Derecho de palabra

Derecho de palabra

La semana pasada se agredió salvajemente a diputados y diputadas a la Asamblea Nacional por negarnos a la imposición de condicionar nuestro derecho de palabra al reconocimiento de la legitimidad de Nicolás Maduro.

 

Someter a los parlamentarios a la voluntad del Presidente del cuerpo, además de constituir un intento de humillación inaceptable, constituye una clara violación constitucional, en especial del Artículo 201, que dispone textualmente: “Los diputados y diputadas son representantes del pueblo y de los Estados en su conjunto, no sujetos a mandatos ni instrucciones sino sólo a su conciencia. Su voto en la Asamblea Nacional es personal”.

 

Esta disposición es complementada para no dejar dudas, por el Artículo 199 que dispone: ““Los diputados y diputadas a la Asamblea Nacional no son responsables por votos y opiniones emitidos en el ejercicio de sus funciones…”.

 

El argumento que utiliza el Diputado Cabello es que los diputados estamos en la misma condición que Maduro, y en consecuencia, si nosotros no lo reconocemos como Presidente legítimo él no nos reconoce a nosotros como diputados. Incurre en claro abuso de poder al intentar hacer justicia por sus propias manos, y ese abuso lo agrava el hecho de que no tiene ninguna atribución legal ni constitucional para tomar esa decisión. Pero igualmente, por prepotencia o ignorancia compara dos situaciones claramente distintas, los diputados que hoy ejercemos esas funciones no tenemos pendiente ningún recurso que cuestione la legalidad de nuestra elección, ni nadie está objetando la legitimidad de nuestra condición de diputados.

 

En cambio Maduro se encuentra dentro de los lapsos en los cuales se pueden impugnar los actos de proclamación y juramentación, que de prosperar puede revocarlos, y por tanto su legalidad está condicionada al resultado de ese recurso. Y en cuanto a la legitimidad que para nosotros es un hecho político no le ha sido reconocida por la Alternativa Democrática, porque no ha sido posible tener acceso a los mecanismos institucionales para demostrar las miles de denuncias que comprometen la transparencia de la elección. Dejamos claro una cosa: No nos callarán.

 

Fuente: La Verdad

Por Omar Barboza

Comparte esta noticia:

Contáctanos

Envíe sus comentarios, informaciones, preguntas, dudas y síguenos en nuestras redes sociales

Publicidad

Si desea obtener información acerca de
cómo publicar con nosotros puedes Escríbirnos

Nuestro Boletín de noticias

Suscríbase a nuestro boletín y le enviaremos por correo electrónico las últimas publicaciones.