|

The Economist: Zar Vladimir Vladimir Putin quiere olvidar la revolución

Posted on: noviembre 2nd, 2017 by Laura Espinoza No Comments

Pero ignorar sus lecciones es peligroso para Rusia

En 1912, un grupo de poetas de vanguardia rusos, autodenominados futuristas, publicó un almanaque titulado «Una bofetada al gusto público». En su última página, Velimir Khlebnikov, uno de los autores, enumeró las fechas del colapso de los grandes imperios. La última línea decía: «Nekto [alguien o en algún lado], 1917». «¿Crees que nuestro imperio será destruido en 1917?», Preguntó Viktor Shklovsky, crítico literario, cuando conoció a Khlebnikov en una lectura. Khlebnikov respondió: «Tú eres el primero en entenderme».

 

 

«Nekto 1917» es el título de la exhibición principal en la Galería estatal Tretyakov en Moscú, dedicada al 100 aniversario de la revolución bolchevique. Es una de las pocas exposiciones públicas en Rusia sobre las dos revoluciones en 1917: la primera en febrero, que derrocó al gobierno imperial, y la segunda en octubre, que arrastró a los bolcheviques al poder.

 

 

La prosperidad del centro de Moscú tiene pocas huellas de esos eventos violentos. Una salida de la estación de metro en Revolutionary Square conduce a una calle llena de tiendas de diseñadores como Tom Ford y Giorgio Armani. En la cercana Plaza Roja, turistas y rusos ricos beben capuchinos de $ 10 y contemplan el mausoleo que cubre el cuerpo embalsamado de Lenin. Es casi como si los eventos de hace 100 años ya no importan.

 

 

 

De hecho, en los últimos años, han adquirido una nueva urgencia. El uso habitual del Kremlin de la historia como recurso para dar forma al presente hace que su reticencia sobre la revolución de 1917 sea aún más notoria. Su cautela no es un signo de distancia histórica, sino de la potencia de la revolución. Son los predicamentos de hoy que hacen que la historia sea relevante. El silencio oficial acerca de la revolución dice mucho sobre los temores e incomodidades de la élite rusa hoy y sobre el control del poder de su presidente, Vladimir Putin.

 

 

Recuerde la revolución

 

 

 

Por eso, a pesar de haber sido desterrado casi por completo de los espacios públicos y las narrativas oficiales, el centenario de la revolución, sin embargo, se presenta de otra manera a lo largo de la vida política. El 7 de octubre, el cumpleaños número 65 de Putin, los partidarios de Alexei Navalny, la principal figura opositora del país, marcharon en la ciudad natal de Putin, San Petersburgo, cuna de la revolución. Invocando a su presidente, los manifestantes gritaban: «¡Abajo el zar!»

 

 

 

Rusia hoy apenas está al borde de una revolución. No está involucrado en una guerra ruinosa, como lo fue en 1917, y carece de la energía reprimida de ese momento. Sus élites están más consolidadas alrededor de Putin que en torno a Nicolás II, al menos por ahora.

 

 

 

Sin embargo, la calma externa es engañosa. El tipo de gobierno que Putin ha ido modelando gradualmente durante sus años en el poder tiene más en común con un zar que con un jefe de politburó soviético, y mucho menos con un líder elegido democráticamente. Las elites carecen de una legitimidad propia y no hacen planes a largo plazo. Todos saben cuán fácilmente las tensiones pueden estallar. Los encuestadores están registrando un aumento en la tensión social.

 

 

 

En las mentes de las élites de Rusia, la revolución se asocia principalmente con el reciente levantamiento en Ucrania. Pero quizás otra razón por la que Putin es tan reacio a recordar el derrocamiento del Antiguo Régimen es porque se ha modelado sobre sus gobernantes. En cambio, se dice que el Kremlin está preparando una demostración de duelo por la ejecución del último zar.

 

 

 

El surgimiento de Putin como un zar del siglo XXI no es tan extraño como parece. Andrei Zorin, historiador de la Universidad de Oxford, señala que la legitimidad del zar no radica (o, al menos, no del todo) en la línea de sangre o el trono en sí, sino en la persona que ocupa el papel y su capacidad de convertir la derrota en victoria

 

 

 

El evento que dio la legitimidad de Putin fue la guerra en Chechenia en 1999. Después del bombardeo de bloques de apartamentos en Moscú y otras ciudades, culparon a los rebeldes chechenos, la gente se aferró a él, el entonces primer ministro y el sucesor ungido de Boris Yeltsin, como su salvador. El día que apareció en el sitio del atentado en Moscú, el público primero se registró y lo reconoció como su líder.

 

 

 

Como cualquier zar, Putin se ha presentado como un recolector de tierras rusas y el hombre que vino a consolidar y salvar a Rusia de la desintegración después de un período de caos y desorden. Para crear esta imagen, describió la década de 1990 no como un período de transición hacia la democracia de estilo occidental y los mercados libres, sino como una instancia moderna de los tiempos de los disturbios: un período de levantamientos, invasiones y hambrunas a fines del siglo XVI y principios del XVII siglos, entre la muerte del último zar Rurikid y la consolidación de los Romanov.

 

 

 

En un manifiesto titulado «Rusia en el umbral del nuevo milenio», publicado el 29 de diciembre de 1999, dos días antes de que Yeltsin le entregara las riendas del poder, Putin proclamó la supremacía de gosudarstvo . Formalmente traducido como «estado», la palabra deriva de gosudar , una palabra antigua que significa un monarca o maestro. Un estado moderno es un conjunto de leyes y reglas formales. Gosudarstvo es una extensión del zar como la fuente última de orden y autoridad.

 

 

 

Los antiguos colegas de KGB del Sr. Putin le juraron su lealtad como si fuera el zar. En 2001 Nikolai Patrushev, entonces jefe del FSB, el sucesor de la KGB, describió a sus soldados como una nueva aristocracia y hombres del gosudar . En los años que siguieron, promovieron un sistema de clases vinculadas por matrimonios mixtos, filiación divina y vínculos familiares. Muchos altos directivos de las empresas estatales rusas en las industrias del petróleo y el gas y la banca son hijos de los amigos cercanos de Putin y antiguos colegas de la KGB. Percibieron su enriquecimiento repentino no como corrupción, sino como un derecho y una recompensa por un servicio leal.

 

 

 

Calidad zar

 

 

 

Pero la fuente más importante de legitimidad para este neo-zar fue la demostración de «unidad con su pueblo». Todos los años, desde 2001, el Sr. Putin se ha presentado ante la nación, restaurando milagrosamente las fortunas de las personas y desembolsando favores sobre las cabezas de sus burócratas. Estableció una línea directa con el pueblo ruso, utilizando estaciones de televisión estatales para proyectar su mensaje. Siguiendo la tradición de los monarcas rusos, se presentó no como un político impulsado por la ambición, sino como un «esclavo de galeras» para su pueblo. Rara vez aparecía o hablaba de su esposa. Un zar, dice el Sr. Zorin, está casado con el pueblo ruso y nadie puede interponerse entre ellos.

 

 

 

Este mandato directo le permitió consolidar el poder, emasculando fuerzas políticas y económicas alternativas, incluidos los oligarcas, los medios de comunicación, los gobernadores regionales y los partidos políticos. Los que se negaron a someterse a su autoridad fueron desterrados o encarcelados. Cualesquiera que fueran las razones formales para enviar a Mikhail Khodorkovsky a una cárcel de Siberia, la mayoría de los rusos creía que se había equivocado con Putin y merecía su ira personal. Pocos cuestionaron la prerrogativa del zar de desterrar a un subordinado rebelde.

 

 

 

En el sistema de Putin, los oligarcas prosperan a placer del gobernante. Igualmente, la única fuente de legitimidad para los jefes regionales no es la voluntad electoral de las personas sino su nombramiento o aprobación.

 

 

 

Putin justificó el monopolio del Kremlin sobre la política y los altos mandos de la economía evocando los símbolos del gobierno zarista y apelando a los estereotipos culturales, dice Lev Gudkov, un sociólogo ruso. El comienzo de su segundo mandato en 2004 estuvo marcado por una inauguración que se parecía mucho a una coronación. Konstantin Ernst, jefe de Channel One, la principal estación de televisión estatal, creó un ambiente real. Todo lo que el señor Putin tuvo que hacer fue caminar hacia allí.

 

 

 

«Fue como meter la cabeza en un recorte de un zar», dice el señor Gudkov. Los guardias del Kremlin estaban vestidos con uniformes de la época zarista. Sus caballos fueron tomados prestados de un estudio de cine, después de haber aparecido en una escena sobre la coronación de Alejandro III. Putin caminó hacia las catedrales del Kremlin al sonido de «Glory to the Tsar» de Mikhail Glinka y fue bendecido por el patriarca de la iglesia ortodoxa rusa.

 

 

 

La legitimidad de un zar, sin embargo, requiere una continua reafirmación. Los gobernantes rusos, incluido Iván el Terrible, a veces han probado su autenticidad colocando temporalmente a un zar falso en el trono. Putin repitió el experimento en 2008 cuando se retiró de la presidencia, colocando en su lugar a un abogado más joven y tenazmente leal, Dmitry Medvedev. Todo el tiempo, sin embargo, el poder real permaneció en manos de Putin, quien asumió el cargo de primer ministro. En 2012, el señor Putin regresó a su trono.

 

Ese año, las escalas de popularidad y las protestas en Moscú y en otras ciudades grandes lo obligaron a reafirmar su estatus por los medios tradicionales, y vio su oportunidad de expandir el territorio de Rusia durante las protestas en Ucrania en 2013 (ver cuadro 1). Así como la guerra en Chechenia ayudó a crearlo, la conquista en Crimea aumentó su índice de audiencia hasta en un 86%, lo que le dio un aura casi mística.

 

 

 

Comprensiblemente, las revoluciones hacen que los zares sean incómodos. A fines de 2004, justo cuando comenzó la revolución naranja de Ucrania, Putin eliminó la celebración de la revolución bolchevique del calendario ruso, reemplazándola con un aniversario algo espurio: la persecución de los polacos fuera de Moscú durante los tiempos de los problemas. Mientras Yeltsin rechazaba la revolución porque era el mito de la fundación del régimen comunista que había derrotado, Putin se volvió en contra porque dividía dos períodos de lo que él veía como un imperio ruso continuo. Quería escribir sobre un dramático punto de quiebre en la larga línea de gobernantes rusos que finalmente llevó a su propio reinado.

 

 

 

Empire building

 

 

 

Sin embargo, el pasado no es tan fácil de domesticar. El centenario de la revolución de octubre dramatiza los desafíos de hoy. Dominic Lieven, un historiador británico, escribe que Rusia enfrentó una crisis cuando ingresó al siglo XX. Su elemento principal era la alienación de la clase urbana educada de un estado que se negó a otorgarle representación política. Convencido de que solo una autocracia podía mantener unido al imperio, Nicolás II intentó gobernar una sociedad cada vez más sofisticada y creciente como si fuera un monarca absoluto del siglo XVIII.

 

 

 

Económicamente, el país prosperó. En 1914 era una de las economías más grandes y de más rápido crecimiento en el mundo, y representaba el 5,3% de la producción industrial mundial, más que Alemania. Se ubicó entre España e Italia en el PIB por persona. Produjo Malevich y Kandinsky, Prokofiev y Rachmaninov. Políticamente, sin embargo, permaneció al revés.

 

 

 

Incluso después de que Nicolás II se viera obligado a otorgar una constitución en 1905, hasta la primera guerra mundial, escribe Lieven, la política rusa se redujo a la cuestión de si avanzar hacia lo que se consideraba el camino occidental de desarrollo político hacia los derechos civiles. y el gobierno representativo. Los consejeros liberales le dijeron a Nicolás II que, a menos que se reformara el sistema político de Rusia, el régimen no podría garantizar la lealtad de los rusos modernos educados y, por lo tanto, estaría condenado. Sus ministros reaccionarios replicaron que cualquier versión de un orden democrático liberal inevitablemente provocaría la revolución social.

 

 

 

La élite rusa está inmersa en discusiones sobre las lecciones de la revolución bolchevique. Los nacionalistas y algunos clérigos, incluido el confesor del Sr. Putin, el padre Tikhon Shevkunov, afirman que la revolución bolchevique fue provocada por una intelectualidad patrocinada por Occidente, que traicionó a su zar. El bando contrario culpa a la estupidez de Nicolás II y la corrupción de su corte, que alimentó el sentimiento de injusticia popular.

 

 

 

El debate es tanto sobre el presente como sobre el pasado. El crecimiento económico de la década de 2000 (ver cuadro 2) también ha producido una próspera clase media urbana que está alienada del Kremlin. El desafío de transformar a Rusia en un estado moderno es tan agudo hoy como lo era hace 100 años. Los problemas de legitimidad y sucesión de poder son una vez más centrales en la política rusa.

Podría, no bien

 

 

La regla de Putin es un ejemplo de lo que Douglass North, un economista, llamó «una orden de acceso limitado». Este es un estado donde los recursos económicos y políticos están disponibles no por el estado de derecho, sino por privilegios otorgados desde arriba. Políticamente, se basa en un sistema que precede y sobrevive al período soviético. Como Henry Hale, un científico político estadounidense, explica en un artículo reciente, estas redes informales y conexiones personales tienen prioridad sobre las reglas e instituciones formales. En la década de 1990, estas redes lucharon por la influencia; en la década de 2000 se integraron en una sola pirámide con el Sr. Putin en la parte superior como el patrón principal.

 

 

 

 

La debilidad de los derechos de propiedad y el estado de derecho no son deficiencias accidentales, sino elementos necesarios de este sistema personalizado. La legitimidad de la propiedad u oficina puede ser proporcionada solo por el usuario. La relación patrón-cliente no se puede imponer a una sociedad, pero requiere su consentimiento, que a su vez depende de la popularidad del patrón principal. Kirill Rogov, un analista político, sostiene que Putin aparece como un defensor de su pueblo contra una élite codiciosa y depredadora, y como el defensor de la élite contra un posible levantamiento popular.

 

 

 

La legitimidad de Putin no se extiende a su gobierno, que es visto por el 80% de la población como corrupto y egoísta. La legitimidad no puede pasar del zar a la generación siguiente. Eso hace que la cuestión de la sucesión sea la más crucial para el futuro de Rusia, y la que más pesa en la mente de la élite. Como dijo Fiona Hill, directora en el Consejo de Seguridad Nacional, en un reciente ensayo escrito antes de unirse al NSC, «la mayor preponderancia de poder en el Kremlin ha creado un mayor riesgo para el sistema político ruso ahora que en cualquier otro momento en el reciente historia.»

 

 

 

Hay pocas dudas de que Putin será reafirmado como presidente de Rusia después de las elecciones de la próxima primavera. Pero su victoria solo intensificará la conversación sobre lo que viene después. El objetivo de las elecciones no es proporcionar una alternativa al Sr. Putin, sino demostrar que no hay ninguna. Y, sin embargo, no es solo una formalidad. Aunque el zar no es responsable ante ninguna institución, es sensible a la opinión pública y las calificaciones. Estas son observadas de cerca por las élites oportunistas.

 

 

 

Es esta debilidad que el Sr. Navalny, el principal rival de Putin, está tratando de explotar. Llevó a los jóvenes a las calles este verano y ha estado haciendo campaña desde entonces, a pesar de que el Kremlin le impidió presentarse a las elecciones debido a una condena penal que había ideado.

 

 

 

Navalny no busca vencer a Putin, por eso necesitaría unas elecciones justas. Él quiere privarlo de «milagro, misterio y autoridad». El Gran Inquisidor en «Los Hermanos Karamazov», la obra maestra de Fyodor Dostoievski, identificó estos como «los tres poderes, tres fuerzas únicas sobre la tierra, capaces de conquistar para siempre al encantar la conciencia de estos rebeldes débiles, hombres, por su propio bien».

 

 

 

El Sr. Navalny primero perforó el aura de Putin en 2012 al calificar a su partido gobernante, Rusia Unida, como una colección de «ladrones y ladrones». Esa descripción se extendió por el país, causando más daños al Kremlin que las revelaciones reales de corrupción. Aunque Navalny enfrenta amenazas físicas reales, elude la imagen de un revolucionario, un cruzado o un mártir, que solo eleva al zar; en cambio, busca llevar al Sr. Putin a su nivel al retratarse a sí mismo como un político profesional que hace su trabajo.

Recientemente describió al Sr. Putin no como un déspota o un tirano, sino como un nabo. «La notoria calificación de Putin del 86% existe en un vacío político», escribió en un blog. «Si lo único que le han alimentado toda su vida es el nabo, es probable que lo califique como altamente comestible». Llegamos a este vacío con un [mensaje] obvio: hay cosas mejores que los nabos «. La risa y la burla pueden erosionar la legitimidad mucho más que cualquier revelación.

Lo que el Sr. Navalny ofrece no es solo un cambio de personalidad en la cima del Kremlin, sino un orden político fundamentalmente diferente: un estado moderno. Su campaña de estilo estadounidense, que incluye menciones frecuentes de su familia, rompe el código cultural que el señor Putin ha evocado. Su propósito, dice, es aliviar el síndrome de «impotencia aprendida» y una creencia arraigada de que nada puede cambiar.

Reordenando Rusia

Mientras más tiempo permanezca Putin en el poder, es más probable que su gobierno sea seguido por caos, debilidad y conflicto. Incluso sus partidarios esperan tanto. Alexander Dugin, un ideólogo nacionalista, dice que Rusia está entrando en un momento de problemas. «Putin trabaja para el presente. Él no tiene ninguna llave para el futuro «, dice. Si bien nadie sabe qué sucederá, pocas personas en la élite de Rusia esperan que la sucesión suceda de manera constitucional o pacífica.

 

 

 

Escribiendo en 1912, los artistas rusos no podían imaginar que Nekto 1917 se convertiría en una revolución bolchevique. Los bolcheviques eran apenas 10.000 personas, e incluso en 1917 nadie podía creer que tomarían el poder, y mucho menos se aferrarían a él. Sin embargo, todos sintieron una crisis y corrosión en el corazón de la corte rusa. En febrero de 1917, cinco días antes de la abdicación del zar, Alexander Benois, un notable artista, escribió: «Parece que todo puede soplar. Por otro lado, es obvio que el absceso ha madurado y debe estallar … Qué bastardos, o para ser más precisos, qué idiotas son los que llevaron al país y la monarquía a esta crisis «.

 

 

The Economist

The Economist: Ignorantes en economía cubana

Posted on: octubre 10th, 2017 by Maria Andrea No Comments

 

 

El régimen comunista no puede confiar más en la generosidad de sus aliados. No sabe qué hacer.

 

 

 

Gabriel y Leo tienen poco en común. Gabriel gana 576 pesos cubanos ($23) al mes como trabajador de mantenimiento en un hospital. Leo dirige una empresa privada con ingresos de $20.000 al mes y 11 empleados a tiempo completo. Pero ambos tienen motivos para quejarse. Para Gabriel es la escasa subsistencia que su salario ofrece. En un tenuemente iluminado minimá (mini-Mall) en la Habana muestra lo que una libreta de racionamiento permite comprar cada mes a una persona: una pequeña bolsa de café, una media botella de aceite de cocina y cinco libras de arroz. Las provisiones cuestan casi nada (el arroz es un centavo por libra), pero no son suficientes. Los cubanos tienen que comprar adicionalmente en el “mercado libre“, donde el arroz cuesta 20 veces más.

 

 

 

Leo (no es su nombre real) tiene quejas diferentes. Cuba no fabrica los insumos que necesita ni permite que empresas como la suya los importe. De todos modos viaja al extranjero dos o tres veces al mes para conseguirlos. Toma de seis a ocho horas empacar sus maletas de tal manera que los funcionarios de aduanas no vean los productos clandestinos. “Te sientes como si estuvieras llevando cocaína”, dice.

 

 

 

Hacer las cosas más fáciles para empresarios como Leo terminaría por ayudar a gente como Gabriel, alentando la creación de mejores empleos, pero el gobierno socialista de Cuba no lo ve de esa manera. En agosto anunció que dejará de emitir nuevas licencias en dos docenas de las 201 industrias y comercios en los que la iniciativa privada está permitida. Los comercios  y profesiones congelados incluyen la tenencia de restaurantes, alquiler de habitaciones para turistas, la reparación de dispositivos electrónicos y la enseñanza de música.

 

 

 

Esto no termina el experimento de Cuba con el capitalismo. La mayoría de los 600.000 cuentapropistas (trabajadores autónomos), incluyendo restauradores, hoteleros y demás, podrán seguir como antes. Pero el Gobierno no confía ellos. Su prosperidad provoca envidia entre los pobres cubanos. Su mentalidad independiente podría convertirse algún día en disenso. Raúl Castro, el presidente del país, recientemente atacó diversas “ilegalidades y otras irregularidades”, incluida la evasión de impuestos, cometidas por cuentapropistas. Él no admite que las excéntricas restricciones del gobierno las hacen inevitables. El gobierno “combate la riqueza, no la pobreza”, se lamenta un empresario.

 

 

 

La boca de Trump, el ojo de Irma

 

 

 

La ofensiva contra el capitalismo llega en un momento tenso para el país.  Castro va a dimitir como presidente el próximo mes de febrero. Ello pondrá fin a casi 60 años de gobierno autocrático dominado por él y su hermano mayor, Fidel, quien encabezó la Revolución Cubana en 1959. El próximo presidente probablemente no tenga memoria de ese evento. Las relaciones con los Estados Unidos, que en el gobierno de Barack Obama trajeron la flexibilización del embargo económico y el restablecimiento de las relaciones diplomáticas, han tomado un giro desagradable. Donald Trump planea hacer más difícil para los estadounidenses visitar la isla. Informes sobre misteriosos “ataques sónicos” contra los diplomáticos norteamericanos en La Habana han acrecentado las tensiones.

 

 

 

El  huracán Irma, que azotó el país a principios de septiembre, causó la muerte de al menos 10 personas, dañando algunos de los más populares centros turísticos del país, y anuló brevemente el sistema eléctrico del país. Con un déficit presupuestario que se prevé alcanzará el 12% del PIB este año, el gobierno tiene poco dinero para gastar en la reconstrucción.

 

 

 

Estos son duros golpes a una economía que ya estaba en un estado terrible. La estratagema económica  favorita de Cuba – extraer subsidios de países aliados de izquierda- ya no funciona. Venezuela, que sustituyó a la Unión Soviética como su mecenas, se encuentra en una situación aún peor que Cuba. Su comercio de trueque de petróleo venezolano a cambio de los servicios de médicos cubanos y otros profesionales está disminuyendo. El comercio entre los dos países ha caído o de US$8.500mn en 2012 a US$2.200mn el año pasado. Cuba ha tenido que comprar más combustible al precio normal en el mercado internacional. A pesar del auge del turismo, sus ingresos provenientes de diversos servicios, incluyendo médicos, han venido disminuyendo desde 2013.

 

 

 

Atada por una camisa de fuerza socialista, Cuba produce muy pocos productos adicionales que otros países o su propio pueblo deseen comprar. La agricultura, por ejemplo, está limitada por la ausencia de mercados de tierras, maquinaria y otros insumos, con precios fijados por el gobierno y que a menudo están por debajo del precio de mercado, así como por el mal estado del transporte. Cuba importa el 80% de sus alimentos.

 

 

 

Pagar por ellos es cada vez más difícil. En julio, el ministro de Economía, Ricardo Cabrisas, dijo a la asamblea nacional que la contracción financiera reduciría las importaciones en US$1.500mn en 2017. Lo que se consigue en las tiendas a menudo depende de cuáles de los proveedores de Cuba están dispuestos a esperar por el pago. El PIB se redujo en 0,9% en términos reales en 2016. Irma y la caída de las importaciones condenan a la economía a otro mal año en 2017.

 

 

 

El gobierno no sabe qué hacer. Una respuesta es fomentar las inversiones extranjeras, pero el gobierno insiste en lanzar a los inversionistas dentro de una maraña burocrática. Cada transacción debe ser aprobada por varios ministerios; los funcionarios deciden cuestiones tales como cuántos litros de diésel serán necesarios para los camiones de reparto; los inversionistas no pueden enviar libremente las ganancias a casa. Entre marzo de 2014 y noviembre de 2016 Cuba atrajo a $1.300 millones en inversión extranjera, menos de un cuarto de su meta.

 

 

 

Ante una economía estancada y la amenaza de escasez, el gobierno se esfuerza más en cortejar a los inversores. Se ha acordado que las empresas alimentarias, por ejemplo, puedan repatriar una parte de sus ganancias. Pero algo similar e igualmente atrevido, luce lejano. Los cuentapropistas como Leo esperan con impaciencia un proyecto de ley sobre las pequeñas y medianas empresas. Ello les permitiría efectuar incorporaciones, y hacer otro tipo de cosas que hacen las empresas normales. No se aprobará pronto, dice Omar Everleny, un economista cubano.

 

 

 

Un paso aún más grande sería una reforma del sistema dual de moneda, lo que hace que las empresas estatales no sean competitivas, mantiene los sueldos en el sector estatal en niveles miserables y distorsiona los precios en toda la economía. Los Pesos Cubanos circular junto con “pesos convertibles (CUC)”, los cuales valen aproximadamente un dólar. Aunque para las personas (incluidos los turistas) la tasa de cambio entre pesos cubanos y CUC es de 24 a uno, para las empresas estatales y otras entidades públicas es uno a uno. Para estas entidades, que representan el grueso de la economía, el peso cubano está, por tanto, manifiestamente sobrevaluado. De este modo, se ofrece un subsidio masivo a los importadores y se castiga a los exportadores.

Si se desea que la economía funcione correctamente sería necesaria una devaluación del peso cubano para las empresas estatales. Pero entonces muchas se declararían en quiebra, dejando sin empleo a un gran número de personas, y generando inflación. Los países que intentan tal devaluación suelen buscar ayuda externa. Pero, debido a la oposición estadounidense, Cuba no puede ingresar en el FMI o el Banco Mundial, entre las principales fuentes de ayuda. Arreglar el sistema monetario es una “condición previa para una ulterior liberalización”, dice Emily Morris, economista de la University College London.

 

 

 

Es improbable que ello ocurra mientras que Cuba está sumida en la elección de un nuevo líder. El proceso  ha agudizado las luchas entre reformistas y conservadores dentro del gobierno. La beligerancia de Trump probablemente haya ayudado a los últimos. La mayoría de los observadores habían identificado a Miguel Díaz-Canel, el primer vicepresidente y  probable sucesor de Raúl Castro, como un liberal -según los estándares cubanos-. Pero eso fue antes de que se hiciera público el pasado agosto un video donde se dirigía a los miembros del Partido Comunista. En él, Díaz-Canel acusó a los Estados Unidos de tramar la “conquista” política y económica de Cuba y atacó a los medios que critican al régimen. Tal vez sólo estaba complaciendo a los conservadores para mejorar sus posibilidades de reemplazar a Castro. Pero si esas son sus verdaderas opiniones, son una mala noticia para Leo y Gabriel.

 

 

Traducción: Marcos Villasmil

 

Las Fuerzas Armadas decidirán el destino del régimen venezolano

Posted on: mayo 8th, 2017 by Laura Espinoza No Comments

No hay mantequilla, pero sí una gran cantidad de armas de fuego… ANTES de que Nicolás Maduro, presidente de Venezuela, diera su segundo discurso del Primero de Mayo, explicando los planes para una nueva constitución, se detuvo para hacer un reconocimiento a algunos invitados VIP. Una docena de generales, en uniforme de gala, estaba entre el público. Les pidió que se pusieran de pie para ser aplaudidos.

 

 

 

Fue un momento revelador. Maduro se enfrenta a la mayor amenaza para su gobierno desde que asumió el cargo en 2013. Las cuatro quintas partes del “ pueblo ” que dice representar desean su salida. Las protestas callejeras, provocadas por la escasez de alimentos y por el atropello del régimen, estallan diariamente y son a veces masivas. La economía está en un estado tan terrible, y la inflación es tan alta, que los venezolanos recibieron un aumento del 60% en el salario mínimo el 1 de mayo con encogimientos del tipo “¿y qué?” Un cambio político hacia el centro-derecha en varios de los países vecinos hace que el régimen socialista “bolivariano” de Maduro luzca cada vez más aislado.

 

 

 

Sin embargo, para el presidente nada de eso importa. Su futuro lo decidirán las fuerzas armadas, no el pueblo. Si le retiran el apoyo a su régimen asediado, el cambio llegará pronto. Si no es así, el hambre y la represión continuarán.

 

 

 

Hasta el momento, hay pocas señales de disidencia en los cargos militares más altos. Vladimir Padrino López, el jefe de las Fuerzas Armadas y ministro de Defensa, alabó la exigencia de Maduro de una nueva constitución como “una clara demostración de voluntad democrática”. Con ello, aprobó la última etapa del desmantelamiento progresivo de la democracia por el actual presidente.

 

 

 

La constitución que Maduro quiere reemplazar es obra de Hugo Chávez, su mentor político, que murió en 2013. Los 500 miembros de la asamblea constituyente tendrán un poder casi absoluto, mientras deliberan. La mitad será elegida. El resto será escogido por “comités populares” similares a los soviets comunistas. Todo el proceso está destinado a evitar cualquier otra actividad política significativa. Buscará distraer la atención de la destrucción por parte del régimen de la constitución vigente, la cual se ha llevado a cabo, por ejemplo, privando a la legislatura controlada por la oposición de sus poderes legítimos.

 

 

 

Todos los ojos se vuelven hacia los hombres de verde

 

 

 

La oposición está incrementando sus llamados a las fuerzas armadas, o a facciones dentro de ellas. Julio Borges, presidente de la legislatura, dice que es hora de que los hombres de verde a “rompan su silencio”. Henrique Capriles, un rival potencial para Maduro que ha sido inhabilitado de aspirar a cargos públicos por 15 años, pidió a la tropa que considerar si quieren “compartir el destino” negativo del partido en el poder.

 

 

El ejército no es único sostén del régimen. La Guardia Nacional dispara gas lacrimógeno contra los manifestantes; bandas informales llamadas colectivos buscan imponer la sumisión al régimen en los barrios y son responsables de muchas de las 33 muertes en protestas durante el mes pasado. Maduro desea proporcionar un medio millón de armas de fuego a una ampliada “milicia nacional”, o grupos de defensa interna.

 

 

 

Pero las fuerzas armadas, aunque constitucionalmente apolíticas, son los árbitros finales del poder. El chavismo , el movimiento que guía al régimen, ha sido dirigido por militares desde su creación. Chávez comenzó su carrera en la política como un comandante de izquierda que intentó un golpe de estado en 1992 (y ganó una elección presidencial seis años más tarde). Oficiales o ex oficiales lideran 11 de los 32 ministerios; 11 de los 23 gobernadores de estado son oficiales retirados. Maduro ha sido un prolífico productor de generales. En un solo día, el año pasado, promovió a 195 oficiales a ese rango, llevando el total a más de 2.000. Estados Unidos de alguna manera se las arregla con no más de 900 generales.

 

 

 

La jefatura militar no es un grupo monolítico. Hay “diversas” facciones, entre y dentro de las varias ramas de las fuerzas armadas, afirma Rocío San Miguel, abogado y especialista en defensa. Un grupo inicial luchó junto a Chávez en 1992, incluyendo a Diosdado Cabello, ex presidente de la legislatura y de línea dura, todavía influyente. Una camarilla ayuda a las bandas de tráfico de drogas a través de su control de los puertos y aeropuertos. Un grupo grande de “oportunistas” no ideológicos aspira a su tajada en esa y otras empresas.

 

 

 

Estas divisiones son menos importantes que los intereses compartidos entre generales en la supervivencia del régimen. La mayoría se benefician ampliamente del caótico estilo de gobierno de Maduro. Algunos tienen acceso a dólares al precio ridículamente barato en bolívares fijado por el gobierno. El ejército está a cargo del lucrativo negocio de la distribución de alimentos, una fórmula para el abuso.

 

 

 

Los rangos inferiores son menos felices, a pesar de que están mejor alojados que la mayoría de los venezolanos y sacan algún provecho de actividades suplementarias como el contrabando. De acuerdo con el “Informe de riesgo político” de Caracas Chronicles, una revista con fuentes en las fuerzas armadas, DCI, una agencia que curiosea en los cuarteles, ha sido testigo de una “profundización en la desafección”, especialmente en los rangos medios del ejército, desde febrero, antes de que las últimas protestas empezaran. Gran parte de ello aparece vinculado “con oficiales de rango medio que no se molestan en negar su desprecio por un estado mayor que percibe como corrupto”. En abril tres tenientes publicaron un video diciendo que rechazaban a Maduro como comandante en jefe. Ellos solicitaron asilo en Colombia.

 

 

 

Raúl Baduel, un ex ministro de Defensa encarcelado, se ha convertido en un icono para los disidentes. Comparten una grabación de 14 segundos en el que les dice que está en la cárcel porque rechazó a “los sinvergüenzas y delincuentes … que le dan órdenes a ustedes”. Los soldados jóvenes, y sus familias, comparten las privaciones que impulsan a los venezolanos a salir a las calles a protestar. Están molestos. Pero eso no quiere decir que van a dejar de seguir órdenes.

 

 
The Economist

The Economist: La última batalla de Fidel

Posted on: mayo 4th, 2016 by Laura Espinoza No Comments

 

 

El Partido Comunista Cubano bloquea los cambios

 

 

 

Cuando Fidel Castro hizo una breve aparición en el VII Congreso del Partido Comunista de Cuba, el pasado 19 de abril, fue recibido con un prolongado aplauso. “Bueno, vamos a pasar a otro tema”, dijo finalmente, con una voz estentórea distorsionada por la edad. Era una broma. Pero bien podría haber estado dando vuelta a la página de la histórica visita a La Habana de Barack Obama en marzo y a las expectativas de cambios rápidos que generó entre los cubanos. Después de haber recordado a la audiencia que pronto cumplirá 90, y que la muerte nos llega a todos, Fidel continuó: “Las ideas de los comunistas cubanos perdurarán.”

 

 

 

Ningún estudioso serio de Cuba imaginó que la visita de Obama y su llamado televisado a elecciones libres traería como consecuencia un cambio inmediato. Pero el congreso del partido resultó ser una decepción, incluso para los estándares prudentes de las reformas que Raúl Castro, hermano de Fidel ligeramente más joven, ha puesto en marcha desde que asumió como presidente en 2008.

 

 

 

El inmovilismo fue simbolizado por la confirmación como segundo secretario del partido (sólo detrás de Raúl) de José Ramón Machado Ventura, de 85 años de edad, un guardián ideológico estalinista. Incluso algunas autoridades habían dado a entender que su poderosa posición podía ser otorgada a Miguel Díaz-Canel (56), el vicepresidente y sucesor putativo de Raúl como presidente en 2018. Cinco nuevos miembros más jóvenes se unieron al politburó, pero ninguno es conocido por ser un reformador. Se desvanecieron asimismo las esperanzas previas de que el Congreso podría aprobar una reforma electoral y un papel más importante para el actual parlamento, hoy una simple formalidad.

 

 

 

Raúl Castro dedicó parte de su discurso de apertura del congreso a responder a Obama. Quejándose de una “estrategia perversa de subversión político-ideológica“, en referencia a la llamada de Obama para el fortalecimiento de las pequeñas empresas de Cuba y la incipiente sociedad civil, Raúl dijo a los delegados que “hay que reforzar la cultura anticapitalista y antiimperialista entre nosotros. “En cuanto a las elecciones libres, en dos ocasiones insistió:” Si logran algún día fragmentarnos, sería el principio del fin … de la revolución, del socialismo y la independencia nacional “.

 

 

 

Insistió en que la “actualización” de la economía de Cuba, para dar un papel más importante al sector no estatal y eliminar las distorsiones y los subsidios, continuaría“sin prisa pero sin pausa”. De hecho, las reformas se han detenido: de las 313“directrices” aprobadas en el congreso anterior, realizado en 2011, sólo el 21% se han aplicado completamente. El gobierno recientemente ha reintroducido límites de precios en algunos productos alimenticios. Días antes del congreso Omar Everleny Pérez, el más prominente de los economistas reformistas que asesoran a Raúl, fue despedido de su puesto en la Universidad de La Habana. Su supuesto error habría sido compartir información con académicos estadounidenses. Pérez había exigido con frecuencia que las reformas fueran más rápido.

 

 

 

Una hipótesis es que Raúl puede permitirse el lujo de avanzar más lentamente debido a la inyección de dólares provenientes de la liberación de algunas restricciones sobre el turismo, a las remesas y a las inversiones. Eso puede ser cierto en el corto plazo. Pero el propio Raúl ofreció una crítica fulminante de los problemas subyacentes de Cuba, al criticar las “mentalidades anticuadas”, “una completa falta de sentido de urgencia” en la implementación del cambio y los “efectos dañinos del igualitarismo” al no recompensar el trabajo o la iniciativa. Se lamentó ante la incapacidad de la economía para aumentar los salarios, que “siguen siendo incapaces de satisfacer las necesidades básicas de las familias cubanas”.

 

 

 

Entonces, ¿qué explica la precaución de Raúl? Llegó a afirmar que había bromeado con algunos funcionarios estadounidenses de que “si hubiera dos partidos políticos en Cuba, Fidel dirigiría uno y yo el otro.” Bromas aparte, ello suena a verdad. Muchos de los 670.000 miembros del Partido Comunista tienen terror al cambio, por temor a la pérdida de estabilidad, beneficios y privilegios. Ellos ven la apertura de Obama a Cuba como una amenaza existencial. Fidel es su punto de referencia. Él actúa como un freno a la reforma.

 

 

 

Lo que Raúl, a su manera cuidadosa y ordenada, está haciendo es institucionalizar el sistema cubano, que durante mucho tiempo dependía de los caprichos de Fidel. Ha establecido un proceso gradual de transición a un liderazgo post-Castro. Él no es un demócrata liberal: elogia el equilibrio entre la planificación estatal y el mercado en China y Vietnam. Ha iniciado tanto una “conceptualización” del modelo socioeconómico de Cuba como una revisión de la Constitución para incorporar sus reformas. Todo ello será el testamento político de los hermanos Castro.

 

 

 

Pero Raúl, a diferencia de Fidel, es un realista. Él sabe que el sistema no funciona y que las medidas que ha tomado, en especial la apertura con los Estados Unidos, han desatado expectativas de cambio y de un mejor nivel de vida. La sociedad cubana está evolucionando rápidamente, incluso mientras la dirección política sigue siendo tan pesada como un almuerzo suministrado por el gobierno. A mediano plazo, en algo tendrá que ceder.

 

 

Autor: BELLO – The Economist

Traducción: Marcos Villasmil

The Economist: «Por las buenas o por las malas»

Posted on: noviembre 14th, 2015 by Laura Espinoza No Comments

El régimen de Venezuela está en un estado de ánimo miedo y feo

El presidente de VENEZUELA, Nicolás Maduro, admite que las elecciones parlamentarias del 06 de diciembre «podría ser el más difícil» probar que el gobierno se ha enfrentado desde que Hugo Chávez, su mentor, llegó al poder tras unas elecciones en 1998. El Sr. Maduro, como Chávez, afirma ser líder de una revolución «anti-imperialista». Sin embargo, su legitimidad se deriva exclusivamente de las urnas. La popularidad de Chávez se vio impulsado por una bonanza petrolera, que se duchaba en la Venezuela de antes descuidado pobre. Esto le ayudó a ganar unos tres elecciones más, por un amplio margen, antes de morir de cáncer en 2013. Poco después, el Sr. Maduro ganó por apenas 1,5 puntos porcentuales al de la elección presidencial que la oposición denunció como fraudulenta.

 

 

Sr. Maduro, un ex conductor de autobús, no sólo carece de carisma de Chávez y habilidades políticas, sino también a su suerte. La caída del precio del petróleo, además de años de mala gestión corrupta, han afectado a Venezuela duro. El gobierno dejó de publicar las estadísticas hace meses económicas. El FMI prevé que la inflación llegará a 190% y la economía se contraerá un 10% este año (después de un descenso del 4% el año pasado).Las importaciones se han reducido en más de un 40% desde 2012, reconoce Francisco Rodríguez, economista venezolano de Bank of America. A pesar de grandes aumentos de precios, muchos bienes son escasos. «La gente está realmente harto de tener que hacer cola para todo», dice un residente de larga sufrimiento de Caracas.

 

 

El descontento ha llevado a un colapso sin precedentes en apoyo para el chavismo. Según Datanálisis, un encuestador que predecir con exactitud las victorias de Chávez, el índice de aprobación del señor Maduro se ha reducido a 22% y la oposición lidera el gobernante Partido Socialista Unido (PSUV) y sus aliados por 28 puntos porcentuales.

 

 

Sr. Maduro reitera que la «revolución» ganará mar de Como – «por las buenas o por las malas». El gobierno ha gerrymandered distritos electorales para dar más escaños a las zonas rurales donde el PSUV es fuerte: seis estados urbanos con el 52% de los electores elegirán a sólo 64 diputados; los 18 restantes se elegirán 100. En septiembre, después de que los contrabandistas se enfrentaron con el ejército, el Sr. Maduro declaró un «estado de excepción» en la frontera con Colombia. En esas áreas, las cuales elegirán 19 legisladores, la campaña está restringido, lo que perjudica a la oposición.

 

 

El gobierno se ha negado a permitir que los observadores electorales de la Organización de Estados Americanos (OEA) o la Unión Europea. Una misión de «acompañamiento electoral» de la Unión de Naciones Suramericanas se ha puesto en duda después de Venezuela rechazó el representante de Brasil. En un hecho sin precedentes carta de 18 páginas a la autoridad electoral de Venezuela, publicado el 10 de noviembre, Luis Almagro, secretario general de la OEA, pinta un panorama devastador del campo inclinado sobre el que debe jugar la oposición. Sr. Almagro, anteriormente un político de izquierdas de Uruguay Frente Amplio, advierte de que la oposición carece de condiciones «justas» y que los abusos del partido gobernante de los recursos del Estado.

 

 

Siete líderes de la oposición están prohibidos de ser candidatos. Uno, Leopoldo López, está en la cárcel (condenado a casi 14 años por incitar a la violencia), el primer caso en América Latina desde la dictadura militar de Uruguay encerrado un líder de la oposición durante una elección en 1984, el Sr. Almagro señala. El mes pasado, uno de los dos fiscales de plomo en el caso huyeron a Miami y dijo que las pruebas contra el Sr. López fue fabricado. La autoridad electoral ha puesto al lado de la coalición de la oposición en la boleta electrónica un partido escindido a favor del régimen con un nombre y el logotipo similar. En un estado, un candidato de ese partido tiene el mismo nombre que un líder de la oposición. El gobierno ha paralizado los medios de oposición, por ejemplo, por la no renovación de licencias de radiodifusión.

 

 

La propaganda del régimen está dirigido a las amenazas de la fabricación y la generación de miedo. Se culpa a los problemas de Venezuela en una «guerra económica» diseñado por la oposición y los Estados Unidos. El 10 de noviembre dos sobrinos de la esposa del Sr. Maduro fueron detenidos en Haití para enfrentar cargos de tráfico de drogas en los Estados Unidos, lo que las teorías de conspiración del ventilador.

 

 

A medida que la oposición surge en las encuestas, algunos analistas en Caracas piensan que podría ganar la mayoría de tres quintas partes de la asamblea legislativa necesaria de recuperar los poderes del Sr. Maduro. El gobierno reconoce tácitamente la posibilidad de la derrota: se presionó recientemente 13 jueces del Tribunal Supremo a la jubilación anticipada, para que puedan ser reemplazados antes de la nueva asamblea se reúna en enero.

 

 

Sr. Maduro habla oscuro de «gobernar con el pueblo» si pierde. Esto sugiere que buscaría al acelerador y pasar por alto la asamblea. Pero todo indica que «el pueblo» ya no están con él son. Si él bloquea el cambio pacífico, puede asegurarse de que la frustración conduce a la violencia.

 

The Economist

 
A partir de la edición impresa: Las Américas

The Economist: Las elecciones legislativas de Venezuela

Posted on: octubre 6th, 2015 by Laura Espinoza No Comments

Los votantes están dispuestos a poner fin al chavismo.

 

 

Algunos de sus líderes están en la cárcel. Otros están prohibidos de postularse para un cargo. Todos están en contra de un gobierno autocrático con recursos formidables. Sin embargo, en las elecciones legislativas previstas para el 06 de diciembre, la oposición de Venezuela tiene su mejor oportunidad de ganar una victoria nacional desde 1998, cuando el difunto Hugo Chávez, un populista carismático, comenzó su carrera de mal gobierno autoritario. El público se enfureció por la escasez de todo, desde las aves de corral a los productos farmacéuticos, la inflación se acerca al 200% y por la corrupción rampante y la delincuencia. Recientes encuestas encuentran que el 70% de los encuestados expresan una preferencia votará a favor de los opositores al gobierno socialista liderado por Nicolás Maduro, el sucesor elegido a dedo de Chávez.

 

 

El ganador potencial, la Unidad (MUD) Alianza Democrática, es un batiburrillo político. Formado en 2008, alberga las ideologías del marxismo al conservadurismo de libre mercado, unidos solamente por un odio compartido del gobierno. Los líderes más prominentes de la MUD son Leopoldo López, ex alcalde que fue sentenciado el mes pasado a los casi 14 años de cárcel por cargos inventados de incitar a la violencia, y Henrique Capriles, gobernador del estado y ex candidato presidencial. Su programa electoral se compone principalmente de la incontestable, pero deliberadamente vago, proposición de que Venezuela «quiere un cambio».

 

 

Partidarios del gobierno dicen que la unidad de la MUD es un acto. Tanto el Sr. Capriles y el señor López, que se burlan, son los políticos playboy que no saben nada de los barrios. Fueron la coalición para tomar el poder, chavistas advierten, Venezuela volvería a la esclerótica, la élite dominada «cuarta república» que precedió a la «revolución bolivariana» de Chávez.

 

 

La evidencia de esta caricatura es débil, particularmente en el caso del Sr. Capriles, gobernador popular del estado Miranda, que casi venció Sr. Maduro en las elecciones de 2013. La alianza ha demostrado impresionante flexibilidad y disciplina estoica en el período previo a las elecciones. Ha convencido a sus miembros para enterrar sus diferencias y el campo de un solo candidato de la oposición para cada asiento. La comisión electoral controlado por el gobierno buscó hacer tropezar a la coalición al insistir en que al menos el 40% de los candidatos legislativos deben ser mujeres, poco después de la MUD presentó una lista que cayó muy por debajo de eso. La alianza respondió laboriosamente compilar una nueva lista que cumplió con las reglas.

 

 

Una crítica más fuerte de la coalición es que prefiere quedarse en la oposición que gobernar. Todavía tiene que ofrecer un manifiesto para la reforma de la economía disfuncional o ahuecados las instituciones del Estado de Venezuela. Sus candidatos defienden su falta de propuestas concretas al subrayar que están luchando contra un sistema. Sólo una vez los votantes han reinstalado una democracia normal argumenta Julio Borges, uno de los fundadores del partido del Sr. Capriles, puede empezar un debate político genuino.

20151003_AMC039

 

Desde el logro indiscutible del chavismo es su récord perfecto en las elecciones presidenciales y legislativas, Luis Vicente León, encuestador, cree que la pérdida de la Asamblea Nacional, incluso por un solo asiento devastaría los socialistas por destrozando su ilusión de invencibilidad. Pero la popularidad relativa de la oposición no es garantía de que se hará cargo de la cámara. Gracias al sistema electoral de Venezuela complejo semi-proporcional, agravada por gerrymandering flagrante tanto bajo Chávez y el Sr. Maduro, la MUD necesitará mucho más que una mayoría simple de los votos para ganar control. No obstante, si las encuestas se sostienen y se confirman, entonces en ausencia de cualquier fraude electoral plomo actual de la alianza de más de 20 puntos porcentuales debería ser suficiente. Incluso sin el mínimo de dos tercios de los cambios constitucionales, una mayoría podría permitir a la oposición para programar un referéndum revocatorio contra el Sr. Maduro próximo año.

 

 

Los optimistas como el Sr. Borges esperan que la pérdida de la legislatura conducirá chavistas moderados para derrocar al presidente y empezar a limpiar el desorden que homónimo de su movimiento dejó atrás. Este escenario optimista atrae a muchos miembros de la MUD, que son cautelosos de asumir el costo político de los ajustes inevitablemente dolorosos por venir.

 

 

Pero eso requeriría la salida del Sr. Maduro, y nadie sabe hasta dónde va a ir para evitar una victoria MUD. En junio, dijo que produciría «caos porque nuestro pueblo no se rendirían … Yo sería el primero en tirarme a la calle». El truco más fácil sería utilizar menguantes reservas de efectivo del gobierno para reducir la escasez: abundan los rumores de barcos cargados de mercancías humeantes hacia Caracas. Otro truco de larga tradición sería idear nuevas justificaciones para descalificar candidatos MUD. Si eso no funciona, una táctica de último recurso podría ser la de retrasar la votación, con el pretexto de una crisis manufacturada como disputas fronterizas de Venezuela con Colombia o Guyana. Incluso si la coalición prevalece, podría tomar protestas callejeras y la presión extranjera para que el Sr. Maduro relent.

 

 
Fuente: Economist.com

|