Las cifras que oculta el Kremlin: revelan cuántos soldados rusos habrían muerto en Ucrania
julio 11, 2023 6:51 am

 

Según lo dieron a conocer dos medios independientes rusos, unos 50.000 hombres que luchan por Putin han muerto en la guerra que se desató tras la invasión en Ucrania. Todo esto, según el primer análisis estadístico independiente sobre los muertos de Rusia en la guerra.

 

Dos medios rusos independientes –Mediazona y Meduza– emplearon datos del Kremlin para revelar uno de los secretos mejor guardados de Moscú, el auténtico coste de soldados rusos en la guerra contra Ucrania.

 

 

Para hacerlo, emplearon un concepto estadístico popularizado durante la pandemia de la covid-19 llamado exceso de mortalidad.

 

 

A partir de registros de herencias y datos oficiales de mortalidad, calcularon cuántos hombres menores de 50 murieron entre febrero de 2022 y mayo de 2023 por encima de lo normal.

 

 

Ni Moscú ni Kiev dan datos actualizados de bajas militares, y ambos se esfuerzan por amplificar los del otro bando. Rusia apenas ha reconocido oficialmente la muerte de algo más de 6.000 soldados.

 

 

Los reportes de bajas militares han sido perseguidos en medios rusos, según testimonios de activistas y periodistas independientes que recogió AP.

 

 

Documentar las muertes se ha convertido en un acto de desafío, y los que lo hacen enfrentan acoso y posibles cargos penales.

 

 

Pese a esos desafíos, Mediazona publicó fotografías de cementerios en diferentes lugares de Rusia para crear una base de datos de muertes confirmadas en la guerra.

 

 

Para el 7 de julio habían identificado a 27.423 soldados rusos muertos.

 

 

“Estos sólo son soldados de los que sabemos el nombre, y en cada caso su muerte se verifica por varias fuentes”, dijo Dmitry Treshchanin, editor de Mediazona.

 

 

“La estimación que hicimos con Meduza nos permite ver las muertes ‘ocultas’, muertes que el gobierno ruso intenta esconder de forma obsesiva e infructuosa”, agregó.

 

 

Cifras totales de soldados rusos muertos

 

Para conseguir un conteo más exhaustivo, los periodistas de Mediazona y Meduza obtuvieron registros de procesos de herencia presentados ante las autoridades rusas.

 

 

Sus datos del Registro Nacional de Autenticación contenían información sobre más de 11 millones de personas fallecidas entre 2014 y mayo de 2023.

 

 

Según su análisis, en 2022 se abrieron 25.000 procesos de herencia más de los esperados para varones entre 15 y 49 años. Para el 27 de mayo de 2023, el número de casos adicionales se había disparado a 47.000.

 

 

Ese incremento coincide de forma aproximada con una estimación en mayo de la Casa Blanca de que más de 20.000 rusos habían muerto en Ucrania desde diciembre, aunque está por debajo de los cálculos de inteligencia británicos y estadounidenses sobre el total de muertes rusas.

 

El Ministerio británico de Defensa dijo en febrero que en la guerra probablemente habían muerto entre 40.000 y 60.000 rusos.

 

 

Una estimación filtrada de la Agencia de Inteligencia de Defensa de Estados Unidos daba una cifra de entre 35.000 y 43.000 rusos muertos en combate en el primer año de la guerra.

 

 

“Sus cifras podrían ser precisas, o podrían no serlo”, dijo Treshchanin, editor de Mediazona, en un email.

 

400 bajas diarias

 

Las fuerzas rusas podrían haber evitado muchas muertes y amputaciones con mejores servicios de primeros auxilios en el frente, dijo el lunes el Ministerio británico de Defensa en un reporte de inteligencia.

 

 

Rusia ha sufrido una media de unas 400 bajas diarias durante 17 meses, lo que crea una “crisis” en la atención médica de combate que probablemente ha afectado a los servicios médicos para civiles en zonas fronterizas cerca de Ucrania, informó el Ministerio.

 

De forma independiente, Dmitry Kobak, un científico de datos de la Universidad de Tübingen, en Alemania, que ha publicado trabajos sobre el exceso de mortalidad por COVID-19 en Rusia, obtuvo datos de mortalidad desglosados por edad y sexo en 2022 de Rosstat, la agencia oficial rusa de estadística.

 

 

Encontró que en 2022 habían muerto 24.000 hombres más por debajo de 50 años de lo esperado, una cifra que encaja con el análisis de procesos de herencias.

 

 RFI