Habló otra vez por televisión
mayo 4, 2013 6:08 am

En el poder hay un grupo de políticos sin brújula

Mentira Fresca habló otra vez por televisión. Nos recuerda la salsa de Padilla, aderezada con la versión de Willie Colón, cada vez que el señor Maduro aparece con cualquier pretexto en los medios de comunicación.

 

Al menos tres cadenas diarias y varias horas de transmisión son la mayor adicción del proclamado. No estoy seguro si los largos sermones logran el objetivo de distraer a los venezolanos de sus verdaderos problemas, pero al menos ponen en evidencia que en el poder hay un grupo de políticos sin brújula.

 

A falta de planes y políticas serias, el proclamado suele hacer llamados al hampa a que vayan hacia él. Abre los brazos, y al modo de profeta, los exhorta: “vengan con nosotros al lado de la revolución”.

 

Pero ya todos saben que el hampa está con la revolución. Saben que gran parte de las más sanguinarias bandas de los barrios de Caracas y de las principales capitales del interior tienen su origen en los grupos armados motorizados que organizó el mismo Gobierno para defender la revolución.

 

Mientras Maduro utiliza cientos de horas para emitir fantasías como las de sus llamados al hampa, cada noche, cada madrugada, cientos de venezolanos mueren indefensos ante ese monstruo creado en revolución.

 

La madrugada del jueves le tocó al joven periodista de la Cadena Capriles, Johnny González. Fue interceptado saliendo de su guardia de trabajo. Con él, 498 personas de la gran Caracas perdieron su vida en situaciones de violencia durante el mes de abril.

 

A los grandes jerarcas, ahora también conocidos como “Los enchufados” se les reconoce en las calles cuando pasan con sus caravanas de escoltas apartando de manera agresiva a los impávidos transeúntes, ya acostumbrados a esos desmanes. Ellos se sienten seguros, pero sus escoltas caen abatidos luego de dejar a sus jefes al regreso a casa, pues sus armas son muy apetecibles para el “oficio”.

 

Elías Jaua le dice al mundo que en Venezuela se vive una gran estabilidad política. De cierta manera tiene razón. La protesta suele ser reprimida brutalmente por los cuerpos de seguridad y los motorizados armados, en tanto que los que son líderes, son sometidos a cárcel con procesos basados en leyes propias de las más feroces dictaduras como la llamada Ley Antiterrorista.

 

En la Asamblea Nacional la calma no puede ser mejor. Con la orden de Diosdado Cabello de impedir la palabra a los opositores ya no hay debate, y si la orden no es bien entendida entonces salen a relucir los golpes propinados por los espalderos con rango de diputados suplentes.

 

Así, pues, el país vive tranquilo porque hoy Mentira Fresca volverá a hablar por televisión.

 

Twitter: folivares10