El Chavismo tiene sus días contados
marzo 11, 2013 8:51 am

Los herederos de Hugo Chávez están explotando al máximo el fervor emocional provocado por el fallecimiento del presidente venezolano, con la esperanza de que preservando viva la imagen del líder les ayude también a mantener con vida el movimiento.

 

No obstante, especialistas consultados advirtieron que el chavismo tiene sus días contados, aun cuando un experto manejo propagandístico del fallecimiento de Chávez, bien podría ayudarles a conseguir una victoria en las venideras elecciones presidenciales.

 

“A [Nicolás] Maduro no le van a perdonar las cosas que le perdonaron a Chávez”, dijo Gillermo Lousteau Heguy, presidente del Interamerican Institute for Democracy, en referencia al nuevo líder de la Revolución Bolivariana.

 

“Es posible que Maduro sea electo; es posible que incluso obtenga más votos que Chávez. Pero en el momento que sea electo, va a empezar un proceso de deterioro que va a incluir disensiones internas muy serias dentro del chavismo”, comentó Lousteau.

 

Maduro fue juramentado el viernes como “presidente encargado” pese a acusaciones de diversos sectores de que su asunción al poder constituye una violación a la Constitución y por ende es una usurpación del poder. Maduro tiene previsto ir a unas elecciones que han sido convocadas para el 14 de abril.

 

Y los analistas dijeron que la memoria de Chávez, cuya extensión está siendo amplificada hasta un máximo por la extensa maquinaria mediática y propagandística del gobierno, bien podría darle a Maduro una ventaja muy difícil de superar para la oposición.

 

“No hay nada más contagioso que el llanto, en términos de la manipulación multitudinaria”, dijo el sociólogo y analista Rafael Revilla, citando las palabras del sicólogo francés Gustave Le Bon. “Cuando ves a un colectivo llorar, eso genera un efecto muy contagioso”.

 

Es un efecto que el chavismo está intentando explotar al máximo, con la emisión de slogans emitidos para propiciar la idea de que Chávez está no solo vigente, sino vivo en cada uno de sus seguidores.

 

El efecto también es buscado con los planes del gobierno de embalsamar su cuerpo para que pueda ser visto por millones, como sucedió con Lenin, Mao y Kim Jong-Il.

 

Esos planes dicen mucho sobre el tipo de régimen político que opera en Venezuela, dijo Mark Jones, profesor de ciencias políticas del Rice University.

 

“Bajo los sistemas democráticos esto no sucede, pero no es algo inusual bajo las dictaduras personalistas”, comentó Jones.

 

“Ellos podrán tratar de convertirlo en un mito de la lucha por la justicia social, pero no podrán convertirlo en un gran demócrata”, agregó.

 

Mantener la imagen de Chávez con vida es imprescindible para la supervivencia del chavismo, organización conformada por facciones rivales y en ocasiones antagónicas que se hacen contrapeso.

 

“Chávez es el pegamento que mantiene unido al chavismo. Es por ello que los chavistas quieren hacer todo lo posible para vincularse con su figura y con su legado. Y no han encontrado mejor manera de hacer eso que crear este tipo de panteón donde va a estar presente para toda la eternidad”, dijo Jones.

 

Revilla explicó que el chavismo también busca realzar la imagen del fallecido líder para amalgamar emocional y anímicamente a los seguidores de cara a los venideros comicios.

 

Es un proceso imprescindible debido a que Maduro –aun cuando fue escogido a dedo por Chávez como su sucesor– no cuenta con el mismo grado de carisma que él tenía.

 

“Si bien el carisma de Chávez no es traspasable, la simpatía hacia él sí podría serlo, al menos en un corto plazo”, comentó Revilla.

 

Por otro lado, el bombardeo mediático también sirve para desactivar emocionalmente a algunos integrantes de la oposición, cuya animadversión hacia el hombre ha quedado desactivada por su fallecimiento.

 

“La muerte de Chávez neutraliza a una porción del electorado opositor. Les exorciza el desprecio”, comentó.

 

“Mi mamá, por ejemplo, es una vieja adeca [simpatizante del opositor partido Acción Democrática] y ella me confesó que lloró”, dijo.

 

Es un evento que podría tener un visible impacto sobre el electorado, pero los expertos advirtieron que no sería un efecto emocional de larga duración, en particular debido a que los graves problemas del país persisten y probablemente se agraven bajo una temida profundización de la crisis económica.

 

Entre estos problemas se encuentran una de las más altas tasas de criminalidad del hemisferio, una altísima tasa de desempleo, un agudo déficit habitacional y energético y una de las más altas tasas de inflación del planeta.

 

El Premio Nobel de Literatura, Mario Vargas Llosa, pronosticó el lunes que el chavismo tendrá una corta duración sin Chávez al frente.

 

La muerte de Chávez “pone un signo de interrogación sobre esa política de intervencionismo en el resto del continente latinoamericano al que, en un sueño megalómano característico de los caudillos, el comandante difunto se proponía volver socialista y bolivariano a golpes de chequera”, dijo el escritor en una columna titulada “La muerte del caudillo”, publicada por el diario La República.

 

“[El chavismo] desaparecerá más pronto que tarde, derrotado por la realidad concreta, la de una Venezuela, el país potencialmente más rico del mundo, al que las políticas del caudillo dejan empobrecido, fracturado y enconado, con la inflación, criminalidad y la corrupción más altas del continente”, dijo el premio Nobel de Literatura del 2010.

 

“El pueblo venezolano parecía aceptar este fantástico despilfarro contagiado por el optimismo de su caudillo, pero dudo de que ni el más fanático de los chavistas crea ahora que Nicolás Maduro pueda llegar a ser el próximo Simón Bolívar”, apuntó Vargas Llosa.

 

Fuente: Nuevo Herald