Más de 900 árabes se encuentran en detención administrativa en Israel

Más de 900 árabes se encuentran en detención administrativa en Israel

Israel mantiene a 967 árabes -palestinos residentes en Cisjordania ocupada y Jerusalén Este o árabes-israelíes- en detención administrativa. Esta es una cifra récord en las últimas dos décadas e implica que las personas permanecen arrestadas durante meses o incluso años sin cargos ni juicio.

 

 

 

 

En total son 971 personas arrestadas bajo esa fórmula, ya que también hay cuatro judíos israelíes. Estos ciudadanos serían miembros de grupos de extrema derecha, según el recuento que lleva a cabo el diario israelí Haaretz.

 

 

 

 

La detención administrativa que lleva a cabo Israel ha sido muy criticada por organizaciones internacionales. Con ellas, se priva al detenido de los procedimientos legales, sin que se les comuniquen los cargos ni se celebre un juicio.

 

 

 

 

 

Según un editorial publicado hoy en Haaretz, el número de personas en detención administrativa se ha disparado en el último año. Mientras que, el número total de palestinos presos en Israel por motivos de seguridad se mantiene estable. Para el diario esto tiene una «conclusión obvia», que es más «fácil y conveniente» para Israel detenerlos sin tener que llevar a cabo los procesos legales correspondientes.

 

 

 

 

 

Israel mantiene a árabes en detención administrativa

En la detención administrativa apenas hay supervisión judicial: un juez militar de bajo rango examina la información de inteligencia aportada por escrito por el Estado, que se mantiene secreta ante el afectado, y decide si procede el arresto, algo a lo que los tribunales militares acceden en el 90 % de los casos, según Haaretz.

 

 

 

 

El diario también denuncia falta de transparencia del Servicio Penitenciario de Israel cuando se solicita información sobre estos casos. En el pasado facilitaban no solo cifras, sino también el desglose por edad, sexo y residencia. Sin embargo, en las últimas semanas se ha negado a facilitar esa información a Haaretz «pese a numerosas solicitudes».

 

 

 

 

 

Inusualmente, entre los detenidos administrativos actuales hay cuatro judíos de la derecha radical. Su situación ha sido ampliamente denunciada por grupos simpatizantes e incluso por el ministro de Seguridad Nacional, el extremista Itamar Ben Gvir; mientras que los arrestos en estas circunstancias de palestinos no suelen despertar críticas.

 

 

 

 

«No es democrático arrestar a una persona y echarla en prisión sin pruebas y sin juicio», indicó Ben Gvir la semana pasada en un comunicado tras reunirse con los familiares de los cuatro detenidos judíos, mientras sí defiende esa fórmula para los palestinos, así como la pena de muerte solo para ellos cuando cometan «actos de terrorismo» o incluso busca impulsar la creación de una Guardia Nacional para lidiar casi únicamente con el crimen en al comunidad árabe.

 

 

 

 

 

«La detención sin cargos ni juicio es un instrumento utilizado únicamente por las dictaduras. Las últimas cifras lo demuestran de manera inequívoca: la herramienta que se supone reservada solo para los casos más excepcionales se ha convertido en un modus operandi del dominio israelí en los territorios ocupados», afirmó Haaretz en su editorial.

 

 

 

 

 

Globovisión

Comparte esta noticia:

Contáctanos

Envíe sus comentarios, informaciones, preguntas, dudas y síguenos en nuestras redes sociales

Publicidad

Si desea obtener información acerca de
cómo publicar con nosotros puedes Escríbirnos

Nuestro Boletín de noticias

Suscríbase a nuestro boletín y le enviaremos por correo electrónico las últimas publicaciones.