Ante la traición
junio 10, 2013 7:30 am

Hoy, cuando el fracaso de las políticas nacionales de este gobierno le han ganado el rechazo de las mayorías nacionales, recurre a las prácticas de los que no tienen escrúpulos y utiliza a los representantes de la boliburguesía para comprar conciencias de personas que traicionan la confianza que le hemos brindado para convertirse en informantes que facilitan la persecución política de los venezolanos disidentes con las políticas de este gobierno.

 

Ante ese hecho, reafirmamos con mayor fuerza nuestra posición y espíritu de lucha, y utilizamos esas lamentables experiencias como un aprendizaje adicional para enfrentar la conducta desesperada del gobierno dirigida a debilitarnos, pero que solo logrará el fortalecimiento de nuestros propósitos, seguros de que esas prácticas lo que demuestran es la debilidad del régimen, que las utiliza para tratar de suplir la falta de argumentos ante el hecho indiscutible de que la incapacidad y la corrupción sin límites los convierte en responsables de haber despilfarrado más de un millón de millones de dólares, a tal punto, que hoy recurren al racionamiento de alimentos, al intercambio vergonzoso de petróleo por comida, a la utilización del Poder Judicial como instrumento de persecución política y a la compra de conciencias tan oscuras como el color del mismo petróleo.

 

Es importante que todos nuestros militantes y la sociedad democrática en general sepamos que, al lado de lamentar estos hechos tan bochornosos, la interpretación correcta de los mismos nos llevan a la conclusión de que este gobierno está en estado terminal y eso los conduce a utilizar sus testaferros para hacernos daño, pero que la respuesta correcta es hacer uso de nuestra fortaleza moral, de lealtad a nuestros principios, de nuestra fe en el pueblo venezolano, para salir fortalecidos de este episodio y marchar unidos para consolidar el triunfo del cambio político y poner al frente de nuestro país a una dirigencia que nunca se ocupe de comprar conciencias, sino de dar el mejor ejemplo de honestidad en el manejo de los fondos públicos y de eficiencia en la gestión de nuestros gobiernos, para garantizar una buena calidad de vida a los venezolanos en un clima de paz y de libertad, con respeto a los derechos de todos.

 

 

Por Omar Barboza