El país en manos de los locos
marzo 30, 2013 8:55 am

“Chávez nos evitaba actuar en muchas ocasiones con estas ideas locas nuestras”

 

En estos días Leonardo Padrón describía al país como “una cantera abundante de historias inverosímiles”.

 

Es decir, un lugar ideal para que florezca la actividad de un cronista. Y así para describirlo enumeraba algunas particularidades de ese territorio de conductas extravagantes que nos convierten en un país del absurdo.

 

Recordaba que este es el país donde la ministra de Servicios Penitenciarios amenaza con soltar a los presos si se portan mal, donde las cárceles organizan show bailables con strippers y estrellas del vallenato, en el que los policías atracan y secuestran a los ciudadanos, donde los delitos los organiza la gente que está presa y, por lo tanto, no los puedes meter presos, o donde los comunistas rezan en cadena nacional. Y así, pues, una serie infinita de hechos que nos ha generado una identidad donde “los caudillos no pasan de moda”.

 

Siguiendo las sugerencias de Padrón nos dispusimos echar un vistazo a las noticias del día con la intención de hurgar en esa cantera. No fue necesario hacer grandes esfuerzos y de inmediato nos topamos con un gran titular nada menos que del presidente de la Asamblea Nacional, quien señalaba: “Chávez era el muro de contención de nuestras ideas locas”. ¿Cómo? ¿Qué quiere decir este señor que preside el más importante órgano de representación popular?

 

Sí, en efecto. Diosdado Cabello aseguraba que “la oposición venezolana debió haber rezado mucho para que Chávez siguiera vivo, porque él era el muro de contención de esas ideas locas que se nos ocurren a nosotros. Él imponía su liderazgo, su prudencia, su conciencia y nos evitaba actuar en muchas ocasiones con estas ideas locas nuestras”.

 

¡Claro! Entonces uno comprende las locuras que han ocurrido desde que Maduro, y sus amigos locos, asumieron el control del país. Investido como sucesor aseguró haber sostenido reuniones durante horas con el Presidente, quien en estado terminal se le atribuyó unos cuantos decretos, pero luego de su muerte aseguró haber establecido una conexión con el alma del difunto de manera de certificar medidas como la devaluación.

 

Así las cosas, el grupo que gobierna sigue ahora las directrices del señor Maduro, quien en torpes discursos expone sucesivas “ideas locas” como las llama Diosdado, como la de que las franquicias de comida rápida están envenenando al pueblo, lo que les anuncia una sentencia de muerte, o ante la escasez de medicinas complican más el asunto exigiendo 11 requisitos en el récipe, más la eliminación de las marcas o la extensa ley seca que quiebra comercios y daña el turismo.

 

No dudamos que desde las filas opositoras es de donde saldrían los más genuinos rezos pidiendo por la vida de Chávez.

 

Twitter: @folivares10