logo azul

Mi tío Herman y la decencia política

Categorías

Opiniones

Mi tío Herman y la decencia política

 

 

En estos días cuando se ha destapado la olla nauseabunda de la corrupción que involucra a cuadros medios y altos del Psuv, militares y civiles, donde no están todos los que son ni son todos los que están, quiero relatar un caso de decencia política: el de mi tío Herman Brito, dirigente de AD en la resistencia contra la dictadura de Pérez Jiménez y posteriormente diputado por el estado Sucre y jefe de la Seccional Carúpano de ese partido, donde junto con Monagas los adecos eran imbatibles.

 

 

Mi tío Herman, como todos los sobrinos lo llamábamos, se incorporó desde muy joven, diría desde los diez y seis años, a la lucha política al final del gobierno de López Contreras y en pleno ejercicio del de Medina Angarita. Me cuenta mi tío Ángel Brito que los jóvenes de Río Caribe tenían las opciones de AD o el PCV, porque el cura Paulino había celebrado la caída de la República Española en abril de 1939 y ello causó un rechazo natural al naciente Copei. A Jóvito Villalba lo veían como a un gran orador pero no con un proyecto claramente definido. Así, aquellos muchachos con el caricaturista Claudio Cedeño a la cabeza, Jesús Rivera, Luis “Licho” Bello y mi tío Ángel Brito se decantan por el PCV pero mi tío Herman y otros entre ellos Arturito Hernández Grisanti siguen a Rómulo Betancourt y AD.

 

 

De una familia pobre, mi abuelo Francisco “Chito” Brito, era un pequeño bodeguero y mi abuela Felicia “Licha” Lugo, dedicada a sus ocho hijos, mi tío Herman emprende rumbo a Valencia a estudiar Derecho en la Universidad de Carabobo residenciándose en la casa de los Aguilera, sus primos. Allá lo agarra el 18 de octubre de 1945 y luego el 24 de noviembre de 1948, estudiando tercer año de Derecho. Pasa a formar parte del aparato de “acciones especiales” de AD, dirigido entre otros por Alejandro Izaguirre.

 

 

Como parte de la estructura clandestina, AD lo traslada a Caracas para esas acciones conspirativas. Una vez me comentó Américo Martín que entre 1953 y 1957 el destino de los líderes de AD eran la cárcel, el exilio o el cementerio. Delatado en una actividad, cae preso en 1953 y allí comenzó el suplicio. Después de las sesiones de tortura, donde nunca se quebró, a manos de los esbirros el Bachiller Castro y el Gavilán, dos de los más crueles agentes de la Seguridad Nacional, es trasladado a Guasina.

 

 

 

A ese campo de concentración viajaban todos los meses durante cuatro años mi tío Luis Brito y mi tía Rosario Brito a llevarle plátanos verdes, yuca, pescado salado y otros productos a su hermano menor encarcelado. De lo que cargaban, la mitad se lo robaban los guardias nacionales a cargo de la custodia. Al caer Pérez Jiménez el 23 de enero de 1958, no se sabía dónde estaba mi tío Herman hasta que apareció en la Cárcel del Obispo en Caracas, todo maltrecho por las torturas.

 

 

 

De allí se incorpora a la reconstrucción de AD en vista de las elecciones presidenciales previstas para diciembre de 1958 y es destacado por Betancourt al estado Sucre, donde AD libraba una lucha contra URD, de la cual salió vencedora y mi tío fue elegido diputado nacional por su estado. Narraba mi tío que cuando la división del MIR en abril de 1960, Betancourt llamó a sus hombres más cercanos para informarlos de la escisión. Al terminar, dijo el presidente “prepárense porque el próximo es Paz”. Cómo, soltó alguien a lo que Rómulo dijo, si, viene otra división porque Prieto y Paz Galarraga nos van a meter un problema con la iglesia y nos van a tumbar y yo que he pasado más de quince años entre el destierro y exilio, no voy a tomar ese riesgo. Y así fue. En esas dos divisiones mi tío Herman se mantuvo leal a Betancourt y a AD.

 

 

Por allá por 1980 en la UCV, una vez hablando con Simón Sáez Mérida quien era una enciclopedia andante, le comenté que había tenido un tío diputado por AD, llamado Herman Brito y Simón me dijo “ese era un gran jodido de carácter y guapo en la tortura. Era más adeco que Rómulo”.

 

 

Aquejado por una diabetes terrible, afectado por la cárcel y las torturas, su salud fue mermando y a los cuarenta y ocho años murió bajándose de un avión en Bogotá el 8 de septiembre de 1971, donde se fue a tratar en la Clínica Barraquer porque se estaba quedando ciego. Cuando mi mamá revisó sus papeles que él tenía en una caja se encontró que había dejado una casa en Río Caribe donde funcionaba el Comité Municipal de AD en el Distrito Arismendi a lo que se agregaron dos letras de cambio pagaderas a los señores Francisco Rojas y Dimas Cedeño, prestamistas del pueblo, por Bs 2.000 cada, una equivalentes en ese momento US$ 1.200 . Se fue como vino al mundo, sin nada y dejó a sus esposa y tres hijos menores en el apartamento donde vivía alquilado en la Avenida Victoria de Caracas. Nos dejó un legado imperecedero, de que se puede ser político y honesto lo que adquiere mayor significación actualmente donde la estructura del poder está podrida.

 

 

José Guerra

Comparte esta noticia:

Contáctanos

Envíe sus comentarios, informaciones, preguntas, dudas y síguenos en nuestras redes sociales

Publicidad

Si desea obtener información acerca de
cómo publicar con nosotros puedes Escríbirnos

Nuestro Boletín de noticias

Suscríbase a nuestro boletín y le enviaremos por correo electrónico las últimas publicaciones.