Presentan plan de emergencia para sacar a Pdvsa del caos cuando llegue el cambio de gobierno
noviembre 28, 2018 10:06 pm

 

“Cuando ocurra el cambio de gobierno, por el que se trabaja en Venezuela, la crisis en PDVSA se profundizará, habrá un caos y una gran situación de inestabilidad, la cual habrá que enfrentar al día siguiente, con un plan de emergencia para la industria petrolera”.

 

 

Así lo señaló Beatriz García, coordinadora del grupo interinstitucional encargado de diseñar el Plan de Emergencia para la Recuperación de la Industria Petrolera, durante la presentación oficial del mismo ante la Comisión de Energía y Petróleo de la Asamblea.

 

 

Explicó, la experta petrolera, que el grupo interinstitucional  integrado por más de 150 profesionales, diseñó el plan operativo de emergencia  “con el objeto de estabilizar las funciones críticas de la empresa, cuando se produzca el esperado cambio de gobierno y de modelo económico”.

 

 

El mismo está planteado como un plan de desastre, para que las nuevas autoridades puedan ejecutar acciones de preparación y den respuestas específicas a los problemas que se encuentren.

 

 

Durante su exposición ante los parlamentarios, la especialista señaló que el plan se detalla en un amplio documento elaborado por el grupo de expertos, el cual servirá como  hoja de ruta para que las  nuevas autoridades que asuman Pdvsa  puedan guiarla desde el caos en el que se entrará, la estabilicen e impulsándola hacia la transformación.

 

 

La ponente fue tajante al señalar que Pdvsa, empresa orgullo de Venezuela, va al colapso total. “La emergencia petrolera llegó a Venezuela y se profundizará si no se ataca el problema de base con un cambio en el modelo político”.

 

 

Expresó que, esperanzados en este cambio de modelo, los especialistas hicieron el diagnostico actual de Pdvsa, para luego elaborar el documento expuesto ante los parlamentarios, señalando que la misma dejó de ser la industria comercial y productora de valor, ya que ahora responde a  los intereses políticos del régimen, lo que la ha llevado a una caída de su producción superior al 60 % y, de esta cifra, solo el 39 % es producido por la industria nacional, pues el resto es generado por terceros.

 

 

Colapso total

 

 

 

El diagnóstico presentado por grupo interinstitucional señala que de 6 refinerías que había, 4 están inoperativas y, la joya de la corona, el Complejo Refinador de Paraguaná, funciona al 30 %. “La falta de seguridad en su infraestructura, el desmantelamiento y la  mala operación de yacimientos están destruyendo  a Pdvsa que cada vez tiene menor capacidad para producir”.

 

 

 

Sobre el recurso humano actual el diagnóstico reveló que es excedentario y no calificado. “Hoy los no profesionales están sobre el 49 %, mientras que en el 2002 el 82 % era de plantilla profesional y técnica, por lo que la competitividad ha disminuido  y la producción pasó de 50 a 10 barriles por trabajador”.

 

 

 

En cuanto a la comercialización de crudos, los especialistas aseguran que “perdimos nuestros mercados más atractivos, al sustituir los destinos con mayores ventajas competitivas, como América Latina y el Caribe, por otros en Asia, donde no somos competitivos y más de la mitad de esta producción es entregada en pago por deudas con China”.

 

 

 

Precisó García que la industria del petróleo venezolano emprendió la internacionalización de PDVSA, en el  año 1988, comprando refinerías cerca de los mercados y en febrero de 2016 empezó a venderlas.  “De las 8 que tenía, hoy solo quedan 3 en Estados Unidos, con un alto riesgo de ser perdidas. Pero lo más ilógico es que mientras vendía las refinerías, compró 3 en el Caribe que procesan crudos livianos cuando Venezuela produce  petróleo pesado”.

 

 

 

Sentenció que la industria petrolera, orgullo de Venezuela, va al colapso total. “La emergencia petrolera llegó a Venezuela y se profundizará si no se ataca el problema de base con un cambio en el modelo político, pues  el actual gobierno ha multiplicado el gasto y el despilfarro, enfrentando demandas y sanciones  sin recursos, ni  acceso a los merados financieros.

 

 

 

Indicó que la palanca que servirá de motor para impulsar a Venezuela es el petróleo y que el tiempo estimado de vida útil del mismo es de 25 años, por lo que señaló la urgencia de monetizar nuestras reservas. “Necesitamos gente, tecnología e inversión, privada porque si no se quedarán los barriles en el subsuelo.”

 

 

 

Recuperación por etapas

 

 

 

Hay que redefinir y reimpulsar la industria petrolera para transformar el petróleo en riquezas. Para ello el Plan de Emergencia para la recuperación de la industria propone  las siguientes fases y etapas.

 

 

 

1-           Fase de emergencia: los primeros meses estará presente la consecuencia del deterioro de la industria, el caos y la inestabilidad. Para esta fase se aplicará el plan de emergencia que estabilice la empresa y mantenga el control operativo,  para abastecer el mercado, con el mejor clima laboral posible.

 

 

 

Etapa 1: Respuesta oportuna  y eficaz ante el cambio de gobierno

 

 

 

Aquí se plantea organizar procesos claves de alto impacto en la industria, no de toda PDVSA.

 

 

 

También se señala la necesidad de integrar un equipo productivo que aborde planes específicos, empezando con auditorias en las áreas operacionales, puentes con empresas de servicios, estrategias comunicacionales y campañas divulgativas.

 

 

Consideran importante preparar al personal existente para que trabaje con el nuevo que ingresará y, sobre todo, preparar a la  sociedad para la emergencia,   entendiendo que las soluciones nos serán rápidas ni fáciles. Pero al estabilizar Pdvsa, se estabilizará el gobierno que venga.

 

 

 

Etapa 2: Posterior al cambio político hay que cambiar la mentalidad del venezolano y del personal que ingrese, generándole la cultura de valor perdida en la empresa.

 

 

Paz laboral, estabilidad y recursos

 

 

En primera instancia se busca la paz laboral; estabilidad en las funciones criticas; optimizar los recursos para garantizar hidrocarburos en el mercado local y restaurar el buen crédito de la industria. Para ello, Pdvsa debe abrirse a la participación privada internacional, no solo con capital, sino con tecnología y conocimiento.

 

 

En este punto García insistió en la necesidad de crear una matriz favorable a la participación privada en la industria, ya que hay muchos detractores de la misma, pero es absolutamente necesaria.

 

 

Señaló además que urge una estrategia de aumento del precio en los hidrocarburos para el mercado  nacional, con especial atención a los sectores más  necesitados.

 

 

 

En cuanto al marco legal precisó que se puede trabajar con el actual, “pero se propondrá al presidente de la Asamblea Nacional un proyecto de Ley Habilitante para dictar  Decretos Ley que permitan la participación privada sin restricciones”.

 

 

 

La experta petrolera finalizó su exposición resaltando que lo fundamental en este Plan de Emergencia para la Industria Petrolera que presenta ante el parlamento, es que se generen expectativas reales, para que la esperanza no se convierta en un elemento desestabilizador.

 

 

 

 

 

Prensa AN/ Foto Luis Dávila



0 comments