#Informe Cartera de créditos ralentizó su crecimiento en 2023 con alza interanual de 299,6%
enero 16, 2024 11:28 am

La cartera de créditos de la banca venezolana reportó un crecimiento interanual de 299,6% en 2023 y cerró en 52.792,2 millones de bolívares, equivalentes a 1.468,1 millones de dólares al tipo de cambio oficial reportado por el Banco Central de Venezuela al término de diciembre.

 

 

 

 

 

En el segundo semestre el saldo de préstamos totales aumentó en 84%, de acuerdo con el Informe Bancario de la consultora especializada Aristimuño Herrera & Asociados.

 

 

 

 

En términos históricos, aunque la cartera de créditos ha mostrado un crecimiento sostenido en los últimos años, el alza de 2023 es la menor en los últimos cinco ejercicios anuales, luego de haber registrado incrementos de 741,5% en 2022; 400,8% en 2021; 2.885,2% en 2020 y de 2.113,1% en 2019.

 

 

 

 

 

En dólares, los préstamos totales de la banca subieron un contundente 94,37% al cierre del año pasado, debido a una menor depreciación de la moneda nacional.

 

 

 

 

 

Factores que limitaron el crédito

 

Los factores que han determinado la ralentización progresiva de la cartera de créditos son claramente conocidos. El fundamental es un excesivo encaje legal, cuyo mínimo sigue estacionado en 73% para la banca universal que concentró 99,1% de los préstamos totales en 2023.

 

 

 

 

 

En la práctica, solo en nueve semanas de 2023 la banca universal alcanzó a cubrir 100% del requerimiento de encaje legal, por lo que las entidades tuvieron que incrementar en 311,26% hasta 117.121,6 millones de bolívares, el monto negociado en el mercado de créditos interbancarios a un día, u «Overnight».

 

 

 

 

Por lo tanto, este mecanismo de apalancamiento obligó a los bancos a pagar créditos otorgados por otras entidades con una tasa promedio de 68,14% y un costo máximo de 650% para tratar de mantener niveles adecuados de liquidez. No obstante, hay que acotar que estas tasas fueron inferiores a las de 2022, no obstante, igualmente tuvieron una alta incidencia en el costo financiero de la banca en el 2023.

 

 

 

 

 

Por otra parte, la indexación del valor de los créditos, en un contexto de estabilidad del tipo de cambio, incide de manera negativa en los incentivos del sistema para prestar en mayor cantidad.

 

 

 

 

 

La intermediación aumentó

Sin embargo, a pesar de las restricciones, la intermediación financiera aumentó 33,08% en términos relativos al cierre del 2023, al pasar de 28,39% a 37,78% al término de los últimos 12 meses reportados.

 

 

 

 

 

Esta medición tradicional no refleja del todo la realidad del esfuerzo que vienen haciendo los bancos para incrementar sus carteras de créditos, porque sobre los depósitos en moneda extranjera, las entidades solo pueden intermediar el 30%, porcentaje a los que ninguna institución alcanza debido a los riesgos de reposición de las divisas en caso de impago de los deudores.

 

 

 

 

 

De manera que de las captaciones en divisas, la banca no pudo intermediar, por imperativo normativo, sobre un monto de 44.653,03 millones de bolívares y, al descontar esta cifra, el índice de intermediación sube a 55,52% al cierre de diciembre.

 

 

 

 

 

A pesar de todo, la banca incrementó a 42,4% la proporción de sus ingresos totales que se derivan de la actividad crediticia al término de 2023, un aumento importante frente 30,6% con el que cerró 2022.

 

 

 

 

 

Subió la morosidad, pero sin comprometer la calidad

 

El índice de morosidad de la cartera de créditos cerró diciembre de 2023 en 0,83%, con incrementos absolutos modestos frente al indicador del primer semestre, que se ubicó en 0,55%, y el del cierre de 2022 que alcanzó a 0,46%.

 

 

 

 

 

Frente al resto de los mercados latinoamericanos, la morosidad de la cartera de créditos en Venezuela es una de las más bajas.

 

 

 

 

 

Sin embargo, el sistema bancario cerró 2023 con una provisión de 358,56% para cobertura de contingencias de cartera morosa y en litigio.

 

 

 

 

 

Además, la provisión para cobertura de la mora alcanzó los 1.577,59 millones de bolívares, con un alza interanual de 306,6%, por encima del incremento del saldo de préstamos totales.

 

 

 

 

 

En resumen, la banca venezolana mantiene la línea de seguir apostando por el negocio de intermediación crediticia, tanto como las circunstancias de la economía del país y los criterios regulatorios lo permitan.

 

 

 

 

 

El Nacional