Dominicana admite que hay pique con Venezuela
diciembre 12, 2012 2:59 pm

“Todo el mundo sabe que a los venezolanos y a los dominicanos nos gusta enfrentarnos, no importa en que nivel sea”. La frase pertenece a Daniel Cabrera, lanzador quisqueyano que ayer representó a su país en el Juego de las Estrellas ante el equipo criollo.

 

 

Como Cabrera piensan varios dominicanos, y es que entre ellos y los jugadores venezolanos ha ido creciendo de a poco una rivalidad que pudiera convertirse en algo monumental en los próximos días, cuando se acerque el día en que ambos países abran el calendario del grupo C en el Clásico Mundial.

 

 

“Así sea en las Grandes Ligas, las menores, la Serie del Caribe o un Juego de Estrellas, siempre surge un buen espectáculo. Nosotros los latinos nos criamos así, desde pequeños nos gusta competir y el beisbol es una competencia. Hay una rivalidad entre nosotros, aunque siempre sana”, culmina el otrora grandeliga Cabrera.

 

 

¿Sirve entonces el Juego de Estrellas entre las figuras de la LVBP y de la Lidom para que crezca la rivalidad?

“Por lo menos la algarabía la va a traer”, afirma el veterano lanzador Miguel Batista, quien acumula 18 años de experiencia en las mayores. “Yo soy de los que piensa disfrutarlo, ya estoy muy viejo para estar en eso. El Clásico es un gran evento en el que se va a medir la calidad de cada país”.

 

 

Hace algunos años Venezuela miraba hacia arriba a la República Dominicana, en cuanto a la cantidad y calidad de sus peloteros, sin embargo esa diferencia se ha ido acortando de a poco y hoy por hoy los criollos amenazan con convertirse en el país con la máxima exportación de grandeligas, así lo ve Batista. “Hace cinco años decía que Venezuela estaba atrás de nosotros, ya no puedo, ahora debo decir que Venezuela está al lado”, reconoce el lanzador.

 

 

Para muchos la rivalidad existe, sin embargo, toda regla tiene una excepción. Hanley Ramírez, el jugador dominicano con mayor categoría entre los que visitaron ayer el Estadio Universitario, lo es, pues para él las cosas son distintas.

 

“Nosotros no hablamos de eso. Cuando estábamos en el avión todo era relajo y hablar cosas fuera del terreno. Ya cuando estamos en el terreno hablamos de beisbol pero no hay ninguna rivalidad, hay que jugar duro como se debe hacer y respetarnos el uno al otro”, afirma el infielder exjugador de los Marlins de Miami.

Fuente: Líder en deportes//LR

 

Fuente: Líder en deportes