|

Twitter: siguen los problemas

Posted on: octubre 28th, 2016 by Laura Espinoza No Comments

En el continuo de los problemas, Twitter ha alcanzado la fase 3. La primera, como es natural, es la negación.

 

 

 

Pese a estancarse el crecimiento de los usuarios durante 2015 y la mayor parte de 2016, Twitter sostuvo que el progreso estaba a la vuelta de la esquina y que sólo era una cuestión de paciencia e inversión. Cuando eso falló, optó por un proceso de venta que tampoco llegó a buen puerto. Los resultados del tercer trimestre comunicados el jueves muestran su progresión al siguiente nivel: los trapicheos, esta vez con la perspectiva de obtener beneficios reales.

 

 

 

Por primera vez desde el fracaso de su subasta, el fundador y líder de Twitter, Jack Dorsey, aseguró que la compañía no sólo aspiraba a ser rentable en 2017 sino a generar beneficios de acuerdo con los Principios de Contabilidad Generalmente Aceptados (GAAP). No suelen ser habituales en los grupos tecnológicos exitosos, y para conseguirlos, sacrificará casi un 10% de su plantilla. No obstante, la compañía tuvo la precaución de señalar que sus gastos generales eran razonables.

 

 

 

Esto no implica que vaya a escatimar en I+D o en ingenieros. En su lugar, se recortaría el presupuesto para marketing del 31% de las ventas a poco más del 20%, reduciendo y reorganizando el personal de ventas. Las pérdidas contables de Twitter en 2016 son casi 300 millones de dólares inferiores a los 431 millones de los tres primeros trimestres de 2015.

 

 

 

El elevado gasto en marketing de Twitter no tuvo tanta importancia como su efectividad. En el tercer trimestre, los usuarios mensuales activos alcanzaron los 317 millones, sólo un 1% más que en tres meses anteriores. La compañía promociona su estrategia de vídeos en directo, como la emisión de los debates presidenciales de EEUU y de partidos de fútbol americano. La publicidad sigue cayendo, así que la clave está en mantener a su núcleo de usuarios activo el mayor tiempo posible.

 

 

 

El director financiero de Twitter aseguró que los beneficios contables eran clave para “atraer a los inversores”. De hecho, lo que está haciendo Dorsey es captar las sinergias que hubieran tenido Salesforce o Disney si la hubieran comprado. Si los inversores reaccionan elevando el precio de las acciones, el principal responsable de su reciente repunte (la perspectiva de una opa que ha impulsado las acciones casi un 20% en los seis últimos meses) se vuelve, irónicamente, menos probable. En resumen, los costes para un hipotético comprador se han reducido.

 

 

 

De momento, resulta difícil vislumbrar cómo conseguirá ganarse el interés de los accionistas una red social con bajo crecimiento y bajos beneficios. En lo corporativo, como en lo personal, la aceptación de los problemas marca la fase final.

 

 

FINANCIAL TIMES

‘The Guardian’ y los guardianes

Posted on: diciembre 14th, 2013 by lina No Comments

Las revelaciones de Snowden han suscitado debates apasionados sobre la naturaleza del espionaje estatal en el siglo XXI y la adecuación de la supervisión política sobre los servicios de inteligencia. Sin embargo, las reacciones han sido diferentes. Mientras el Gobierno de Estados Unidos ha centrado sus energías en tratar de extraditar a Snowden para enfrentarle a la justicia, en Reino Unido ha habido más entusiasmo contra el mensajero. (…)

 

Esta semana, Alan Rusbridger, el director de The Guardian,fue sometido a un interrogatorio hostil en el Parlamento. Más en serio, varios diputados se agitan para que sea procesado bajo las leyes antiterroristas de Gran Bretaña.

 

(…) La publicación de gran parte del material de Snowden en The Guardian ha cumplido hasta la fecha el requisito del interés público. Al mismo tiempo, Financial Times es consciente del riesgo potencial para la seguridad que se deriva de la publicación. (…)

 

En Estados Unidos, la libertad de los medios de comunicación para publicar información filtrada se ha atrincherado en la Constitución desde que, en 1971, el Tribunal Supremo falló el caso de los papeles del Pentágono. Si bien tal protección no está garantizada en Gran Bretaña, es difícil ver cuál podría ser la base de cualquier acción judicial. (…)

 

El escándalo de las escuchas telefónicas ha desencadenado un debate épico en Reino Unido acerca de la libertad de prensa. Esto ha provocado tensión y desconfianza entre los medios de comunicación y el Gobierno. Una decisión de enjuiciar a The Guardian podría llevar ese conflicto a niveles desconocidos.

 

Londres, 6 de diciembre.

 Financial Times

|