Runrunes
marzo 14, 2013 6:58 am

ALTO

“NOS LO MATARON”:

Rafael Ramírez declaró el martes -y ayer lo reiteró- que estaba convencido que “al presidente Chávez nos lo asesinaron. No nos cabe duda de que al comandante, atentaron contra su vida”. En declaraciones a la BBC afirmó rotundo en la misma línea abierta por Maduro y repetida por el presidente boliviano, Evo Morales, y de ahora en adelante repetida por otros beneficiarios de las dádivas venezolanas.

 

El jefe de la petrolera “en campaña por Maduro” dijo que “será cuestión de que se instale una comisión que investigue en profundidad. Estamos seguros que el imperialismo y lo más oscuro de las agencias de inteligencia norteamericanas, el Mossad, tienen el manejo de tecnología que nosotros aún no tenemos”.

 

A la pregunta de si para determinar tal cosa habría que revelar los detalles de la enfermedad la respuesta fue un: “Ya veremos, ya veremos… No me pidas que te demuestre en este momento la profunda convicción que tengo. Lo estudiaremos, lo evaluaremos. El pueblo palestino no ha podido demostrar cómo asesinaron a Yaser Arafat, pero a Yasser Arafat lo asesinaron”. Al buscar explicaciones del periodista se refirió al asesinato de Patrice Lumumba en el Congo en 1961 y a los más de 600 (?) atentados contra Fidel Castro.

 

Ya Maduro el pasado 5 nos había lanzado esa versión que ahora repiten todos sus seguidores. A lo mejor hacen como Chávez y “el asesinato de Bolívar por parte del Imperio” que tras la milmillonaria comisión que analizó los restos determinar que no había pruebas, el fallecido insistió “yo sigo creyendo que sí lo envenenaron”. Para hacer una verdadera investigación deben comenzar por dos elementos principales: la partida de defunción y la autopsia al cadáver. Hasta ahora no han hablado de ninguno de ellos…

 

REPITAN QUE LO MATARON:

Ya lo delineó el encargado desde aquel martes. En la filas en Fuerte Tiuna para ver al cuerpo del ex presidente reparten folletos inoculados con veneno y odio alimentado con una campaña en los televisores en la ruta a la Academia Militar con la misma intención.

 

El título “Los criminales quieren el diálogo” señala que la investigación policial del magnicidio puede tardar años, la condena a los culpables no será posible, solo quedará el sabor de la impunidad en las generaciones futuras. Será una sensación igual a la que sentimos hora con el magnicidio de Bolívar, algo así como un ejercicio académico del cual debemos aprender”. Luego enfatizan que la oligarquía tenía motivos para asesinarlo y tenía razones para ocultar el magnicidio, para desligarse, para hacerlo aparecer natural… pues tenían miedo a la reacción del amor desbordado de las masas irredentas”.

 

Acusan a quienes desde los medios digitales amenazaban al comandante. “Hasta Obama que dijo en tono premonitorio “Chávez ya no es problema para nosotros”. Al final señalan desde Capriles hasta toda la MUD “que se sienten apoyados por la fineza de la técnica de los gringos y sus documentos clasificados, del Mossad y los servicios españoles”. Toda una novela negra. Peligrosa. Por ello parece que extendieron la ley seca, por los gatillos alegres rojos rojitos. Y Maduro pide paz. Doble lenguaje de nuevo…

 

 

 

MEDIO

SIMÓN ALBERTO:

Llenaría muchas páginas para narrar mis experiencias, andanzas y complicidades y las enseñanzas y consejos recibidos de Consalvi. Siendo primo hermano de mamá conocí a SAC siendo yo un niño de 6 años en la placita de Las Mercedes en el centro de Caracas. Papá era el farmaceuta dueño de la farmacia de Tienda Honda, al frente de esa plaza, y en el año 52 me pidió lo acompañara a entregarle una “bolsa de remedios” al primo de la “chivita”. Era SAC en la clandestinidad contra Pérez Jiménez antes de su detención en el 53. Remedios para la resistencia. Luego, en democracia comencé a tratarlo apenas arrancaba mis estudios de periodismo en la UCAB y era reportero de Radio Aeropuerto y Venevisión. Fue así que con SAC y Mimina fui al estudio de Botero en Colombia en el 65 cuando cubrí el encuentro Leoni, Lleras y Frei. Luego, con los años, estando yo de corresponsal en Nueva York y SAC como embajador ante la ONU, a los estudios de Warhol, Rayo, Indiana y los artistas venezolanos residentes allá o las galerías de Sindin, Marlborough o Denisse René disfruté su conocimiento y amistad con los pintores globales.

 

SAC había sido el creador del Inciba, luego Conac; la editorial Monte Ávila y la Biblioteca Ayacucho. También de la OCI. Cultura profunda, verbo plácido, bonhomía por doquier, talento analítico y amistad eterna con el respeto de todos. Canciller cuando el incidente de la corbeta Caldas y autor de varias decenas de libros analizando nuestras raíces e historia.

 

Nos veíamos semanalmente y hablábamos mucho. Fue mi mentor y guía en el periodismo. Quería estar al día y guardaba el secreto de las fuentes. Se entusiasmó con el Blackberry, la Mac, el iPad y el twitter como cualquier joven de hoy. En eso le di la mano junto a mi hijo. Ayer en su velorio la viuda de Ruiz Pineda alababa su dedicación a la resistencia contra Pérez Jiménez. Ramón Hernández decía que se iba “el último de los mohicanos”. Se me fue más que un familiar, un amigo, un guía, un confidente pero por encima un maestro. Un abrazo SAC.

 

BAJO

ROJOPINTAS:

Ninguno de los hospitales del Ministerio de Salud está dando respuesta a los miles de pacientes que acuden a ellos. La incapacidad de las autoridades sanitarias rojas rojitas es digna de Ripley´s. Ninguno de esos nosocomios puede atender emergencias pues no hay unidad de cuidados intensivos que funcione. Quienes recurren buscando atención son rebotados a los hospitales del IVSS. Debido a ello los hospitales Pérez Carreño y Domingo Luciano así como la Maternidad Santa Ana están colapsando a pasos agigantados…

 

Mis sospechas sobre la autoría de la supuesta carta de la segunda hija del fallecido presidente denunciando la supuesta falta de respeto de la oposición a la memoria de su padre crecen cuando el verdadero escritor se auto presenta señalando al yerno Arreaza como alguien “a quién él amó como a un hijo más”. Otra de Ripley´s…

 

La molestia familiar principal, en Barinas, es que el occiso había pedido ser enterrado en Barinas tras solamente tres días de exposición a su pueblo. Nunca embalsamarlo ni dejarlo expuesto para siempre. Por ello las supuestas cartas. Y hasta Argenis confesando algo inédito: “Hugo sufrió un derrame durante la última operación”…

 

En la Academia Militar se oye en voz alta que el actual comandante del ejército Carlos Alcalá Cordones sería el nuevo ministro de la Defensa y que para el CEO podría ser designado el general Rodríguez Torres. Igualmente que el actual ministro Molero aspira el ministerio del Interior o el de Transporte. Susurran que su declaración de guerra a la derecha fue tras presuntamente haber dicho que tenía dos jefes, Maduro y Diosdado…

 

@nelsonbocaranda

 

Fuente: Runrun.es

Por Nelson Bocaranda