Samsung paraliza el lanzamiento de su teléfono estrella de 2.000 dólares
abril 22, 2019 8:53 pm

 

La compañía coreana investiga los fallos que han sufrido varias unidades de prueba del Galaxy Fold

 

 

El Samsung Galaxy Fold, teléfono con pantalla plegable. Kelvin Chan AP

 

 

Samsung ha pospuesto el el lanzamiento del Galaxy Fold, el primer móvil con la pantalla plegable, después de que las inspecciones iniciadas la madrugada domingo tras los fallos detectados en la pantalla principal de las unidades que se proporcionaron de prueba a varios periodistas hayan detectado varios problemas.

 

 

“Para evaluar completamente la situación y llevar a cabo pruebas en el seno de la compañía, hemos decidido retrasar el lanzamiento del Galaxy Fold. Anunciaremos la nueva fecha en las próximas semanas”, ha comunicado la compañía. Estaba previsto que el smartphone se pusiera a la venta el viernes 26 de abril en EE UU y el 3 de mayo en varios países de Europa entre ellos España, informó la compañía. La compañía había convocado para presentar el dispositivo a los medios de comunicación españoles a un acto para el miércoles 24 que también ha quedado “pospuesto” sine die.

 

 

El fallo se ha detectado a raíz de que la compañía proporcionara a varios medios de comunicación un número limitado de muestras de Galaxy Fold para que lo probaran.

 

 

 

Durante su utilización se produjeron dos casos distintos. En el primero los usuarios retiraron la película protectora de la pantalla, “algo que no debían de haber hecho y por eso se registraron daños en la pantalla”, según las citadas fuentes de la compañía, que explican que el dispositivo cuenta con capa protectora que forma parte de la estructura de la pantalla diseñada para protegerla de arañazos y, por lo tanto, “no debía de haberse quitado”.

 

 

 

En el segundo caso, se han detectado problemas inespecíficos en la pantalla, han reconocido las fuentes, que han explicado que los técnicos de la tecnológica están analizando. “Samsung está trabajando para asegurar que todos sus dispositivos ofrecen la mejor experiencia de cliente y la mejor calidad en el momento de ponerlos a la venta”, afirmó la compañía.

 

 

 

La paralización de su nuevo teléfono estrella se produce solo dos años y medios después de uno de los episodios más tristes en la historia económica de la compañía. En septiembre de 2016, el gigante surcoreano se preparaba para lanzar al mercado la que iba a ser su gran apuesta: un phablet (mitad tableta, mitad teléfono) con pantalla de 5,7 pulgadas y lápiz para manejarlo, denominada Galaxy Note 7. Apenas unos días después de iniciarse su venta, cuando ya se comercializaba en al menos en diez países, Samsung tuvo que retirarlo del mercado al registrarse varios casos de incendio mientras que se cargaba. Ante la avalancha de denuncias, el fabricante reaccionó con rapidez y optó por convocar una rueda de prensa para anunciar la retirada de todas las unidades vendidas y su sustitución inmediata por terminales garantizados.

 

 

 

En la crisis del Galaxy Fold, Samsung ha optado por una gestión diferente a la del Note 7, que le supuso una fuerte pérdida de credibilidad, ya que los incendios de ese modelo coincidieron en el tiempo con el lanzamiento del Iphone7. Ese modelo de Apple, pese a las reticencias iniciales que sembró entre los compradores, fue un éxito de ventas y disparó las ventas de la multinacional presidida por Tim Cook en el primer trimestre fiscal de 2017 (octubre a noviembre de 2016) hasta alcanzar los 78,3 millones de unidades vendidas, la cifra más alta en un trimestre nunca registrada por la firma localizaba en Cupertino (California).

 

 

 

Donde no tuvo efecto el episodio de la retirada de los modelos del Note 7 fue en la cotización bursátil del gigante tecnológico en la bolsa de Seúl. Los títulos acumularon un 40% de revalorización en 2016, pese a tener que retirar cerca de tres millones de terminales, revisarlos en profundidad y ponerlos de nuevo en el mercado. Dónde sí se dejaron sentir sus efectos fue en la cuenta de resultados de la tecnológica, ya que la compañía estimó a finales de 2017 que el coste relacionado con el incendio de las baterías del Galaxy Note 7 ascendió a 4.930 millones de euros.

 

 

 

LAS CIFRAS DE DOS FIASCOS

 

 

 

Galaxy Note 7. Retiró al menos tres millones de terminales a finales de 2016 al detectarse un fallo en las baterías que provocaba que el terminal se incendiara mientras se cargaba. El coste rozó los 5.000 millones de euros y tuvo un impacto directo en la cuenta de resultados del gigante surcoreano, cuya cotización bursátil, sin embargo, cerró 2016 con una apreciación del 20% anual.

 

Galaxy Fold. Samsung ha optado por paralizar la salida al mercado de esos terminales, el primero del mundo con pantalla plegable, al detectarse fallos en sus pantallas. “Samsung está trabajando para asegurar que todos sus dispositivos ofrecen la mejor experiencia de cliente y la mejor calidad en el momento de ponerlos a la venta”, afirmó la compañía. Estaba previsto que la venta de estos terminales comenzara el viernes 26 en el mercado estadounidense.

 

 

 

Cinco días



0 comments