Fiesta y Alfasto

Fiesta y Alfasto

En 2011 se anunció con bombos y platillos la llamada “Fiesta del Asfalto” que según las fuentes oficiales del Gobierno del Distrito Capital estaría llamada a resolver el problema de la infraestructura vial del ámbito territorial del organismo en cuestión. De acuerdo al mencionado anuncio, enmarcado dentro del plan bienal de obras públicas iniciado en marzo de 2011 la vialidad de la ciudad de Caracas estaría en perfecto estado para finales del año 2012. Sin embargo en la noticia aparte de decir el número de kilómetros y avenidas que se iban a rehabilitar no se mostró un plan de ejecución ni se dijeron cuales eran las avenidas que contemplaban dicho plan, por supuesto estoy asumiendo que existía una planificación seria para acometer dichos trabajos. Hoy ya en las postrimerías de 2013 nuevamente se escuchan noticias de la ya larguísima fiesta sin que se le ponga fin y se acometa un plan de mantenimiento vial constante y que se lleve a cabo con menos alharaca y más efectividad.

 

El asfaltado de las vías forma parte de todo un conjunto de elementos que conforman el sistema vial, tales como drenajes, bases y sub bases (estado del suelo), señalización, demarcación. Elementos estos necesarios para que los usuarios transiten con seguridad y confort en el tramado, tanto urbano como interurbano.

 

Resulta entonces preocupante, por decir lo menos, observar como se realizan trabajos de “mantenimiento vial” sin tomar en cuenta los distintos elementos del sistema, se remueve la carpeta asfáltica existente y pasan días o semanas sin que se coloque la nueva superficie de rodamiento, cuando finalmente la colocan pasan semanas sin colocar la demarcación, si acaso lo hacen antes de la próxima escarificación, los drenajes obstruidos en ocasiones con material de las mismas obra, en fin, no obedecen los trabajos a un plan de ejecución de acuerdo a los cánones que dictan la buena práctica de la ingeniería.

 

Hace aproximadamente tres meses el ministro de transporte anunció que en 90 días o en una prórroga de la misma cantidad de días el sistema vial venezolano estaría recuperado integralmente, en su oportunidad refutamos que ese lapso fuese suficiente para realizar tales obras, sobre todo por el estado de deterioro en el cual se encuentra nuestra vialidad. Estas aseveraciones al igual que la celebración de la fiesta del asfalto no denotan más que la ausencia de planificación a corto, mediano y largo plazo en materia de infraestructura en general y vialidad en lo particular que reiteradamente he mencionado en mis escritos.

 

Señores para que las fiestas queden bien también hay que planificarlas, cuando no es así al día siguiente lo que queda son resacas y malos comentarios, no queremos saber cómo es la resaca del asfalto.

 

Por Ing. Félix Ojeda Oropeza

 

Comparte esta noticia:

Contáctanos

Envíe sus comentarios, informaciones, preguntas, dudas y síguenos en nuestras redes sociales

Publicidad

Si desea obtener información acerca de
cómo publicar con nosotros puedes Escríbirnos

Nuestro Boletín de noticias

Suscríbase a nuestro boletín y le enviaremos por correo electrónico las últimas publicaciones.