2022
diciembre 31, 2021 2:43 pm

A pocas horas de concluir el año, la necesidad de hacer un balance de lo ocurrido durante el 2021 nos acompaña y compromete en una reflexión que es, a un mismo tiempo, un repaso de los aprendizajes vividos y un compromiso con el futuro.

 

 

2021 no ha sido un año fácil para los venezolanos, la crisis humanitaria se ha afianzado con fuerza en nuestro país, dejando un saldo doloroso de hogares que viven en la miseria y familias desgarradas por la migración forzada. La violación de derechos humanos, la persecución a la disidencia, el hostigamiento a las libertades civiles y el irrespeto a la voluntad popular, ha sido otro signo de un año que en lo político, ha lastimado la esperanza que tienen muchos ciudadanos por el futuro. La tristeza amenaza con acompañarnos durante estos días de Navidad.

 

 

Sin embargo, si nos permitimos hacer una pausa y ponemos en perspectiva todo lo vivido durante este tiempo, estamos obligados a reconocer que en Venezuela persiste una profunda convicción por seguir en el camino del cambio. Somos un pueblo orgulloso que no ha renunciado a su derecho de recuperar las libertades y hacernos dueño de nuestro futuro. 2021 fue año que, a pesar de las dificultades, se consolidó y fortaleció un liderazgo de base, que nace del trabajo social en las comunidades, y que está comprometido con la organización popular y el voto como mecanismos para el cambio pacífico que necesita el país.

 

 

Este año, muchos venezolanos han comprendido que existe relación firme entre la calidad de vida y la democracia; estamos recuperando, paso a paso, en cada comunidad, el valor del voto como instrumento para exigir a nuestros gobernantes un compromiso firme por el futuro de todos. Este ha sido un tiempo de grandes retos, en el que se ha consolidado un nuevo tipo de liderazgo unido al trabajo social y que tiene, en el valor de la solidaridad, su mapa de coordenadas que lo orienta hacia el futuro.

 

Durante este 2021 hemos vivido meses muy complejos que nos han obligado a reflexionar y compartir nuestras inquietudes con nuestros líderes, muchos de ellos mujeres; ha sido un tiempo en el que hemos recordado la importancia de ser humildes y reconocer la necesidad de renovar un liderazgo político que debe construirse en las comunidades, de abajo hacia arriba y refrendado por las bases en cada paso electoral. Hemos comprendido la importancia del compromiso de nuestros políticos que, en estos tiempos de crisis humanitaria, tienen que estar firmemente vinculados en la lucha por la mejora en la calidad de vida de los ciudadanos sin descuidar ¡nunca! el esfuerzo por el regreso de la democracia a Venezuela.

 

 

A pocas horas de finalizar este año celebramos que la lista de agradecimientos se nos haga extensa y es que, gracias al apoyo de todos ustedes, al esfuerzo de nuestros líderes y amigos en las comunidades, gracias al esfuerzo del equipo de trabajo de Caracas Mi Convive y a las lecciones aprendidas de nuestro paso por Alimenta la Solidaridad, hemos podido renovar el compromiso por la Venezuela del cambio que todos queremos. El año 2022 nos pertenece a todos los venezolanos, esta es nuestra lucha y nuestro compromiso.

Gracias a todos por su apoyo.

 

 Roberto Patiño 

www.rpatino.com