten vergüenza de lo que el mundo conoce: ¡a sabiendas apoyaron sin escrúpulos a un estado criminal!, todo por el prurito ideológico de la lucha de clases preconizada por Marx, por ello le pregunto: ¿si el Estado venezolano era dueño de la empresa petrolera (PDVSA), en que idea de lucha de clases, estará el motivo de saquearla en millardos de dólares para fines personales?

 

 

 

¿Cómo se justifican las innumerables ejecuciones extrajudiciales llevada a cabo por los cuerpos policiales del régimen  contra los más pobres y más jóvenes en las barriadas populares de Venezuela?

 

 

¿Es compresible que usted apoyara  y llamará democrático a un régimen que encarceló, torturó y vejó a la jueza María Lourdes Afiuni, por haber sentenciado un caso contra la suprema voluntad de Hugo Chávez? Hasta el célebre lingüista estadounidense Noam Chomsky le pidió al presidente de Venezuela, Hugo Chávez, por la liberación humanitaria de la jueza María Lourdes Afiuni, considerada una “presa política” por críticos del mandatario.

 

 

 

La misiva del activista político izquierdista, buscaba aprovechar la época de indultos presidenciales navideños “para corregir una injusticia y evitar un daño mayor.” Usted y su grupo callaron ¿sería su interés en el régimen venezolano meramente crematístico? Su silencio frente a esa aberración, hecha con el propósito de someter al poder judicial de Venezuela a la voluntad de un solo hombre y que fuese un país sin ley, retrata de cuerpo entero su visión de la justicia.

 

 

 

El hambre, la muerte por falta de servicios médicos y medicinas, recorre a Venezuela, tenemos el record de desnutrición infantil en América y ahora Venezuela es una amenaza regional por el descontrol de epidemias, todo gracias a la corrupción y a los cubanos que acabaron con los servicios de salud en Venezuela, pero como son de izquierda, no importa,. Entonces tendríamos que concluir que su ideología  es para que impere la miseria, la desolación y la muerte infantil.

 

 

El mundo  conoce de la solidaridad y amparo a la impunidad  que los sujetos de la proclamada izquierda le dan a sus conmilitones del mundo. a quienes encubren sus acciones como las que hemos  señalado para luego salir a expresar sin rubor alguno como lo hizo usted en su reciente comparecencia ante el Senado: “No comparto algunas de las cosas que dije en el pasado” Para luego afirmar: “La situación política y económica en Venezuela es nefasta”, Pero ni por asomo se refiere al estado criminal y mafioso, es como si se refiriera a Al Capone (el más famoso de los gánster) y dijera “las cosas no estuvieron  bien”.

 

 

 

Ante sus afirmaciones sobre Venezuela, le decimos  como le dijo el Rey emérito de España Juan Carlos a Hugo Chávez: ¿Por qué no te callas? ¡No hable más de Venezuela!

 

 

 

@JoseAGraterol

Comparte esta noticia:

Contáctanos

Envíe sus comentarios, informaciones, preguntas, dudas y síguenos en nuestras redes sociales

Publicidad

Si desea obtener información acerca de
cómo publicar con nosotros puedes Escríbirnos

Nuestro Boletín de noticias

Suscríbase a nuestro boletín y le enviaremos por correo electrónico las últimas publicaciones.