El Nazareno de San Pablo en Caracas
marzo 31, 2021 8:36 am



De las procesiones a la mesa. La Semana Santa se celebra a lo largo y ancho del mundo cristiano con tradiciones diferentes y un denominador común: recordar la muerte de Jesús de Nazaret. Especialmente arraigada en los países católicos, el arranque se sitúa en el Domingo de Ramos, que recuerda la entrada de Jesús en Jerusalén según los evangelios. Las procesiones se sucedian durante toda la semana y alcanzaban su punto culminante, al menos en número, durante el Jueves y el Viernes Santos antes de la pandemia No faltan tradiciones para rememorar el sufrimiento, como en Filipinas, que se entremezclan con otras más lúdicas: en Paraguay se cocinan chipás, unos panes de origen prehispánico adoptados por la tradición cristiana.

 

 

El Nazareno de San Pablo es una advocación de Jesucristo que se venera en la basílica de Santa Teresa de la ciudad de Caracas(Venezuela).

 

 

Se trata de una obra escultórica del siglo XVII atribuida al escultor Felipe de Ribas, que fue tallada en Sevilla en madera de pino de Flandes, y representa a Jesucristo cargando la cruz, contemplando por tanto la séptima estaciónnota 1 del Viacrucis. Realiza su estación de penitenciael día de Miércoles Santo en una procesión que dura entre tres y cuatro horas.

 

 

Historia

 

 

La imagen del Nazareno de San Pablo, es la de devoción de todo hijo de Caracas. Es una talla en madera de pino flandes de Sevilla, España, posiblemente de Felipe de Ribas en el siglo XVII. Dice la tradición que el escultor, después de terminar de tallar la imagen, el Nazareno se le aparece y le dice: «Donde me has visto que tan perfecto me has hecho».

 

 

Fue llevada a Caracas, recibiendo veneración primeramente en la capilla de san Pablo, y de ahí viene su nombre de Nazareno de San Pablo. Cuenta la leyenda que, en el año 1597, azotó la ciudad una epidemia de peste del vómito negro o escorbuto, y por la devoción popular hacia la imagen, fue sacada en rogativa. Durante la procesión pasó por un huerto cercano a su templo, sembrado de limoneros, y un racimo de limones quedó enredado entre la corona de espinas del nazareno, cayendo algunos al suelo. Los devotos los recogieron, dándolos como medicina a los enfermos, quienes sanaron prontamente.

 

 

La imagen fue consagrada el 4 de julio de 1674 por fray González de Acuña, y recibió culto en la capilla de san Pablo hasta que en 1880 el presidente Guzmán Blanco ordenó su derribo, levantando el mismo lugar el teatro municipal. El mismo presidente mandó erigir en honor a su esposa la Basílica de Santa Teresa, siendo trasladada la imagen a este nuevo templo, donde es venerada en la actualidad.

 

 

Lugar de culto

 

 

En 1880, el anticlerical Guzmán Blanco mandó destruir el templo de San Pablo. Esto fue porque tenía problemas con los sectores católicos del país y con el clero de la Iglesia. Y en ese mismo sitio se levantó el Teatro Municipal que fue inaugurado en 1881. Una de las leyendas más curiosas del Nazareno es que se dice que cuando Guzmán Blanco inauguró el teatro, estando en su palco presidencial vio al Nazareno quien le preguntó ¿Dónde está mi iglesia?, y dicen que él le contó lo sucedido a su señora y de allí nació la construcción de la iglesia de Santa Teresa.

 

 

Pero en realidad el Presidente Guzmán Blanco, en honor a su esposa Ana Teresa Ibarra, mandó construir la Basílica de Santa Teresa y Santa Ana, lo que nosotros llamamos la Basílica de Santa Teresa y allí fue llevado el Nazareno de San Pablo, donde se encuentra hoy.

 

 

Iconografía

 

 

Un día como hoy la rememoración del Nazareno tenía la particularidad de movilizar a los venezolanos desde grandes distancias, hacia las principales iglesias del país donde la tradición había alcanzado un prestigio notable. Los devotos le pagan penitencia al Nazareno, acompañándolo en una procesión que duraba 3 ó 4 horas, todos los Miércoles Santos.

 

 

Se trata de una de las imágenes que participa en las celebraciones de la Semana Santa en Caracas, realizando su estación de penitencia el día de Miércoles Santo en una procesión que dura entre tres y cuatro horas. Días antes de la celebración, los devotos adornan la imagen con cinco mil orquídeas. Para su salida procesional, es vestido con una túnica morada, bordada con hilo de oro, con los símbolos de la pasión, y adornada con decenas de perlas, así como por sortijas y otros exvotos.

 

 

 



0 comments