Ajustes de cuentas

Ajustes de cuentas

 

Si el régimen madurista creyó que su “campaña anticorrupción” generaría un ápice de credibilidad en su gestión y refrescamiento de su maltrecha imagen, ha errado su cálculo, debido a que la población lo condena además por haber arruinado su condición de vida al extremo de la precariedad, y por las sucesivas muertes y penurias sufridas por millones de migrantes quienes se han espantado del país ante la desgracia nacional, siendo notorias a nivel internacional las recientemente acaecidas en Ciudad Juárez, México donde murieran calcinados un grupo de venezolanos.

 

 

El caradurismo del mandatario desprecia la memoria popular que todavía mantiene fresca entre tantos. la cadena de escándalos de corrupción conocidos durante el siglo XXI, con las toneladas de alimentos podridos de PDVAL, el maletín de Wilson Antonini, los sobornos de Odebrecht, los trenes inconclusos, el subsidio petrolero al castrismo cubano, la injerencia descarado en campañas presidenciales  a candidatos del Foro de Sao Paulo con recursos nacionales, hasta el anecdótico caso de la hija de Chávez que “de vender cosméticos logró con su “emprendimiento” convertirse en una poderosa empresaria importadora agrícola con un capital mil millonario en dólares”. Y así como éstos se cuentan centenas de corruptelas sin castigo y con total impunidad, ante la indolencia de policías y jueces venales.

 

 

Por tanto, para el ciudadano no le resulta nada extraño que una vendedora de patilla del Estado Portuguesa, concrete su “sueño dorado” comprando un apartamento en Dubai, conjuntamente con las tropelías financieras de los 40 detenidos por casos similares en PDVSA, CVG, Alcaldías, al tratarse de un régimen engangrenado hasta los tuétanos.

 

 

Lo que más se acerca al comentario y los corrillos populares, es que esta puesta en escena de presos con bragas anaranjadas contiene como significado un ajuste de cuentas o vendetta, conocida como la venganza que una persona toma contra otra en respuesta a un daño recibido, tal como hace la mafia italiana o cualquier cartel del narcotráfico entre ellos uno destacado como el de Los Soles.

 

Ante este cuadro de descomposición de la dictadura cabe señalar la incapacidad de un régimen sin instituciones legitimas cónsonas para investigarse a sí mismo. Es como si Pablo escobar, los carteles de México, conformaran tribunales para juzgarse y condenar crímenes, cuando ellos son la fuente abyecta de criminalidad permanente.

 

 

Sus condenas son similares a las purgas típicas de las satrapías estalinistas, utilizadas para eliminar adversarios y competidores por el poder, como lo hizo el régimen de la China comunista cuando eliminó a la banda de los cuatro, quien pretendía continuar con la doctrina maoísta, o con Fidel Castro cuando fusiló al General Ochoa para tapar los vínculos del castrismo con el narcotráfico y de paso eliminarse un adversario político.

 

En el caso de Venezuela no puede haber dudas cuando al mandatario nacional le han puesto precio a su cabeza en 15 millones de dólares, a otros funcionarios conspicuos del régimen le han puesto precio en 10 millones de dólares, entre ellos el árbol caído Tareck Zaidan El Aissami, señalado y defenestrado por pretender convertirse en el sucesor del actual tirano.

 

En el intento de limpiar su patio trasero el régimen resuelve mediante un “escenario ejemplarizante” disciplinar sus filas, controlar sus corruptos y tratar de presentar una imagen diferente ante la comunidad internacional, quien mantiene la acción acusadora con la CPI, cuyas posiciones constituyen la pesadilla de la dictadura, al señalarle ser responsable por delitos de lesa humanidad y de violación permanente de DDHH. al perseguir a opositores, a sindicalistas solo por ejercer el derecho a la protesta y a la vida digna.

 

 

Cuando vemos recientemente en el banquillo de los acusados al expresidente de Kosovo, Hashim Thaçi, quien lideró una sangrienta campaña contra sus adversarios políticos durante la guerra de independencia (1998-1999), que resultó en más de cien asesinatos, acusado por el fiscal en un juicio por crímenes de guerra ante un tribunal especial en La Haya, no perdemos la esperanza de ver a la cúpula madurista, desde el mandatario hasta sus ministros de igualmente verlos sometidos a la justicia internacional.

 

 

Froilán Barrios Nieves                                Movimiento Laborista

Comparte esta noticia:

Contáctanos

Envíe sus comentarios, informaciones, preguntas, dudas y síguenos en nuestras redes sociales

Publicidad

Si desea obtener información acerca de
cómo publicar con nosotros puedes Escríbirnos

Nuestro Boletín de noticias

Suscríbase a nuestro boletín y le enviaremos por correo electrónico las últimas publicaciones.